Carga de trabajo para Navantia

La pandemia y la caída del petróleo dejan en el aire los nuevos contratos navales de Arabia Saudí

  • El Gobierno admite "cierta incertidumbre" sobre los plazos y prioridades de Riad para las futuras adquisiciones

  • La segunda corbeta será botada el próximo 14 de noviembre en el astillero de San Fernando

El Gobierno español trabaja intensamente para lograr nuevos encargos de Arabia Saudí para Navantia. Sin embargo, hay muchas dudas sobre los planes de Riad por el impacto de la pandemia y la caída de los precios del petróleo. "Debido a la situación económica provocada por el Covid-19 y la bajada de precios del petróleo, hay cierta incertidumbre sobre los plazos y prioridades que va a establecer el Ministerio de Defensa Saudí para las futuras adquisiciones", ha admitido el Ejecutivo que preside Pedro Sánchez en respuesta a una pregunta presentada por el Grupo Parlamentario de Vox en el Congreso de los Diputados.

El Ejecutivo insiste en que entre las oportunidades en las que está trabajando Navantia se encuentran "los  nuevos programas de adquisiciones del Ministerio de Defensa Saudí, que permitan dar continuidad a las buenas relaciones entre ambos países y avanzar en el desarrollo de buques y sistemas conjuntos".

Arabia Saudí es precisamente uno de los países donde se trabaja intensamente para consolidar las oportunidades abiertas a raíz de la adjudicación de las cinco corbetas al astillero de San Fernando. Navantia opta a la construcción de dos buques anfibios de 13.000 toneladas y ocho lanchas de desembarco. En el caso de los buques anfibios, estos contratos supondrán más de ocho millones de horas de trabajo para los astilleros de la Bahía, según un informe interno de la empresa de construcción naval..

Además, Navantia ha presentado oferta para la construcción un grupo de fragatas ligeras y la modernización de las tres fragatas Sawari II de la marina saudí, construidas en Francia hace veinte años. En este caso, Navantia Sistemas, con sede en San Fernando, se encargaría de la integración del sistema de combate.

Mientras tanto, el astillero de San Fernando sigue avanzando en el programa de las corbetas. El primer buque fue botado el pasado mes de julio, y la botadura de la segunda unidad -denominada Aldiriyah- se celebrará el próximo 14 de noviembre, según han indicado fuentes de la compañía. Cada buque cuenta con un plazo de ejecución de 35 meses y entre la entrega de una y otra mediarán cuatro meses, con lo que si se cumplen las previsiones, Arabia Saudí recibirá la última corbeta a principios de 2024.

El contrato con Arabia Saudí para la venta de estas cinco corbetas fue firmado en julio de 2018 por un importe de 1.800 millones de euros,el mayor pedido que jamás ha recibido esta empresa pública española, por encima de los 1.300 millones de euros que aportaron las fragatas para la Venezuela de Hugo Chávez.

Y es histórico no sólo por su cuantía económica sino por su impacto en el mercado laboral de la Bahía, ya que implica una carga de trabajo global de alrededor de siete millones de horas y un pico de 6.000 empleos, de los que 1.100 son directos, 1.800 de la industria auxiliar y otros 3.000 indirectos generados por otros proveedores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios