Provincia de Cádiz

Smart Protection: el antivirus gaditano contra la piratería

  • Smart Protection, fundada hace un lustro por los emprendedores de Cádiz Javier Capilla y Manuel Moregal, aspira ser líder mundial en ciberseguridad

Javier Capilla, Javier Perea y Manuel Moregal, fundadores de Smart Protection. Javier Capilla, Javier Perea y Manuel Moregal, fundadores de Smart Protection.

Javier Capilla, Javier Perea y Manuel Moregal, fundadores de Smart Protection. / D. C.

“Si vas a hacer una cosita, no te metas”. Éste es el espíritu con el que los gaditanos Manuel Moregal y Javier Capilla se lanzaron hace más de cinco años al mundo del emprendimiento y hoy aspiran con Smart Protection a ser líderes mundiales en la lucha contra la piratería en internet de contenidos audiovisuales y marcas tras desarrollar un software que detecta y anula las infracciones en redes y plataformas de ventas. “Es como un antivirus que escanea constantemente la red buscando infracciones de los activos de los clientes”, señala Javier Capilla.

Su criatura se llamaba inicialmente 3Ants y no empezó en un garaje, sino en una pequeña oficina cedida por el Ayuntamiento de Cádiz con la subvención que lograron al ser finalistas del concurso atréBT! de la Universidad de Cádiz. Precisamente, Moregal y Capilla se habían conocido en las aulas de la UCA en 2012 como estudiantes de Ingeniería de Organización Industrial.

“Manuel se dio cuenta unos años antes del problema que supone la piratería cuando descubrió que podía ver Avatar en Myspace, una red social que pertenecía a la misma empresa que había producido la película. Me lo contó cuando nos conocimos y decidimos ver qué se podía hacer en ese campo”, relata Javier Capilla. “Como todo emprendedor, nos pasamos horas y horas metidos en una biblioteca pensando y aprendiendo. Nos apoyamos en la cátedra de Emprendedores de la UCA y en todas las herramientas que tiene la Junta para emprendimiento”, recuerda. “También nos ayudaron los profesores José Luis Gilabert y Ángel Cervera, sin los que hoy sería difícil que estuviéramos aquí”, añade Manuel Moregal.

Antonio Banderas, primer cliente

El dinero del atréBT! apenas dio para un par de ordenadores, el alquiler de la oficina y unos pocos muebles. Pero aún faltaba dar un paso crucial: lograr el primer cliente. “Llamamos a todas las grandes productoras y nos decían lo mismo. Era una idea muy buena pero no la íbamos a probar con ellos”, recuerda Javier Capilla.

“Pensamos en la persona más importante del cine andaluz: Antonio Banderas. Todas las semanas le mandábamos un mail a su productora y a la siguiente, una llamada. Así estuvimos dos meses”, explica Manuel. Finalmente, recibieron una llamada.

Al día siguiente, Antonio Banderas les esperaba en el Hotel Palace de Madrid. “No teníamos ni idea de cómo presentar el proyecto. Nos llevamos un televisor de 33” en un portatrajes en el tren y llegamos al Palace. Una asistente nos dijo que nos concedía veinte minutos. Llegó con su mujer y a medida que le explicamos cómo el pirata ganaba dinero y le robaba a él, cada vez se le veía más interesado. No paramos de hablar en hora y media”, señala Moregal.

Antonio Banderas les puso en contacto con Avi Lerner. “Le dijimos que estupendo. Pero no teníamos ni idea de quién era. Miramos en Google y vimos que era el productor de Rambo, además de tener una asociación antipiratería que montó tras Los Mercenarios, que había sido la película más pirateada de la historia”, recuerda. Lerner les incluyó en su asociación, a la que pertenecen todas las grandes productoras americanas. “Y al llamarnos 3Ants, en la lista de socios por orden alfabético eramos los segundos tras 20th Century Fox”, agrega.

La factura número uno fue para Green Moon Producciones, la productora de Antonio Banderas. Pero pronto llegaron más: Warner, Golem, El Deseo, Universal, Fox.... Cada vez pasaban más tiempo en Madrid, y como no se podían permitir el gasto en trenes, viajaban constantemente en autobús. El siguiente hito fue cuando se cruzaron en el camino de Movistar. “Allí ven que teníamos ya un nombre y que le podemos interesar a Telefónica. Ahí es cuando llega la conexión con Wayra”, narra Javier Capilla.

El salto a Madrid

Wayra es una estructura creada por Telefónica para impulsar pequeñas empresas con un elevado contenido tecnológico. A través de Wayra, los emprendedores pueden entrar contacto con inversores y mentores que les ayudan a afianzar su proyecto. Al ser seleccionados por Wayra, Capilla y Moregal toman una decisión difícil: mudarse a Madrid. Su oficina se estableció en el edificio Telefónica de la Gran Vía, donde tiene su sede Wayra en la capital. 

El paso por la incubadora de Telefónica supone que 3Ants es rebautizada como Smart Protection con la entrada de nuevos inversores. Es en ese momento cuando se incorpora al equipo Javier Perea, uno de los pioneros de la ciberseguridad en España. En 1990 creó Anyware, el primer antivirus español y que fue adquirido en 1998 por McAffee. Perea ocupó diversos puestos de responsabilidad en McAffee primero, y luego en Intel tras su fusión. Pero hace cinco años decidió dar un paso atrás. “Después de 25 años, y con cuatro hijos, mi visión de la vida había cambiado. Había sido una persona muy afortunada y quería devolver a la sociedad parte de lo recibido”, explica.

Volvió a España con su familia y empezó a dar clases de informática para ex presidiarios. Además, se unió un programa de mentores y business angels para startups. Conoció a Javier Capilla en una presentación y convenció a sus socios para invertir en la empresa. Poco a poco se fue implicando cada vez más hasta convertirse en consejero delegado. “Organicé la compañía para poner semillas de hacerla un líder global en nuestra categoría, que es la protección de activos digitales y la defensa de las marcas contra el abuso en internet”, sostiene.

Esas semillas están dando frutos. Smart Protection ha captado veinte millones de euros en varias rondas de financiación, la última el pasado mes de noviembre. Tiene actualmente a 120 empleados de 23 nacionalidades y cuenta con clientes en más de 25 países. Marcas como McAfee, Victoria, Pikolinos, Aldo y la línea de moda del DJ Allan Walker se han incorporado a su cartera de clientes.

Capilla y Moregal ofrecen dos visiones complementarias para los futuros emprendedores. “En este mundo no valen medias tintas. No hay ideas buenas o malas. Hay que dedicar todo tu esfuerzo y todas tus horas a convertir tu idea en realidad”, señala Javier. “Yo tengo otro discurso. Sólo el 0,1% de las personas que se lanza lo consigue. Pero ese 0,1% puede ser cualquiera. Si realmente lo quieres, hazlo”, responde Manuel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios