Provincia de Cádiz

La ciudad vive su noche más terrorífica

  • El Puerto afianza cada vez más la fiesta de Halloween en distintos barrios La zona de Vallealto cuenta incluso con una 'Casa Encantada'

En la tenebrosa noche de ayer, la ciudad se vestía con sus prendas más terroríficas para acoger la famosa fiesta de Halloween, una fiesta que hace 3000 años ya celebraban los celtas en países del norte de Europa como Irlanda e Inglaterra y que luego tras la colonización de América fue implantada allí y evolucionó a lo que conocemos ahora: una fiesta en el que los disfraces de terror son los protagonistas y sobre todo los niños disfrutan pidiendo caramelos por las casas.

Esta celebración de la víspera de 'Todos los Santos' cada vez está más arraigada en toda España y en la ciudad se celebra desde hace unos años siendo una festividad muy esperada por muchos portuenses. Con más de una semana de antelación, muchos de los establecimientos de la ciudad adornaban sus escaparates con calaveras, calabazas y telarañas. Además los bazares preparaban disfraces y elementos de decoración tanto para pubs y bares, como para fiestas con esta temática.

En este aspecto, la Ferretería La Placilla, que vende todo tipo de disfraces de carnaval, se sumaba a este festejo con un escaparate de lo más horripilante en la que se podía ver con una muñeca representando a la niña que aparece en la película 'El Exorcista'. Su propietario afirma que "son muchos los que visitan su tienda para buscar los elementos más aterradores, pero que con la crisis, aunque haya afluencia, no es tanto como en años anteriores".

También la concejalía de Seguridad y Policía Local habilitó un dispositivo especial en coordinación con los agentes de la Policía Nacional durante todo el fin de semana y haciendo hincapié en la noche de ayer en la que atendiendo a la actual ordenanza de Convivencia se pudieron registrar multas de 700 a 1.500 euros. Al cierre de esta informaciónno se registró ningún tipo de incidencia.

Durante el día, hubo actos en diferentes puntos de la ciudad, como en Los Toruños, con un concurso de la mano de la protectora Adóptalo, en la que tanto niños, como adultos, como sus propias mascotas competían para elegir el mejor disfraz de Halloween. También en Bahía Mar se realizaron talleres de maquillaje y pinta uñas terroríficas gratuitos.

Nada más caer la noche, muchas barriadas se llenaron de pequeños esqueletos, vampiros, momias, zombies, brujas y fantasmas que acompañados por sus padres iban de casa en casa pidiendo caramelos y chucherías, como por ejemplo, es el caso de la barriada 'El Juncal' que incluso la asociación vecinal ambientó el local para que los niños disfrutasen se lo pasasen 'de muerte'.

Pero donde realmente se vivió bastante miedo fue en la zona de Vallealto, que aunque años atrás fue víctima de vandalismo, actualmente la celebración va evolucionando cada vez a mejor, siendo todo un referente para los niños de la ciudad.

Los causantes de que funcione esta fiesta allí, son los habitantes de una casa encantada ubicada en la calle Maizal, en la que junto a su grupo de amigos, ambientan la vivienda de la forma más sobrecogedora posible haciéndola una verdadera 'Casa del terror'. Esta iniciativa que ha ido evolucionando a lo largo de los cinco años que llevan realizándola, se ha convertido en un auténtico pasadizo espantoso en la que Pandora, una esqueleto pianista, recibe al público en el salón tenebroso, y en la que se pudo ver muy logradas escenificaciones como un quirófano sangriento. Además alrededor de 25 personas disfrazadas de personajes diversos de películas de miedo, como el payaso de 'It' o las gemelas de 'El Resplandor', se encargaron de dar sustos a todos los valientes que se atrevieron a visitarla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios