Conflicto laboral en la industria auxiliar de la Bahía de Cádiz Smulders también advierte a Navantia que peligran futuros contratos si se prolonga la huelga

  • El astillero de Puerto Real construye para este contratista belga 20 jackets destinados al parque eólico marino Moray Firth Offshore East

  • "Navantia es un socio de confianza para proyectos futuros, siempre y cuando que el de Moray East pueda ser entregado a tiempo", alerta la compañía

Primeras piezas fabricadas para Smulders en el astillero de Puerto Real. Primeras piezas fabricadas para Smulders en el astillero de Puerto Real.

Primeras piezas fabricadas para Smulders en el astillero de Puerto Real. / D. C.

La empresa belga Smulders, se une a la compañía noruega Aibel y también lanza la voz de alarma de cara a futuros encargos sobre el impacto de la paralización del astillero de Puerto Real a causa del conflicto laboral en la industria auxiliar. "En nuestro negocio competitivo, las oportunidades del mañana se crean hoy. Al continuar las huelgas, está haciendo más difícil para Smulders continuar la discusión con Navantia sobre posibles trabajos futuros", ha indicado la compañía en un comunicado.

En un claro paralelismo con Aibel, la empresa incide en que "ve a Navantia como un socio de confianza para proyectos futuros, siempre que proyectos delicados y urgentes como el de Moray East puedan ser entregados a tiempo".

Smulders encargó a Navantia uno de los tres proyectos offshore que están a punto de terminar en el astillero de Puerto Real. Concretamente, se tratan de 20 upper jackets para el parque eólico Moray Firth Offshore East, cuya construcción arrancó hace un año

Este contrato permitió a Navantia participar en la primera fase de un macroproyecto eólico en el Mar del Norte de más de 1.000 megavatios (MW) de potencia instalada. Cuando esté en funcionamiento, Moray Firth Offshore East generará electricidad suficiente para abastecer a un millón de hogares. La carga de trabajo para Navantia ha ascendido a 382.000 horas de montadores, soldadores, pintores, y servicios auxiliares, lo que supone la generación de unos 250 puestos de trabajo en la zona durante el año que durará el contrato.

El comunicado se dirige los trabajadores, a la propia Navantia y a las administraciones. En relación con los primeros, la empresa asegura que "escucha y entiende sus preocupaciones". "A medida que se acerca el final del proyecto Moray East en Cádiz, la sensación de incertidumbre comienza a crecer. Al igual que toda la fuerza de trabajo de Smulders en todo el mundo, aspiran a tener seguridad laboral y una sensación de estabilidad. Ya sea que tengan familias que mantener o metas que deseen alcanzar, construir un futuro cómodo para nosotros es una ambición que también compartimos en Smulders.", señala la compañía. 

"La estabilidad es clave para nuestras operaciones en el astillero también. En nuestro negocio competitivo, las oportunidades del mañana se crean hoy. Al continuar las huelgas, está haciendo más difícil para Smulders continuar la discusión con Navantia sobre posibles trabajos futuros. Es por eso, con su mejor interés en el corazón, que esperamos continuar la fuerte conexión y cooperación que hemos construido para el resto del proyecto de Moray East reiniciando los trabajos", agrega. 

En cuanto a Navantia, Smulders traslada "su plena confianza en su deseo de llegar a una solución rápidamente". "A la luz de las huelgas, les instamos a buscar un acercamiento con su fuerza de trabajo, pero también con los sindicatos, federaciones, reguladores locales y otros que compartan sus preocupaciones", resalta la compañía, que reitera que "el impacto de las huelgas en los proyectos actuales y las conversaciones exploratorias que se están llevando a cabo en paralelo con respecto a la futura afluencia de nuevos proyectos todavía puede ser limitado si muestra compromiso y responsabilidad en su relación con los subcontratistas y otros".

La empresa belga recuerda que seleccionó a Navantia por varias cualidades. "La organización tiene una gran experiencia, las posibilidades del astillero son ilimitadas, la región del Sur de España está perfectamente situada para los envíos marítimos y lo más importante, valoramos la resiliencia de la fuerza de trabajo de Navantia para hacer frente a los desafíos que hemos enfrentado hasta ahora", ha apuntado.

Por último, la compañía se dirige a los sindicatos, alcaldes y representantes de otras administraciones, a los que insta a que "no cierren la puerta al diálogo y que entablen una conversación abierta teniendo en cuenta el mejor interés de todas las partes". 

La llamada de atención de Smulders se une a la advertencia lanzada por la empresa noruega Aibel, que ha alertado que no contará con Navantia para futuros encargos si se retrasa la entrega de la plataforma para el campo petrolífero Johan Sverdrup que se está finalizando en el astillero de Puerto Real.

Esta estructura supone la primera colaboración entre Aibel y Navantia y debe estar lista el próximo 27 de octubre para ser trasladada a Noruega. “Este módulo es una pieza más de un gran puzle. Me temo que si no se entrega el 27 de octubre, la dirección de Aibel no recordará la calidad del trabajo, sino que llegó tarde”, señaló Knut Frolich, Project Director de Aibel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios