Provincia de Cádiz

Dos de los 20 radares fijos que más multan del país están en la provincia

  • Se hallan en el túnel de Valdeinfierno, en la A-381 en Los Barrios; y en la N-340, a la salida de Tarifa

Imagen del túnel de Valdeinfierno, en la A-381 en Los Barrios, donde se ubica uno de los radares. Imagen del túnel de Valdeinfierno, en la A-381 en Los Barrios, donde se ubica uno de los radares.

Imagen del túnel de Valdeinfierno, en la A-381 en Los Barrios, donde se ubica uno de los radares. / d. c.

Dos de los 20 radares fijos de la Dirección General de Tráfico (DGT) que más multan ponen en toda España y, por tanto recaudan, están situados en dos carreteras de la provincia de Cádiz. Según los datos facilitados por Automovilistas Europeos Asociados (AEA), los dos radares gaditanos que se han 'colado' en la lista de los 20 más sancionadores son los ubicados en dos carreteras del Campo de Gibraltar. Concretamente, en el punto kilométrico 74,7 de la autovía A-381; y en el kilómetro 84,8 de la carretera Nacional 340.

Según los datos facilitados por AEA, el primero de estos radares fijos está situado en el túnel de Valdeinfierno, en Los Barrios, que registró hasta finales de octubre 20.404 sanciones, lo que lo sitúa en el puesto número 11 de los 20 que más multas han enviado. La recaudación por ellas se elevó en esos 10 primeros meses del año hasta los 662.500 euros.

El segundo de los radares gaditanos se encuentra en la N-340, justo en la salida de la ciudad de Tarifa. Según AEA, fueron 16.119 las denuncias interpuestas a conductores, lo que lo sitúa en el puesto 18. En cuanto a lo recaudado por esas sanciones, llegó a casi 524.00 euros.

A nivel nacional, el informe de la AEA indica que hasta el pasado 23 de octubre, los 375 radares fijos de la DGT formularon en total 1.607.062 denuncias por exceso de velocidad, por un importe de 63.304.699 euros. Esto supone un incremento del 4% sobre el número de denuncias formuladas en el mismo periodo del año anterior.

Desde la Asociación indicaron que, a la vista del "importante número de denuncias formuladas por exceso de velocidad, la ubicación mayoritaria de los radares en autopistas y autovías y la repetición de los radares más activos, consideramos que la DGT debería replantearse su política de radares, ya que no se está consiguiendo el objetivo de evitar los excesos de velocidad, ni los accidentes, convirtiendo los radares en meros instrumentos de recaudación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios