DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Provincia de Cádiz

Conil no sabe qué hacer con la 'movida'

  • El Ayuntamiento cerró las carpas de Los Bateles pero no ha acometido el plan que prometió para trasladar la zona de ocio a las afueras · Vecinos se movilizan ante la idea de abrir una gran discoteca en Las Ánimas

Más de 2.500 conileños abarrotaron el 14 de agosto del año pasado la plaza del Ayuntamiento para protestar contra la movida en el casco antiguo y sus efectos, fuera de control: ruido, suciedad y episodios de vandalismo. El alcalde del municipio, Antonio Roldán (IU), se comprometió a eliminar las carpas nocturnas de la playa de Los Bateles, punto de reunión de miles de jóvenes a diario, y a trasladar la zona de ocio y de botellón a las afueras del pueblo. Pero de los dos compromisos, sólo ha cumplido el primero. Cuando falta poco más de un mes para que Conil quintuplique su población a base de veraneantes, el Ayuntamiento no sabe qué va a hacer con una movida inevitable.

La primera solución sobre la mesa ha sido trasladar la instalación de Los Bateles a la zona de Las Ánimas, en las inmediaciones de la ronda norte. Sin embargo, la iniciativa de la empresa Carpas Keops, la misma concesionaria del espacio de ocio de Los Bateles, ha provocado la inquietud y el rechazo de los vecinos. En apenas unas semanas, se han agrupado en una plataforma y han remitido más de un millar de firmas al Ayuntamiento.

El único concejal del Partido Andalucista (PA) en el Consistorio, Manuel Zara, se ha sumado a las protestas: "La normativa urbanística no reconoce que aquélla sea una zona de esparcimiento. Es un espacio urbano, hotelero, de aparcamiento y oficinas; no se recoge que allí se pueda construir una macrodiscoteca. Se convertirá en un problema grave", razona.

El alcalde de Conil ha reaccionado ante la reclamación de los vecinos y sostiene que su "intención" es que la discoteca no se abra, aunque no cierra la puerta a esta posibilidad. "La ley dice una cosa y la empresa podría conseguir la licencia para esta actividad si la zona lo permite", argumenta Roldán, sin aclarar más.

En paralelo a la polémica, y con meses de retraso, el Ayuntamiento conileño ha organizado un concurso público para la creación de un recinto de ocio alternativo a las afueras del pueblo. Hace un mes se abrieron las plicas de las dos ofertas presentadas para acometer este plan, una en las proximidades del polígono La Zorrera, en la entrada desde la circunvalación, y otra en la salida hacia El Palmar, al lado de la depuradora, en un espacio situado frente al paraje de Castilnovo, según la información aportada por el PA.

El alcalde admite que estas posibilidades no podrán convertirse en realidad este verano. "Es más que difícil, no hay tiempo". Con un mes por delante, habrá que buscar una solución provisional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios