Provincia de Cádiz

Más de un centenar de parcelas de Chiclana se acoge a la regularización

  • El coste para los servicios básicos y urbanizar será de 10.000 euros en una finca de 300 metros

Vista de viviendas situadas en Soto del Águila, donde se desarrollará el proceso. Vista de viviendas situadas en Soto del Águila, donde se desarrollará el proceso.

Vista de viviendas situadas en Soto del Águila, donde se desarrollará el proceso. / Sonia Ramos

Comentarios 2

Un total de 113 parcelas de la urbanización Soto del Águila en el término municipal de Chiclana se acogerá al proceso de regularización y urbanización, tras la puesta en vigor de la Ordenanza de Regularización de Viviendas el pasado mes de septiembre.

Así lo ha anunciado el alcalde de Chiclana, José María Román, quien ha comparecido en rueda de prensa junto al arquitecto y responsable del proyecto, Israel Quintero, y el representante de la Asociación de Vecinos Soto del Águila, Diego Aragón, así como a la delegada municipal de Urbanismo, Ana González, y técnicos municipales del área de Diseminado.

En este sentido, desde la entidad vecinal, ubicada junto a la carretera de La Barrosa, entre la rotonda de Las Menuditas y la Escuela Montessori, se ha presentado en el Ayuntamiento de Chiclana el proyecto de delimitación del ámbito preferente de ejecución del área de regularización e integración urbano-ambiental de Las Menuditas.

El representante de los vecinos expresó que “la gente está comprometida y concienciada de que esto hay que hacerlo, ya que está cansada de calles sin asfaltar, fosas sépticas, averías constantes en la red de agua, etc”.

Además el alcalde indicó que se trata del primer paso para la urbanización de esta zona del término municipal, cuya urbanización se hizo allá por mediados de los 70, pero que no se terminó.

Cabe reseñar que este ámbito previsto para regularizar incluye un total de 113 parcelas, en su gran mayoría construidas, de las 135 existentes en la zona, lo que supone una extensión de 62.865 metros cuadrados, de los cuales 13.758 metros cuadrados son de viales y el resto de suelo residencial.

Asimismo, indicar que la amplia mayoría de las parcelas tienen una superficie de 300 metros cuadrados, aunque también existen parcelas de 1.000 metros cuadrados. “Esto supone un salto tremendo, porque algo que lleva tantísimo tiempo esperando, ahora será una realidad. Además, no solo es el documento que han presentado, sino que este proyecto cuenta con el apoyo de 113 propietarios, que están por la labor de urbanizar”.

El arquitecto Israel Quintero recordó que este proceso comenzó a finales de 2016, con la aprobación definitiva del Plan General, “desde entonces nos dimos cuenta desde la asociación que se abría una puerta que siempre habíamos tenido cerrada, puesto que durante 40 años había estado en un limbo jurídico y urbanístico. Nos pusimos manos a la obra y, debido a la complejidad del proceso, decidimos mantener mesas de trabajo con un máximo de cinco o seis personas, lo que nos llevó prácticamente un año”.

Israel Quintero añadió que después de las mesas de trabajo “celebramos una asamblea en la asociación, en la que se acordó hacer un estudio económico de los costes de las obras de urbanización, que se ejecutó con un trabajo de campo importante con visitas a cada una de las parcelas. Además, llevamos a cabo reuniones con técnicos de Diseminado, Chiclana Natural, Endesa, Telefónica, etcétera…, así como con los delegados municipales”, detallando que también se calcularon los costes de todo el proceso de regularización, es decir, procesos primario y secundario”. En este sentido, destacar que el coste final para un propietario de una parcela de 300 metros cuadrados se sitúa en unos 10.000 euros aproximadamente. “Estamos hablando de todo el proceso, no solo los servicios básicos”, aclaró el arquitecto chiclanero, quien señaló que en una segunda asamblea se dio a conocer el importe que cada vecino debía aportar “y ellos lo vieron asumible”.

Quintero subrayó que ya se ha presentado el proyecto de delimitación y en cuestión de semanas se presentará el proyecto de urbanización, paso previo a la solicitud de la licencia de obras”. “En definitiva, la asociación lo que quiere es urbanizar, mejorar su situación precaria en cuanto a infraestructuras urbanísticas, que las 40 parcelas sin edificar puedan obtener sus licencias de obras y, por tanto, aprovechar las bondades que establece la Ordenanza. Los vecinos solo quieren empezar lo antes posible las obras de urbanización, ya que las reglas del juego (PGOU y Ordenanza) son muy favorables. Por tanto, solo pedimos al Ayuntamiento cierta celeridad de cara a que este proceso sea una realidad lo antes posible”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios