tribunales

Libertad provisional para los acusados de "la casa de los horrores" en Chiclana

  • El juez considera que no hay riesgo de destrucción de pruebas ni de fuga por parte de los encausados, en prisión desde finales de 2017

El caso de María Babes (en la foto, días antes de su muerte) fue el que despertó las sospechas sobre la actividad. El caso de María Babes (en la foto, días antes de su muerte) fue el que despertó las sospechas sobre la actividad.

El caso de María Babes (en la foto, días antes de su muerte) fue el que despertó las sospechas sobre la actividad. / D.C.

El juez ha dejado en libertad provisional bajo fianza de 30.000 euros a la pareja acusada de expoliar a cuatro ancianos a los que supuestamente cuidaban en una vivienda de Chiclana, que fue bautizada como "la casa de los horrores" por el maltrato que sus víctimas recibían.

La pareja, de nacionalidad alemano-cubana y cuya identidad responde a las iniciales E.M.H. y M.A. ya ha abonado esta cantidad, mientras el juez de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Chiclana, continúa las diligencias para juzgar a los acusados, que ingresaron en prisión el 21 de diciembre de 2017.

Según informa el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, el juez ha acordado, en contra del criterio del fiscal, dejar en libertad provisional bajo fianza de 30.000 euros a esta pareja acusada de estafar y maltratar a varios ancianos que se fiaron de sus cuidados en esta localidad gaditana.

Tras una comparecencia para decidir sobre la prórroga de la libertad provisional, el instructor les concede esta situación con la prohibición de salida del territorio nacional y la obligación de comparecer en el juzgado todos los días, de lunes a domingo.

En dos resoluciones, el juez considera que no hay riesgo de destrucción de pruebas pues ya "se han practicado todas las diligencias instructoras que se consideran necesarias y suficientes" para su enjuiciamiento y se ha llevado a cabo el embargo preventivo de todos aquellos afectados por la investigación.

El juez tampoco ve riesgo de fuga pues "no tienen una actividad especialmente intensa fuera de las fronteras de España", país en el que han residido desde hace más de 20 años.

El juez explica en los autos que la pareja podría haber llevado a cabo las estafas y malos tratos a los ancianos desde septiembre de 2007, momento en el que dejaron de trabajar para la residencia de ancianos en la que prestaban servicios por cuenta ajena en Tenerife y cuando se trasladaron a Cádiz.

Fueron detenidos después de que la Guardia Civil recibiera una solicitud de colaboración internacional, procedente de la policía alemana de Frankfurt am Main, que pedía la localización de María Babes, una anciana cuya pista se había perdido desde que se había trasladado de Tenerife a Cádiz con una pareja de cuidadores.

Las alarmas saltaron cuando se encontró a la anciana, que había sido hospitalizada "en un estado deplorable" y se comprobó que, además de haber estado maniatada y encerrada, en unos meses el saldo de su cuenta bancaria había pasado 162.000 a 300 euros y que había vendido su casa en Tenerife sin recibir ni un euro.

Mientras estaba ingresada en el hospital, la pareja había llevado a otra anciana ante un notario, haciéndola pasar por María Babes, para firmar un poder en el que les declaraba sus herederos universales.

Tras salir del hospital, María Babés fue derivada a una residencia de ancianos de Cádiz. Un día la pareja la sacó de allí y, cinco horas después, la mujer fallecía mientras iba en un turismo con ellos, sin testigos.

Los investigadores destacaron entonces la extrañeza de la muerte de la mujer, que horas antes había sido grabada en un vídeo en perfecto estado de salud tocando la pandereta en un desayuno navideño del centro.

La muerte no pudo ser investigada porque la pareja logró una incineración urgente del cuerpo, por lo que no hubo opción a practicar autopsia.

En su auto el juez explica que el estudio de las cuentas y movimientos patrimoniales llevados a cabo por los investigados concluye que la pareja tenia en sus cuentas corrientes más de 1.800.000 euros , además de bienes valorados en conjunto por cerca de 500.00 euros.

El juez indica que la pareja podría ser autora de delitos de estafa, falsificación de documento, lesiones e incluso otros como detención ilegal y coacciones. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios