Andalucía

El regreso de 'los viejos amigos'

  • El escudo antimisiles empieza a tomar forma con la llegada a Rota del primer destructor de los EEUU La bienvenida, institucional y fría

Comentarios 50

La contribución estadounidense al escudo antimisiles dispuesto por la OTAN para hacer frente a amenazas externas comenzó a hacerse realidad ayer en la Base de Rota con la llegada del primero de los cuatro destructores que EEUU desplegará en la provincia gaditana entre el presente año y el siguiente. En una ceremonia muy institucional las autoridades militares tanto de España como de EEUU confraternizaron como buenos aliados, con elogios mutuos a la capacitación militar del otro y con el convencimiento general de que estos cuatro buques abrirán la puerta a compartir ejercicios y experiencias navales pero también de que la avalancha de estadounidenses que se anuncia para los próximos meses supondrá un revulsivo económico para la localidad roteña pero también para los municipios del entorno.

Tanto esa confraternización como la capacitación militar y el revulsivo económico fueron los puntales de las distintas intervenciones que se sucedieron durante la ceremonia de bienvenida a la Base del USS Donald Cook en la que, como es precepctivo, hubo desfile de banderas e interpretación de los himnos de España y Estados Unidos (en este orden).

 

Por el lado español, el Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada (AJEMA), Jaime Muñoz-Delgado, habló de "oportunidad histórica" no sólo para esta comarca gaditana por los beneficios económicos que puede deparar la llegada de este contingente norteamericano sino también para las flotas de ambos países. Así, Muñoz-Delgado anticipó la celebración de ejercicios militares conjuntos y apostó por el intercambio mutuo de experiencias entre militares de ambos países aliados. Igualmente, el AJEMA, que se refirió a los 60 años de convivencia mutua entre España y los EEUU  en la Base de Rota, elogió la continua modernización de las instalaciones en este recinto militar y afirmó que lo único que no ha cambiado en estos 60 años en Rota es "la buena convivencia que desde siempre ha existido entre españoles y estadounidenses".

Una línea similar había seguido en su intervención anterior el Almirante de la Flota, Santiago Bolíbar, que retomó la expresión "un día histórico" que minutos antes vocalizó el Almirante Jefe de la Base Naval de Rota, Cristóbal Gonzalez-Aller Lacalle, quien además dijo que este recinto militar está "totalmente preparado" para que la tripulación del destructor y sus familias "se integren bien". 

 

Bolíbar, dirigiéndose a las autoridades USA, dijo que "vosotros no sois visitantes sino miembros queridos de nuestra comunidad". "Sois mucho más que amigos o visitantes, sois viejos amigos", añadió el almirante Bolíbar, que expresó cordialmente su deseo de que los que ayer se inauguraban con la llegada del USS Donald Cook fueran "tiempos para recordar".

 

Desde el bando norteamericano destacó la intervención de su embajador en España, James Costos, quien posteriormente, en una rueda de prensa celebrada en el muelle, enaltecería la labor de la alcaldesa de Rota, Eva Corrales, "que gracias a sus gestiones hará más fácil la acomodación de las familias y los militares en esta ciudad", dijo.

Antes, desde el atril, Costos indicó que la intención de EEUU es proporcionar desde Rota "la columna de protección que nuestra Alianza da a toda la población europea contra la amenaza de la proliferación de misiles balísticos". No escatimó elogios el embajador hacia España "un país al que los estadounidenses apreciamos sinceramente como un socio capaz y comprometido". Y también dijo que la llegada de estos cuatro destructores conllevará "una contribución económica positiva para la sociedad local" y también para Navantia, que realizará el mantenimiento puntual de estos buques "gracias a un contrato plurianual valorado en 229 millones de dólares y financiando puestos de trabajo españoles en esta importante industria", recalcó.

 

Aunque es embajador de EEUU en España, James Costos pareció por un momento embajador de la provincia de Cádiz en los EEUU, sobre todo cuando al final de su intervención repitió a los militares de su país el mismo mensaje que le dio a él el presidente Obama cuando fue destinado a España: "Salgan y viajen. Hagan amigos. Hay mucho que ver y el pueblo español es maravilloso", dijo.

 

 Los mayores elogios a la capacidad naval de la Armada Española vinieron de Ray Mabus, secretario de la Armada de Estados Unidos. "España y su Armada han sido uno de nuestros más importantes aliados" dijo antes de apostillar que los marinos españoles "son de los más profesionales y cuentan con una de las tradiciones marítimas más largas de todo el mundo".

 

Para afianzar su discurso de que España es uno de los aliados principales de su país, Ray Mabus se remontó incluso a 1784. En aquella fecha recordó que los piratas habían capturado al primer buque estadounidense, el Betsey, y que fue el Gobierno español el que ayudó a Thomas Jeffesor para negociar su liberación.    

   

Le precedió en el uso de la palabra el Jefe del Mando de las Fuerzas Navales de Estados Unidos en Europa y África, Bruce W. Clingan, que trazó la cronología de la llegada de los otros buques que irán llegando a Rota hasta culminar este despliegue en 2015 para la aportación estadounidense a la construcción del escudo antimisiles. Los cuatro destructores, dotados con el revolucionario sistema de combate Aegis, están preparados para reabastecer de combustible en alta mar a helicópteros o para servir como plataformas avanzadas para vehículos no tripulados.

 

Cumplimentada la llegada del primer destructor se espera que en junio llegue el segundo de estos buques para que en 2015 lo hagan los dos restantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios