Gastronomía José Carlos Capel: “Lo que nos une a los españoles es la tortilla de patatas y El Corte Inglés”

Sucesos

Los pinchazos con jeringuilla llegan a Cádiz: una joven denuncia ataques en una discoteca de El Puerto de Santa María

Un grupo de jóvenes disfruta de una fiesta en un local nocturno en Cádiz

Un grupo de jóvenes disfruta de una fiesta en un local nocturno en Cádiz / Joaquín Hernández 'Kiki'

Los ataques con jeringuilla en las zonas de ocio nocturno a mujeres continúan en aumento. Si hace unas semanas se conocieron casos en Francia, Cataluña y País Vasco, este pasado fin de semana, según una joven, se dio un caso de lo que se conoce como sumisión química en una discoteca de El Puerto de Santa María.

Estas agresiones son pinchazos con jeringuillas donde se inoculan sustancias tóxicas con el fin de mermar las capacidades de la víctima para así proceder al robo o a la agresión sexual. Además de hacer perder la conciencia a la persona afectada, otro de los peligros es contraer enfermedades por el contacto con una aguja de origen desconocido.

Tal como cuenta una testigo en Twitter, el pasado sábado se produjo una agresión con jeringuilla en la discoteca Trocadero de El Puerto de Santa María. Aunque este hecho no ha podido ser confirmado por la Policía Nacional, la joven narra los momentos de terror que vivió junto a su amiga tras ser conscientes de lo que había pasado. 

"No podía creer que aquello que días anteriores había visto en televisión nos estuviera ocurriendo"

En el hilo de Twitter, la chica que presenció los hechos relata como una noche normal de fiesta con unos amigos pasó a ser una pesadilla en cuestión de segundos. Todo empezó cuando fueron al baño y se separaron del grupo. De camino al cuarto de baño es cuando ocurre. Entonces, la amiga le avisa: "Me han pinchado".

La joven asegura ver a una persona cerca con una jeringuilla escabullirse del lugar para no ser detectada. Al instante, informa de lo ocurrido a todo el personal de seguridad y camareros de la discoteca. "No podía creer que, aquello que días anteriores había visto en la televisión, nos estuviera ocurriendo", lamenta.

Pese al miedo vuelve al interior del local, para avisar a las personas que seguían del local de que había una persona suelta potencialmente peligrosa. Y según cuenta, pese a sus intentos, otra mujer sufrió el ataque del pinchazo unos minutos después, cuando ya ella se encontraba acompañando a su amiga en la ambulancia.

El peligro de la sumisión química llega a Cádiz

Esta denuncia supone uno de los primeros casos de este fenómeno que se está dando en eventos masivos. Lo que se conoce como sumisión química es un proceso de administración sin consentimiento de sustancias psicoactivas para anular la voluntad de la persona con el objetivo de abusar de ella. Sobre todo, están siendo mujeres las víctimas de estas agresiones.

La estudiante de Farmacia que presenció los hechos en El Puerto lamenta que una noche normal de diversión acabe en algo tan desagradable y pide concienciación y sensibilización. Desde su mismo Twitter, llama a visibilizar todos los casos posibles como la única manera de luchar contra esta nueva tendencia. Desde entonces, la joven reconoce que ha tenido problemas de sueño, episodios de ansiedad y haber dudado sobre si contaba o no lo que pasó. Solo la posibilidad de ayudar a que no le pase a otra ente la empujó. 

La Policía Nacional mantiene abierta una investigación para conocer más sobre este suceso. Lo que sí se sabe es que los análisis de las afectadas no contienen restos de sustancias tóxicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios