Provincia de Cádiz

La quiebra de Thomas Cook adelanta el cierre de un hotel en Conil

  • Más del 80% de los clientes alemanes del Hotel Flamenco llegaba con paquetes turísticos

El hotel Flamenco de Conil. El hotel Flamenco de Conil.

El hotel Flamenco de Conil. / D. C.

La quiebra del touroperador británico Thomas Cook ha obligado al cierre anticipado del Hotel Flamenco de Conil, dado que aproximadamente el 80% de su clientela llegaba a través de este tipo de paquetes turísticos.

La noticia ha sido confirmada por la propia dirección del establecimiento, que tenía cerradas reservas para los meses de octubre y noviembre y que se han cancelado, lo que ha adelantado el fin de la temporada actual un mes y medio antes de lo habitual.

Su plantilla, formada por casi medio centenar de personas, ha sido repartida por el resto de establecimientos que la cadena Hipotels tiene tanto en el Hotel Gran Conil como en Chiclana. Estas instalaciones de Conil, que forman parte del tejido hotelero local, prevén abrir de nuevo sus puertas en primavera.

El alcalde de Conil, Juan Bermúdez, dijo ayer que conocía esta situación de cierre anticipado, ya que este tipo de establecimiento se conoce como “hotel garantía, es decir que la mayoría de las reservas que tenía habían llegado a través de touroperadores y en este caso por medio de Thomas Cook, por lo que se le cayeron un montón de reservas de habitaciones por ese motivo fundamentalmente”.

Bermúdez asegura que “lo importante es que el hotel había tomado las medidas y todo el personal que trabaja ahí, y que es de Hipotels, se ha reubicado en otros hoteles de la cadena como el Gran Conil”.

El regidor conileño ha apuntado que este hotel tiene una fidelidad muy elevada y son muchas las personas de Alemania que, a pesar de la caída de reservas a través de este touroperador, querían venir para utilizar este establecimiento, pero el elevado precio de los billetes de avión tras el cierre de Thomas Cook, hizo desistir a muchos usuarios de estar en este establecimiento.

Bermúdez matizaba que la repercusión económica “ha sido mínima” porque a pesar de que Conil posee el segundo puesto en el número de camas hoteleras de la provincia, “nuestro destino es fuerte porque no dependemos de manera tan exclusiva de estos touroperadores”. Asegura el alcalde de Conil que los pequeños establecimientos no se han visto perjudicados por el cierre de Thomas Cook. “Eso ha influido más en zonas donde los hoteles son grandes, donde sí ha habido una repercusión negativa desde el punto de vista económico y laboral”.

El alcalde destaca que el cierre no es definitivo y que en marzo abrirá de nuevo “ya que por la fidelidad de sus clientes, y por el sitio donde está, estoy seguro que no tendrá ningún problema para su puesta en funcionamiento”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios