Provincia de Cádiz

Todos somos Samuel

  • El niño fallecido era del Congo y su madre también murió en el naufragio de una patera hace dos semanas

El alcalde de Barbate (derecha) leyó ayer un manifiesto en solidaridad con las víctimas del Estrecho. El alcalde de Barbate (derecha) leyó ayer un manifiesto en solidaridad con las víctimas del Estrecho.

El alcalde de Barbate (derecha) leyó ayer un manifiesto en solidaridad con las víctimas del Estrecho. / Manuel Aragón Pina

Comentarios 0

El niño de seis años que falleció en el Estrecho cuando perseguía una mejor vida en las costas de Cádiz se llamaba Samuel, era del Congo y viajaba en la patera que naufragó hace dos semanas en compañía, entre otros, de su madre, Verónica, cuyo cadáver fue encontrado días después en la playa tarifeña de Bolonia. Estos datos fueron aportados ayer por miembros de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (Apdha).

Una de sus representantes en Barbate es Teresa Mira, quien ayer hizo un llamamiento a los gobiernos para que pusieran fin a estas "nefastas políticas migratorias y a estas injusticias". Mira pidió que "lo mismo" que el cadáver de este niño ha llegado a las costas de Barbate que "vaya ahora a las conciencias de los responsables de esas nefastas políticas migratorias". "Samuel, como Aylan (el niño kurdo de tres años que fue hallado ahogado en una playa de Turquía) tenían un proyecto migratorio, para mejorar su existencia, su vida, pero desgraciadamente todo ha quedado truncado", señaló.

Para las 19.00 horas de hoy está convocada a las puertas del Ayuntamiento de Barbate una concentración solidaria con las víctimas del Estrecho y en repulsa por las políticas que impiden el libre tránsito de personas. Este acto está convocado por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía.

El alcalde de Barbate, Miguel Molina, dijo ayer que "a veces hay que ponerle nombre y apellido a estas víctimas para darnos cuenta de que estamos hablando de vidas humanas. Tenemos que poner fin a esto", añadió al tiempo que recordaba que pueblos como Barbate y otros de la costa gaditana viven "en primera línea" el drama de la inmigración que llega a sus costas desde Marruecos y claman por que se construyan "políticas internacionales" que paren este drama.

Ayer ya hubo un primer acto solidario con las víctimas de la inmigración. Fue la sociedad barbateña la que lanzó un basta ya a que más personas inmigrantes se jueguen su vida. A las puertas del Ayuntamiento de Barbate fueron convocados los vecinos de esta localidad, una llamada realizada por el propio Consistorio y a la que acudieron desde el alcalde, Miguel Molina, a miembros de su gobierno y de la oposición, además de empleados municipales y vecinos anónimos que quisieron mostrar su repulsa por la muerte de este menor de seis años en su empeño por atravesar el Estrecho, y que falleció ahogado al hundirse la patera con la que pretendía alcanzar las costas de Cádiz.

Tras un minuto de silencio, que sólo dejaba escuchar las campanadas de las 12 del mediodía del reloj del Ayuntamiento y el repicar de las campanas de la iglesia de San Paulino, el alcalde tomó la palabra para hacer una referencia al artículo primero de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, y que decía que "todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, dotados de razón y conciencia y deben comportarse fraternalmente los unos con los otros".

Molina expuso que han pasado 69 años desde que esa declaración fuese redactada y aún la humanidad sigue "estando necesitada de tener que estar recordando constantemente su contenido, lo que un día como hoy, 30 de enero, Día Internacional de la Paz, aún nos sonroja más, ya que, no olvidemos que la mayoría de las personas migrantes huyen de guerras y del pisoteo de los derechos humanos, de sus vidas, en su propia casa".

En otro momento manifestó que "hombres y mujeres debemos recordar a nuestros dirigentes la necesidad y obligatoriedad de poner a disposición de quienes más lo necesitan las herramientas oportunas para favorecer la igualdad de oportunidades y el adecuado desarrollo de cada vida".

Por ello, expresó que "hoy queremos gritar fuerte basta. No queremos que más personas migrantes se jueguen su vida, ya sea en nuestras aguas por buscar mejores condiciones de vida o en cualquier otra parte del mundo por la incapacidad de la comunidad internacional para dar respuesta a sus necesidades". Y añadió: "Queremos decir basta a los políticos retrógrados que impiden la libertad de desplazamiento a cualquier país, basta a los políticos retrógrados que impiden el acogimiento de personas en cualquier país, basta a las diferencias de origen, raza, sexo, religión, condición social, basta a la pobreza de unos para proporcionar riquezas a otros, basta, basta, basta", con lo que concluyó un manifiesto que logró el aplauso unánime de los presentes en la concentración.

Por otro lado, mañana miércoles, a las 12 del mediodía, habrá concentraciones en recuerdo de las víctimas del Estrecho en las parroquias de Barbate, Conil y Vejer, una iniciativa impulsada por el Secretariado de Migraciones del Obispado de Cádiz y Ceuta. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios