Desescalada del turismo tras el coronavirus en Cádiz Los hoteles Fuerte de Grazalema y Conil anuncian su reapertura para el 3 de julio

  • La cadena  Fuerte Group Hotels afirma que ha puesto en pie una serie de medidas de higiene y seguridad y que ha aumentado la flexibilidad en su política de reservas por si un rebrote del coronavirus generara nuevas restricciones en la movilidad

Vista del hotel Fuerte de Grazalema

Vista del hotel Fuerte de Grazalema

Después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciara el sábado pasado que España reanudará en julio "la entrada de turismo extranjero en condiciones de seguridad”, las cadenas hoteleras con presencia en la provincia empiezan a anunciar sus reaperturas al público.

Una de las primeras ha sido la cadena andaluza Fuerte Group Hotels, que cuenta con hoteles en Grazalema y en Conil, además de otros establecimientos repartidos por la geografía andaluza como son el Fuerte Marbella y el Fuerte El Rompido, en Huelva.

La cadena hotelera ha decidido que "tras la evolución positiva que parece estar teniendo la desescalada", y la cercanía del inicio de la llamada nueva normalidad, con la que se acabarán las restricciones a la movilidad dentro de España, la cadena andaluza Fuerte Group Hotels, con más de 60 años de historia,  ha decidido reabrir los citados hoteles el 3 de julio.

Se da la circunstancia de que, según indica, la propia cadena en una nota, todos sus hoteles de Andalucía  suelen tener en temporada alta (julio y agosto) más de un 50% de clientela española, de manera que esperan que este porcentaje aumente incluso este año, en el que buena parte de los españoles han optado por pasar sus vacaciones dentro de las fronteras españolas.

Desde la propia cadena andaluza de hoteles indican que ya han puesto en pie una serie de medidas de higiene y seguridad que aplicarán "para garantizar el bienestar y seguridad de sus empleados y huéspedes". Y unido a la repartura  Fuerte Group Hotels afirma que irán recuperando a sus respectivas plantillas de los Ertes en función de cómo vayan aumentando las ocupaciones. Para animar las ventas, y proteger a los clientes frente a los imprevistos que la pandemia pueda generar, Fuerte Group Hotels indica que ha reforzado la flexibilidad de su política de reservas, facilitando al máximo la modificación de las mismas en el caso de que la evolución del coronavirus llegara a generar nuevas restricciones en la movilidad.

Además, esta cadena de hoteles, que no será la única que estos días anunciará la reapertura de sus centros, habla también de que la posible prolongación de su temporada hotelera hasta el otoño dependerá igualmente del restablecimiento de las conexiones aéreas con el extranjero y de "cómo se pueda activar la demanda internacional", que es la que suele visitar dichos establecimientos tras el verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios