Gastronomía

El restaurante Casa Flores abrirá de nuevo para esta Semana Santa

  • Álvaro Flores, el hijo pequeño del antiguo propietario, será el encargado de poner en marcha el negocio

Una imagen del local, con el emblemático azulejo del restaurante Casa Flores. Una imagen del local, con el emblemático azulejo del restaurante Casa Flores.

Una imagen del local, con el emblemático azulejo del restaurante Casa Flores. / Andrés Mora

La gastronomía portuense podrá contar dentro de pocos meses con un nuevo establecimiento de primera fila, aunque más que de un nuevo negocio estaríamos hablando de la reapertura de todo un clásico. Álvaro Flores, el hijo pequeño del célebre Paco Flores, es la persona que está detrás de este proyecto, junto a un socio también con negocios de hostelería que regenta un establecimiento en Toledo.

Desde que en febrero de 2014 cerrara Casa Flores, uno de los establecimientos de restauración más veteranos y prestigiosos de la ciudad, la Ribera del Río se había quedado un poco huérfana.

Hace algunos meses fue otro empresario muy conocido en El Puerto, Eugenio Quilimaco, quien adquiría el inmueble con la intención de abrir allí un nuevo restaurante. Ahora Álvaro Flores ha cerrado la compra del local con Quilimaco y está ya prácticamente inmerso en la futura reforma del local, para el que se baraja incluso aprovechar las tres plantas que tiene disponibles, incluyendo la apertura de una pequeña azotea que anteriormente se utilizaba como trastero.

Los planes del hijo menor de Paco Flores pasan por abrir el nuevo Casa Flores unas semanas antes de la Semana Santa, una fecha en la que el turismo comienza a reactivarse en El Puerto, antes de la temporada de verano.

Como explica Álvaro su objetivo es mantener la que fue la esencia del restaurante, ofrecer un producto de primera calidad -con especial atención a mariscos, pescados y carnes- y con elaboraciones sencillas, de toda la vida, que era también la filosofía de su padre. “Queremos que el restaurante mantenga su esencia, aunque con una vuelta de tuerca. Será un Casa Flores 2.0”, bromea Álvaro, quien no oculta su entusiasmo por este nuevo proyecto.

El establecimiento contará con parte de la antigua plantilla para que el cliente se sienta como en su casa

También quiere su promotor que este nuevo Casa Flores no le resulte extraño a los clientes de toda la vida, recuperando su célebre barra plagada de jamones y su magnífica bodega. Incluso se ha contactado ya con parte de la antigua plantilla, con el fin de que se sumen a esta nueva etapa. “Queremos que los clientes de toda la vida se sientan como en casa, que sepan que los van a conocer cuando lleguen al restaurante”, explica.

Durante estos años Álvaro Flores ha estado trabajando en el mundo de la hostelería, embarcado en distintos proyectos de los que ha ido recogiendo nuevas ideas.

Ahora, junto a su socio, Álvaro ultima los detalles para centrarse lo antes posible en la adecuación del local, al que quieren dar una vuelta en lo referente a la decoración para seguir ofreciendo el mejor servicio. “Casa Flores vuelve pisando fuerte”, advierte Álvaro, que llega con ganas de arrimar el hombro para levantar El Puerto y la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios