Pantanos

Los embalses de Cádiz a menos de la mitad de su capacidad

  • Los embalses del Guadalquivir bajan al 34,4 por ciento y los de la Cuenca Mediterránea Andaluza, al 48,5 por ciento

El embalse de Los Hurones, uno de los más emblemáticos de la provincia gaditana. El embalse de Los Hurones, uno de los más emblemáticos de la provincia gaditana.

El embalse de Los Hurones, uno de los más emblemáticos de la provincia gaditana. / Julio González

Los embalses de la cuenca del Guadalete-Barbate, en Cádiz, caen ocho hectómetros cúbicos hasta los 752, lo que supone un 45,55 por ciento de su capacidad. Del mismo modo, el agua almacenada en los embalses de la cuenca del Guadalquivir ha bajado y se encuentra al 34,35% de su capacidad con un total de 2.787 hectómetros cúbicos, al igual que la reserva de la Cuenca Mediterránea Andaluza, que lo hace hasta el 48,47%, quedándose con 569 hectómetros cúbicos.

Según los datos de este martes del Ministerio para la Transición Ecológica, los embalses de la cuenca del Guadalquivir han perdido ocho hectómetros cúbicos respecto a la semana pasada, un 0,10% de agua, en relación con su capacidad total, mientras que en los de la Cuenca Mediterránea la bajada es menor, de seis hectómetros cúbicos, pero mayor porcentualmente, de un 0,51%.

Por el contrario, los embalses del Tinto, Odiel y Piedras, ubicados en Huelva, están igual que la semana pasada, con 142 hectómetros cúbicos (62%) y de hecho se mantienen con la misma cantidad desde principios de octubre.

El conjunto de los embalses en la comunidad autónoma tienen una capacidad máxima de 11.172 hectómetros cúbicos, de los cuales se disponen 4.242, el 37,97%.

Respecto a hace un año, los embalses contienen sobre el total un 17,23% menos de agua almacenada que en las mismas fechas de 2018, cuando tenían 6.167 hectómetros cúbicos, el 55,2% del total.

Este 2019, la reserva hidráulica de Andalucía no ha hecho más que perder agua desde el 30 de abril, a excepción de la semana del 10 al 17 de septiembre, cuando recuperaron un poco por el paso entonces de tormentas derivadas de una depresión aislada en niveles altos (DANA), también denominada gota fría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios