manuel cabello. responsable de coordinadora para andalucía, ceuta y melilla

"Defenderemos nuestros puestos con todas las medidas legales posibles"

Manuel Cabello, en Algeciras. Manuel Cabello, en Algeciras.

Manuel Cabello, en Algeciras. / erasmo fenoy

-¿de nuevo en la casilla de salida?

-El nuevo escenario para nosotros no es nuevo, llevamos negociando con las empresas por orden de Ana Pastor dos años. Estábamos a punto de alcanzar un acuerdo cuando el ministro irrumpió. Nosotros vamos a seguir, creemos que no será difícil llegar a acuerdos con las empresas. Si el decreto ley nos permite que esa negociación esté dentro del ámbito de la negociación colectiva y se nos garantizan las cuestiones que pedimos no tenemos ningún problema. De todas formas, si al final el decreto o la negociación que llevemos nos devuelven al mismo punto de partida volveremos a la huelga porque vamos a defender nuestros puestos de trabajo con todas las medidas legales que podamos: huelga, acciones colectivas y si hace falta ir a los tribunales, iremos. Hay muchos errores legales en el decreto que se ha planteado.

-¿Entonces aceptarían el decreto actual?

-Nosotros estamos dispuestos a negociar el tiempo que haga falta. Ahora, si el ministro lleva el decreto ley a aprobación sin tener un acuerdo que nos garantice lo que pedimos eso sería el detonante de una huelga. Vamos a acordar lo que haga falta siempre que se nos dé continuidad en el empleo.

-En los últimos días las empresas han denunciado coacción y actos vandálicos.

-Eso es lo que los medios han querido transmitir a la sociedad. Lo de los coches en Barcelona puede ser algo fortuito. Una máquina que salió ardiendo no la llevaba un estibador y fue un incendio fortuito. En cuanto a si hay coacción o huelga encubierta, nosotros vamos a la producción y hay veces que llevamos la seguridad al límite para alcanzar esa producción, porque nos va a todos bien que eso sea así. Cuando el ministro presenta lo que quiere hacer nosotros explicamos a los compañeros que en tres años estamos despedidos. La gente, pues no se quiere jugar la vida. Aflojan su apuesta diaria de forzar incluso la seguridad para que la producción salga adelante. Y eso lo podemos comprobar, las producciones de estas semanas están dentro de la normalidad.

-Eso es una huelga de celo.

-No, es extremar las medidas de seguridad, porque voy a perder mi empleo, no voy a perder también la vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios