Demografía

Los 'refugiados' del 'Brexit' llegan a Cádiz

  • Reino Unidos se convierte, tras Marruecos, el segundo país de procedencia de extranjeros en la provincia

Una pareja de novios británica bajando por la escalera del castillo de Vejer la pasada primavera Una pareja de novios británica bajando por la escalera del castillo de Vejer la pasada primavera

Una pareja de novios británica bajando por la escalera del castillo de Vejer la pasada primavera / Fito Carreto

El informe del INE sobre inmigración, y en esa inmigración cuenta la rica y la pobre, la productiva y la de las clases pasivas, muestra algunas de las tendencias, a pequeña escala en Cádiz, del mundo en el que vivimos.

Reino Unido sigue con su éxodo tras el ‘Brexit’ y en el primer semestre del pasado año se empadronaron en la provincia 339 británicos, frente a sólo 77 alemanes o 47 franceses. Una diferencia notable entre los países de la vieja Europa. 1.600 británicos se han asentado en la provincia desde que se produjo el referéndum que dictaba la separación de las islas de la Unión Europea y el primer semestre arrojó la mayor cantidad de ‘refugiados’ británicos. Antes del ‘Brexit’ esta cantidad jamás llegó -ni se acercó- a los 200 cada semestre. Vejer es un municipio que sabe mucho de esto.

También llegaron 199 norteamericanos, algunos de ellos del escudo antimisiles de Rota que han decidido residir en la localidad. Menos, muchos menos, de los que se esperaban. La mayoría de estos americanos se quedan a residir en la Base americana y no contabilizan. De hecho, no es una cantidad muy superior a la que se ha venido produciendo otros años, incluso en comparación con los que se inscribían con anterioridad a la llegada de los destructores.

Por continentes, África, si se exceptúa a Marruecos, con 735, que suele estar a la cabeza de los nuevos residentes, tiene a los nacidos en Senegal como los inmigrantes más habituales que se quedan en la provincia. En esta ocasión fueron 70. En ambos casos, y pese a la enorme diferencia de escala entre ambas inmigraciones, se nota un importante repunte.

En el caso de Marruecos es la mayor cifra conocida en un semestre desde el año 2008, cuando estalló la crisis, pero además con una notable diferencia. A partir de 2017, coincidiendo con lo que se conoció como la crisis migratoria y cuando se empezó a detectar un mayor número de pateras con pasaje marroquí, que casi habían desaparecido durante los primeros años del siglo, ya se empezó a notar este incremento, aunque naturalmente esto no quiere decir que los nuevos residentes marroquíes lleguen en patera. Aunque Cádiz no suele ser punto final de un proyecto migratorio, lo cierto es que se han pasado de los 449 nuevos residentes marroquíes en todo 2015 a los 730 en un solo semestre de 2019. En el total de 2018 fueron casi 1.100 más, una tendencia que se supone que se superará cuando se cierre el ejercicio. No cabe extrapolarlo al total nacional, en el que se inscribieron como residentes 35.000 marroquíes, menos que en 2018, que fueron 36.000, pero sí que Marruecos vuelve a mirar a España si se tiene en cuenta que en 2013 y en 2014 en España no llegaron a los 20.000 por año los nuevos residentes del país vecino.

La población marroquí en la provincia ha vuelto a repuntar tras años de un bajo crecimiento

Senegal, en su menor escala, también ha visto incrementar su población en la provincia. Eso 70 senegaleses son, igual que en el caso marroquí, cifras desconocidas desde el inicio del crack de 2008. En todo 2018 se quedaron en Cádiz 84 senegaleses y en todo 2016 sólo fueron 26. En total, los nuevos residentes africanos en los primeros seis meses de 2019 fueron 930 frente a los 566 del mismo periodo del año anterior, lo que cabe saludar como una buena noticia. La gente no emigra donde no ve ninguna posibilidad de prosperar. No es que en Cádiz haya mucha prosperidad, pero algo más debe haber que hace unos años.

Uno de los fenómenos migratorios que caracterizó la crisis fue la fuga de sudamericanos que habían llegado a España a finales del siglo pasado y principios de éste, en un gran número para atender trabajos que no querían los españoles. Muchos sudamericanos se dedicaron a la atención a mayores, limpieza del hogar y tareas en el campo. Con la fugaz prosperidad en el Cono Sur y Centroamérica que coincidió con el hundimiento de la economía occidental, muchos regresaron a sus países. Honduras, bajo el gobierno de Correa, estableció un exitoso plan retorno. En lo últimos datos se observa un pequeño repunte de esta inmigración, sobre todo en lo que respecta a los colombianos y a los hondureños, que en los años anteriores venían con cuentagotas. En el primer semestre fueron 224 colombianos y 128 hondureños, aunque no es Cádiz, por mucha vinculación que tenga con América, su lugar de destino escogido, ya que en toda España las cifras se elevan a 36.000 colombianos (tantos como marroquíes) y a 14.800 hondureños. Si se exceptúa las dos grandes ciudades, Madrid y Barcelona, la elección de estos inmigrantes americanos es, principalmente, el Levante, con Alicante y Valencia a la cabeza. En Andalucía, Almería y Granada son los destinos preferidos de los colombianos, mientras que los hondureños optan por Córdoba y Cádiz.

Mención aparte merecen los venezolanos. Desde que arrancó la crisis del régimen político del chavismo con un Maduro ya enloquecido, la fuga de ciudadanos de este país ha sido incesante y España es su país preferido europeo, en especial Canarias, conocida como la segunda Venezuela, y uno de los motivos que ha hecho a la diputada de Coalición Canaria no secundar la investidura de un Gobierno de Sánchez con Podemos. Desde 2017 han llegado a España 200.000 venezolanos. La aportación de Cádiz es pequeña, pero también se ha notado. En es periodo se han inscrito como residentes en la provincia 700 venezolanos. En el mismo periodo anterior, es decir, desde 2014, sólo lo habían hecho 250.

Asia puede llegar a ser la zona que más nos llame la atención. En cada pueblo, casi por pequeño que sea, hay un comercio regentado por asiáticos, lo que habitualmente llamamos ‘un chino’, abierto a cualquier hora y con los productos que uno necesita más a mano siempre dispuesto. Se podría pensar que es un gran número, pero a juicio de las estadísticas no lo es tanto. El total de asiáticos asentados en la provincia durante el primer semestre de 2019 fue 169, un número que, como en casi todas las nacionalidades en ese periodo, es creciente con respecto a otros años. Pero la realidad es que ciudadanos asiáticos, no sólo hay chinos en la provincia, de nueva residencia no alcanzan en los últimos cinco años el millar. De hecho, Asia es, si se exceptúa Oceanía (tenemos ocho nuevos vecinos procedentes de Oceanía), el continente que menos residentes aporta al padrón provincial.

En general, en Andalucía, los sudamericanos eligen Cádiz como quinta provincia y su primera elección, con gran diferencia, es Málaga, y para los africanos también es Cádiz la quinta preferencia, pero en esta ocasión la primera es Almería. Para los europeos está en las costas de Málaga y Almería su principal atractivo y Cádiz, que también es quinta, está por encima de Sevilla.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios