Provincia de Cádiz

La Junta aún debe una inversión de más de dos millones en la EDAR

  • María Merello alerta del riesgo que conlleva trabajar con una depuradora de finales de los 80

El Ayuntamiento está trabajando para intentar alcanzar una solución a los problemas que viene acarreando la depuradora de aguas residuales y está a la espera de una reunión con la Consejería de Medio Ambiente para abordar la situación, sin que hasta ahora haya podido conseguirse ni con el consejero, José Fiscal, ni con el delegado territorial en Cádiz, Ángel Acuña.

Según la teniente de alcalde de Medio Ambiente, María Merello, en diciembre del pasado año se trasladó a la Consejería la necesidad de realizar una "inaplazable" intervención con cargo al convenio de obras hidráulicas vigente entre ambas instituciones, del que aún queda por invertir 2.150.000 euros y del que la última comisión de seguimiento data de 2005.

Puerto Real opera con una de las plantas depuradoras más antiguas de España sin que por parte de la autoridad competente en la materia, la Junta de Andalucía, se hayan realizado inversiones significativas, a diferencia de lo ocurrido con instalaciones de similares características existentes en el entorno.

Según ha explicado Merello, "gracias a que se atienden, con enormes dificultades, las crecientes demandas de inversión, se ha logrado mantener un nivel aceptable de actividad, pero es mi deber como responsable municipal advertir de los riesgos potenciales que una planta de esa antigüedad conlleva".

La situación actual de la depuradora puertorrealeña es complicada. Por un lado, la calidad de los materiales empleados en su construcción no son los empleados actualmente en este tipo de instalaciones, y factores como corrosión, humedad, salinidad... afectan en gran medida a los materiales.

Por otro, el diseño de algunas zonas de tratamiento es insuficiente para las condiciones actuales, aunque no se hayan alcanzado los caudales máximos.

Otro problema es la obsolescencia de equipos e instalaciones. Muchos están en funcionamiento desde el año 1988 y siguen en uso gracias al mantenimiento preventivo y correctivo, aunque ya no existen repuestos de muchos de ellos, por lo que llegará el momento que no se podrá alargar más su vida útil.

Además, según Merello, sería necesario ampliar el pre-tratamiento, ampliar la línea de decantación primaria y secundaria y ampliar la deshidratación de fangos, así como incorporar un tratamiento terciario que permita la reutilización del agua o un tratamiento para eliminación de fósforo y nitrógeno.

A juicio de la edil, todo esto podría ser corregido con un adecuado nivel de inversión, que no ha tenido lugar hasta la fecha. Desde el año 1988 hasta hoy sólo se han realizado cuatro actuaciones en materias de inversión (la última, en 2007), todas ellas con importes limitados, y han ido encaminadas a subsanar las carencias más urgentes en cada momento.

María Merello entiende que "esta situación es especialmente gravosa si, a las inversiones que se le deben a la depuradora, se suman las cantidades que la Junta percibe anualmente en concepto de canon que se le cobra a todos los ciudadanos en su recibo del agua".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios