ERE en Supersol Maxima no tira la toalla con Supersol pese a perder nueve millones en 2018

  • La compañía asegura que la reestructuración es la única vía para reflotar la cadena de supermercados

  • La hoja de ruta incluye despidos, el cierre de tiendas no rentables y mejoras en la gestión para limitar la pérdida de material por hurto, roturas o caducidad

El supermercado Supersol ubicado en los bajos del estadio Carranza. El supermercado Supersol ubicado en los bajos del estadio Carranza.

El supermercado Supersol ubicado en los bajos del estadio Carranza. / J.P.

Supersol considera que el plan de reestructuración que va a negociar con los sindicatos es el único camino para devolver a la cadena de supermercados a la senda de los beneficios. La compañía, propiedad del grupo lituano Maxima, lleva años en pérdidas y cerró 2018 con un Ebitda negativo de nueve millones de euros. No obstante, la cadena insiste en que el accionista mayoritario mantiene su apuesta por la enseña, "a la que quiere llevar por el camino de la rentabilidad", según han indicado fuentes de Supersol.

Éste es el mensaje que el consejero delegado de Supersol, Vygintas Sapokas, trasladó este martes en Málaga, donde se reunió con 120 gestores de tiendas de la enseña. Sapokas, que tomó las riendas del negocio español de Maxima hace pocos meses, admitió que la reducción de plantilla es una "decisión muy difiícil" pero necesaria para la viabilidad de la empresa.

La hoja de ruta de Supersol pasa también por un profundo cambio en la gestión de las tiendas, cerrando aquellos locales no rentables "que se están comiendo la rentabilidad del resto". La compañía ve imprescindible la reorganización de los turnos y horarios del personal así como invertir en la mejora de su formación.

Otro de los puntos clave es revisar tanto la logística como el surtido de productos para adaptarlos a las necesidades de los consumidores. La compañía también hace hincapié en la reducción del ratio de "pérdida desconocida", que en el caso de Supersol, es uno de los más elevados del sector de la distribución de España.

Con este término se denomina a la diferencia entre el valor teórico de la mercancía en el almacén y el valor real de la que realmente se comercializa. Entre otros factores, aquí se tienen en cuenta los hurtos o la mercancía defectuosa que se tiene que retirar por roturas en el embalaje o la caducidad.

"El consejero delegado insistió en la reunión en la necesidad de dar un vuelco a toda esta situación. Es una decisión difícil pero es importante recordar que hay un accionista estable comprometido por llevar a la empresa por el camino de la rentabilidad y mantener la estabilidad de Supersol", apuntaron las mismas fuentes.

Más de 400 despidos

Supersol pretende despedir el 10% de la plantilla de la cadena de supermercados y el cierre de al menos veinte supermercados, lo que equivale también al 10% de su red, según el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que este martes comunicó a los representantes del comité intercentros de la compañía.

La cadena propiedad del grupo lituano Maxima plantea unos 404 despidos y 3.111 modificaciones sustanciales de condiciones de trabajo para una plantilla formada por unos 4.500 efectivos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios