Seguridad

Un buque todoterreno para Cádiz

  • El ministro Marlaska asiste a la entrega de la patrullera de altura Río Arlanza en el Grupo Marítimo

Marlaska subiendo al nuevo buque de la Guardia Civil Marlaska subiendo al nuevo buque de la Guardia Civil

Marlaska subiendo al nuevo buque de la Guardia Civil / Fito Carreto

“Dicen que en la Guardia Civil bautizamos con nombres de río a nuestros barcos porque, como los ríos, somos un Cuerpo que nació tierra adentro y fue a parar al mar”. De esta manera poética resumía el coronel jefe del servicio marítimo de la Guardia Civil, Miguel Salom, la relación que el Cuerpo tiene con el mar. Desde ayer, este grupo, en su subsede del Estrecho, cuenta con un nuevo instrumento, el buque de altura Río Arlanza, para sus numerosas funciones, que van desde el rescate de inmigrantes al control del tráfico de drogas, además de acciones en el extranjero. La entrega se realizó con todos los honores en el Muelle Ciudad del puerto de Cádiz y con la presencia del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que hizo todos los honores a la Benemérita y coreó como el primero el himno.

El ministro afirmó que “esta nueva embarcación va a integrarse en el Grupo Marítimo del Estrecho con sede en Cádiz, sumándose al buque oceánico ‘Río Miño’, y otra patrullera de altura de 30 metros. Aumentamos los medios, los recursos y los efectivos para garantizar la seguridad”. En su visita a la provincia, (estuvo antes en Jerez para inaugurar la nueva comisaría), el ministro reveló que “el Ministerio del Interior tiene previsto invertir, en el periodo 2019-2025, un total de 275 millones de euros en nuevas Comisarías de Policía y otros 275 millones en nuevos acuartelamientos de la Guardia Civil”.

Río Arlanza, nombre en honor a un afluente del Pisuerga y construida en un astillero gallego, pasa a ser la patrullera rápida de mayor eslora con la que contará el Servicio Marítimo de la Guardia Civil, y que tendrá como destino el puerto de Algeciras y la lucha contra el narcotráfico y la interceptación y auxilio a las pateras de inmigrantes en el Estrecho. Será buque insignia de la Guardia Civil, dada su importante eslora de 35 metros, superior+ a la de las patrulleras Guardamar que el astillero Armón ha construido durante los últimos años. De hecho, a alguna de estas embarcaciones de Salvamento Marítimo ya se las conoce coloquialmente en el Estrecho como los gallegos, habida cuenta de que también su dotación procede del norte.Sin embargo, el Río Arlanza no será el mayor buque de la Guardia Civil, título que todavía ostenta el patrullero oceánico Río Segura, de 73 metros de eslora y 12 de manga, y que además posee helipuerto.

El buque dispone de un innovador sistema de propulsión híbrido-eléctrico con hélices de paso fijo, algo que se destacó en el acto de entrega tanto por el coronel Simom como por el ministro, dentro del compromiso de generar las menos emisiones posibles y realizar una tarea eficaz, pero al mismo tiempo sostenible. En concreto, cuenta con dos motores de 1380 kw de potencia cada uno y otros dos grupos eléctricos de 300 kwe (kilovatios eléctricos). Puede alcanzar una velocidad máxima de 26 nudos y tiene una tripulación máxima de ocho personas. Asimismo, tiene una autonomía 1.150 millas a 16 nudos y de 750 millas a 19 nudos y capacidad para 24.000 litros de diesel, 700 de agua dulce y 500 aguas negras.

Fernando Grande-Marlaska recordó que “en el mar también se cometen delitos y la Guardia Civil ha asumido esta tarea con gran eficacia, por lo que este nuevo buque, capacitado para realizar misiones internacionales, ayudará a mejorar a ún más esta tarea”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios