El coronavirus en Cádiz

La Junta ha actuado ya en residencias de mayores de seis poblaciones de la provincia por el coronavirus

  • La Delegación de Salud dispone de un plan de control para atender a los residentes, medicalizar los centros, reforzar el personal o controlar la situación de todos los centros existentes en Cádiz

Actuación sanitaria en la residencia de Alcalá del Valle. Actuación sanitaria en la residencia de Alcalá del Valle.

Actuación sanitaria en la residencia de Alcalá del Valle. / FibrAlset TV

La Junta ha puesto en marcha una serie de medidas para el seguimiento y apoyo dirigido a las personas mayores, tanto atendidas en sus domicilios asistenciales. En la provincia ha actuado directamente en centros ubicados en seis localidades, además del control que mantiene en el conjunto de las residencias públicas y privadas.

En el conjunto del país, los mayores índices de mortandad se están dando en las residencias de mayores. En la provincia de Cádiz se ha sido especialmente grave la situación en la residencia de Alcalá del Valle.

La Consejería de Salud y Familias, a través de la Dirección General de Servicios Sociosanitarios, tenía previsto la habilitación de zonas de evacuación cuando en un centro puedan existir dificultades estructurales para organizar los aislamientos, exista falta de personal para desarrollar los cuidados y prevenir problemas de salud. También cuando se produzcan situaciones específicas debidas a un control clínico insuficiente.

En el caso de Alcalá del Valle era competencia municipal hasta la aparición del Covid-19, cuando el Ayuntamiento dejó la residencia en manos de la Junta”, por lo que se adoptaron medidas evacuando a los residentes, que se trasladaron a la Residencia Tiempo Libre de ‘El Burgo Turístico’, en La Línea de la Concepción, designada por la Junta de Andalucía uno de los cuatro centros medicalizados de mayores en la comunidad (los restantes están en Sevilla, Málaga y Granada).

Igualmente, en la provincia se ha actuado en centros residenciales (tanto públicos, privados como concertados) de Chiclana, Ubrique, San Fernando, Jerez y Algeciras, tras detectarse casos positivos. “Se ha desplazado personal sanitario, tanto de atención hospitalaria como de primaria, para valorar la situación y ofrecer asistencia sanitaria in situ. Además, se ha procedido a la sectorización para evitar contagios en el resto de residentes”.

Red de trabajo

La Delegación Territorial de Salud y Familias en Cádiz dispone de una red de trabajo a partir de los centros sanitarios de los distritos y áreas de referencia de los centros residenciales: las áreas de gestión sanitaria para Campo de Gibraltar, Jerez, Costa Noroeste y Sierra, el Distrito Bahía de Cádiz-La Janda para estas dos comarcas, además de los centros hospitalarios del SAS y los que mantienen concierto con la Junta.

Según se explica desde la administración regional, esta red está formada por enfermeras gestoras de casos que actúan coordinadamente con las enfermeras de familia de los centros de atención primaria. Este equipo tiene por objeto atender, asesorar y colaborar en la atención a los problemas de salud de personas que viven en centros residenciales, surgidos a tenor de la situación provocada por la aparición y extensión del Covid-19.

Visitas presenciales a todos los centros

En este sentido “se realiza un seguimiento proactivo telefónico y visitas presenciales en la totalidad de los centros residenciales a fin de conocer la situación de salud e implementar medidas de prevención de la enfermedad, facilitando información sobre cuidados a pacientes en aislamiento, intervención sanitaria durante el desarrollo de síntomas, medidas de limpieza y desinfección, uso de medidas de protección de los trabajadores, organización de la activación del resto de servicios sanitarios cuando es necesario, y como sistema de alerta ante situaciones que puedan requerir el traslado o evacuación de residentes a otros centros o a los espacios de evacuación habilitados por la Consejería de Salud y Familia en la provincia”.

Junto a ello, la Consejería “procede a la medicalización de la atención residencial, planificando la organización y coordinación de los servicios para garantizar la adecuada atención a las necesidades de salud de las personas de los centros residenciales, con quienes se mantiene un contacto permanente. Esta reorganización de servicios asistenciales se activa ante la presencia de casos, facilitando todos los medios profesionales y materiales necesarios para garantizar la asistencia efectiva”.

Igualmente, cuando se detecta la necesidad de presencia de profesionales para continuar con los tratamientos necesarios, así como la vigilancia y control de síntomas durante el tratamiento y evolución de los pacientes, “se dota a la residencia de las necesidades profesionales y materiales que se vayan requiriendo en base a criterios clínicos”.

Como apoyo a todo este sistema de trabajo se cuenta con una aplicación telemática para la monitorización de las residencias que permite conocer la situación y evolución de cada residencia y tomar decisiones ante las incidencias que vayan ocurriendo en el momento que estas ocurran.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios