Provincia de Cádiz

16 historias del 16

  • Lo peor y lo mejor del año que termina en la provincia a través de los renglones de los periódicos, doce meses explicados por la letra menuda

En la viña.Manolo Cárdenas posa el pasado mes de febrero en la viña que tiene en la localidad de la que fue alcalde, Trebujena. También fue alto cargo de la Junta hasta que la pérdida de peso de su formación, IU, le hizo tomar la decisión de irse de la política.

He aquí un año de historias sencillas, complejas, insustanciales crueles y heroicas, un año, el 2016, a través de historias que no son históricas.

1. Leyendas de fantasmas en la Administración

Joaquín García, ingeniero, y Luis Guerrero, periodista, son dos fantasmas, o así fueron bautizados. Al contrario que los fantasmas al uso, que a veces son observados por los médiums, a estos nadie los vio nunca en Aguas de Cádiz o en el Centro Andaluz del Flamenco de Jerez. No es que no hicieran nada, ya que Guerrero, que no conocía el Centro Andaluz de Flamenco, estuvo dos años organizando lecturas de poetas en Málaga o algo parecido y González, como nadie le daba trabajo en el trabajo, se hizo experto en Spinoza. Le dio tiempo porque estuvo sin ir al trabajo durante cerca de catorce años. Hasta que se jubiló como fantasma al llegar a la edad en la que también se jubilan los fantasmas. El otro fantasma, el del Flamenco, acabó con el consejero que le nombró para el cargo que no ejerció, Luciano Alonso, en el banquillo de un tribunal y sin su escaño. Alonso se defendía: los fantasmas son legales. García se defendía: no iba a trabajar porque le hacían mobbing. Normal, debemos aprender a convivir con los fenómenos paranormales. Cuenta la leyenda que vivimos rodeados de fantasmas.

2. El extraño caso del político que dejó la política

Mildiu, sulfato de cobre, la maleza de los espárragos. Es el tema de conversación del exalcalde de Trebujena, exdelegado de la Junta y excoordinador de IU, Manolo Cárdenas. Cuando a un político dejan de votarle, él deja la política. O debería ser así... pero puede que no sea así y la maquinaria de tu partido te rescate y te busque bonito acomodo. En Izquierda Unida, engullida por Podemos, ya no tenían ni para eso. Con lo que Manolo, 25 años en política y sólo tiene 47, volvió a coger el azadón y se acordó de que tenía una viña. Fue algo que llamó mucho la atención y quizá que llamara tanto la atención es lo que nos debería llamar la atención.

3. Lo público y lo privado, la delgada línea roja

El caso Uniformes ha llenado este año páginas otra vez. Era la historia de unos socios en política, exalcalde y exalcaldesa de Rota, Lorenzo Sánchez y Eva Corrales, aliados para favorecer con decisiones públicas intereses privados. Es lo que sería vieja política . La nueva política, espíritus inmaculados, también dejó algún resabio de vieja política, como aquel concejal de Cádiz, Lolo Bauza, que se marchó llenándose la boca de Cádiz y por Cádiz una horas después de haber reconocido que lo mismo su hijo encontró trabajo en la concesionaria de limpieza precisamente por ser su hijo. Si se le añade que era el concejal de Limpieza se podía deducir que quizá le debiera algún favor a la concesionaria de limpieza. Un conflicto de intereses públicos y privados. Los exalcaldes de Rota y el exconcejal de Cádiz reclaman para ellos la inocencia. Inocentes, o tontos a veces, debemos parecer los ciudadanos.

4. Perder la casa y perder un alcalde.

En la categoría de hechos insólitos del año también debe figurar Antonio Peña, el exalcalde de Chipiona, médico, que prefirió dejar la alcaldía antes que tirar la casa ilegal de una paciente. El nombre de ella es Manoli, jubilada de 69 años, esposa de Luis Tirado, igualmente jubilado. En una parcela de la familia construyeron hace muchos años su casa. No preguntaron si se podía hacer porque por entonces todo el mundo lo hacía hasta construir el caos. Aunque ellos no querían crear el caos, sino vivir allí y tener su huerta, se convirtieron en uno de los miles de expedientes de la provincia de casas ilegales. Por qué fueron ellos los seleccionados por la piqueta y no otros es algo que no se explicaban ni ellos ni el alcalde. De modo que el alcalde se fue y Manoli y Luis se quedaron con la orden de derribo en la mano. En la orden ponía que tiraran su casa y que, además, pagaran ellos la piqueta.

5. El agua se adueña de lo que es suyo

Las lluvias de otoño trajeron un fenómeno similar a la gota fría localizado en algún punto entre las pedanías vejeriegas de La Muela y Santa Lucía. Cayó el diluvio. Renacieron antiguos arroyos que buscaron sus madres y empaparon el mayor desorden constructivo de la provincia, una urbanización que intercala chalés horteras y chabolas de segunda residencia en El Palmar. La furia del agua se tragó el rudimentario paseo de la playa de los surferos. Y quien más lo sufrió fue Francisca Castellano, vecina de La Barca de Vejer, de 86 años. Desolada, sentada en la puerta de su casa en la que había criado a sus hijos, pedía a su nieta que sacara las fotos antiguas que guardaba en una mesilla y la escritura de su casa. En ella, sólo lodo.

6. Algunos chicos listos, otros no tanto

Llegaron las notas de diciembre de una cosa que se llama PISA y nos volvieron a dejar la sensación de que por aquí debemos ser tontos de nacimiento. Porque a ver cómo es que siempre somos los peores del universo. O del universo OCDE. Y otra vez que se escucha lo de la cultura del esfuerzo y blablá mientras los deberes llegaban a la esfera política. Políticos queriendo quitar deberes por decreto. Todo muy raro. Como tan raro debió parecer que tengamos chicos listos, como la isleña Marina Vara, una jovencísima bailarina que con un esguince en el tobillo logró pasar la prueba para entrar en la neoyorquina Joffrey Ballet School. O Salvador Pérez, un médico gaditano, un "empollón", en sus propias palabras, que sacó el puesto 19 en toda España del durísimo examen del MIR con sólo 24 años. Contó su historia en estas páginas y ofreció la fórmula: "Echar horas de estudio". Y los políticos devanándose los sesos. Y quitando los deberes.

7. Manuel se enteró de lo suyo por un canguro

Manuel, de 16 años, lo tiene un poco más difícil que Salvador. Es uno de los 2.000 alumnos de la provincia etiquetado como hiperactivo y con déficit de atención. Un psiquiatra le enseñó un cuento de un canguro que se llamaba Trasto y él se dio cuenta de que era como el canguro, que no paraba. Esas etiquetas han crecido exponencialmente en los últimos años. Se ha doblado el número. Y se han buscado soluciones para esta epidemia que se ha decidido que es un problema educativo. Como Manuel, centenares de menores de edad se medican con fármacos psiquiátricos. Unos piensan que son necesarios, otros piensan que dopamos a nuestros menores.

8. Ofertas laborales en la increíble ciudad menguante

La baja cualificación genera una variopinta oferta laboral de buscavidas lindando con la economía sumergida. Sin oportunidades en una capital como Cádiz, que no para de perder población joven, una salida es lanzarse a la playa a vender latas de refrescos. Rafael Álvarez se dedica a eso y ha tenido un verano asqueroso, el verano del levante. El viento juega un papel importante en este sector económico que ofrece ganancias de unos 40 euros diarios por diez horas pateando la playa. Otra oferta laboral es la que defendió el alcalde de Cádiz de vender pescado por las esquinas driblando a la poli. Un sector tradicional. Pero hay esperanza. Pedro Cózar pasó del lado oscuro a pagar impuestos. Tras cuatro años de vender pescado en una esquina pudo reunir lo suficiente para abrir una pescadería en la esquina de Cervantes y Vea Murguía, justo al lado de donde antes lo hacía de manera ilegal.

9. Juegos de niños en la escuela

Dos jueces dijeron que Javier López Luna jugaba con sus alumnos cuando era director de Salesianos en Cádiz. Otro juez dijo que no. El juego de tirar del vello púbico o de dar golpes no lo acababa de ver un juego. Tampoco lo de wasapearse con los chavales. Absuelto por dos a uno reapareció, acogido en los Salesianos de Sevilla. No dijo apenas nada. No pidió perdón. La absolución judicial se la tomó como absolución educativa y divina tras considerar lo pasado como un calvario. Sus métodos educativos eran juguetones. Y juguetón fue el exdirector del IES de Cortadura, Francisco Molina, expedientado por Educación y apartado de la docencia también por juguetón. De ambos, sus conocidos dicen que son personas maravillosas. Posiblemente, aunque haya cosas a las que no se juega.

10. Le llamaban nada menos que El Tenebroso

Julio Balader es uno de los sicarios más veteranos de España, ya casi en edad de jubilación. Un jurado dijo que mató por encargo a una mujer en El Puerto por la espalda en septiembre de 2011. Con lo que él había sido... que arrastraba la leyenda de haber acabado con mafiosos de los grandes, de los de las mafias marsellesas. Condenado a 18 años, le pusieron una fianza asequible antes de meterle en el trullo. La pagó y se largó. Hay una orden de busca y captura contra el abuelo de los sicarios.

11. Relatos estremecedores de monstruos 

Monstruo es un ser contrario a la naturaleza. Cuesta creer en su existencia, pero Juan Márquez, de aspecto apocado, con mirada de huevón, se empeñó en demostrar la existencia de estas criaturas durante una semana en la Audiencia Provincial, cuando fue juzgado y condenado por haber asesinado salvajemente a sus dos hijos adolescentes dos años antes en Ubrique. Una mujer y una herencia como móviles, la negación de las evidencias y la amarga sensación de que sí, los monstruos existen y viven entre nosotros. Lo peor del alma humana observando con frialdad las fotos de sus hijos acuchillados que hicieron llorar al jurado.

12. Hadas en las plantas de los hospitales

Un hada es un ser fantástico dotado de poderes mágicos. Son siempre mujeres. Lucía, una isleña de 28 años, recibió dos noticias en un muy corto periodo de tiempo, una buena y otra mala. La buena era muy buena: estaba embarazada. La mala era muy mala: tenía cáncer de mama. Lucía se olvidó de la segunda y sólo pensó en la primera. El hada Lucía se alió con otros seres mitológicos que residen en la Unidad de Mama del Puerta del Mar y entre todos ellos obraron un milagro otoñal de 2 kilos 800 gramos. La vida abriéndose paso.

13. Ante todo no perdamos la buena educación

Hemos tenido política para regalar en los últimos 12 meses. Política de la regular porque la política deja de ser de la buena cuando se toma como algo personal, cuando se le da más importancia de la que tiene. Sucede también cuando hay quien piensa que hay buenos y malos o cuando crees que te va a solucionar la vida. Dos hechos muy tontos, intrascendentes, feos. Por ejemplo, un miembro airado de Podemos que lanza una amenaza a un portavoz socialista recomendándole escolta, como si esto fuera Rentería en los años 80. Alexis se llamaba el amenazador. Mala compañía la ira. O dos viejos rivales de la política de pueblo, el ex alcalde de Vejer y el actual alcalde, Antonio Verdú y Juan Ortiz, que dirimen sus cuitas en un pleno con una peineta y una expulsión. Política crispada. Dos hechos menores, dos metáforas.

14. Blanca y los seres invisibles

Murió un hombre, gallego, en la puerta de una agencia de viajes de Canalejas, en Cádiz, y por obra de encantamiento se hicieron visibles un centenar de seres humanos invisibles, los que duermen al raso en Cádiz. Entre todos ellos, un nombre, el de Blanca, una incógnita que empuja su carro de supermercado por la ciudad. Con una enfermedad mental, sin cuidado de nadie, sólo sabemos de ella que espera que algún día un hijo baje de una nave espacial y se la lleve. Ningún estamento público se considera responsable de su abandono.

15. Un rijoso en la Cámara de Comercio de Sevilla

Manuel Muñoz es un septuagenario vendedor de muebles sevillano que dijo que estaba borracho como justificación para abalanzarse sobre la coordinadora andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, en la Cámara de Comercio. La política gaditana denunció el hecho para escarnio del rijoso y también para que todos nos diéramos cuenta de que no es un hecho aislado. Que cada vez que veamos una conducta así a nuestro alrededor, algo demasiado cotidiano, debemos señalar con el dedo al rijoso, una parte de la escala del machismo en el que aún nos vemos y cuya última expresión, la más espantosa, es la de las cifras de mujeres muertas a manos de hombres. Y nos quedamos mirando el dedo cuando un pequeño torbellino habló de que el Ayuntamiento de Cádiz enseñaba en un curso a las mujeres a masturbarse. No era así. No miramos la luna, que eran las mujeres, algunas muy jóvenes, que acudían a ese curso, sin apenas recursos para su empleabilidad con los que poder salir del control del macho. La mayoría de ellas habían sido víctimas de violencia de género.

16. Y la suerte vino a vernos

El carnicero de Plaza Jerez Pedro González envió a su ayudante a por un número que acabara en 39 y él le trajo uno acabado en 36, que nunca se entera de nada. Salió el 36, el 4.536, segundo premio de la Lotería de Navidad que trajo millones a Cádiz como hacía tiempo que no venían. No debemos fiar un buen año a la buena suerte. Pero nunca viene mal. Feliz año y buena suerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios