Sociedad

Boda de Ainhoa Arteta y Matías Urrea en El Puerto: un enlace mágico y con rostros conocidos

  • La soprano se ha dado el sí quiero con Matías Urrea, capitán de corbeta, en el Castillo de San Marcos de El Puerto de Santa María

  • Eugenia Martínez de Irujo, Carmen Lomana, Fiona Ferrer o Susana Díaz han sido algunas de las invitadas

La cantante Ainhoa Arteta saluda a su llegada al Castillo de San Marcos. / FITO CARRETO

Comentarios 0

Esta domingo, noche de San Juan, se vive y celebra una de las veladas más mágicas del año. Doblemente maravilloso y especial será este 23 de junio para la cantante Ainhoa Arteta y Matías Urrea, quienes ya son marido y mujer. Las mejores imágenes de la celebración

El enlace, que ha tenido lugar este domingo por la tarde, se ha celebrado en el Castillo de San Marcos, en El Puerto de Santa María. En términos generales ha sido una boda muy elegante y con mucho gusto, donde las medidas de seguridad han sido bastante fuertes. Sin ir más lejos, los invitados (entre los que se encontraban Carmen Lomana y la expresidenta de La Junta, Susana Díaz) debían entregar sus teléfonos móviles a la entrada de la ceremonia para así evitar que se filtrara alguna de las imágenes del enlace (cuya exclusividad estaba cedida totalmente a la revista Hola). Esto quiere decir que sólo hemos podido ver de las puertas del Castillo para fuera. 

¿ Y qué hacen una vasca y un murciano casándose en Cádiz? En este sentido hay que aclarar que, según han asegurado los novios en varias ocasiones, este lugar es muy especial para ellos. Y en el caso de Matías Urrea, capitán de corberta, la relación es más que indudable ya que durante muchos ha ejercido como responsable de comunicación en la Base Militar de Rota. 

La tarde comenzaba poco antes de las 19:00 horas, cuando llegaron los primeros invitados. En concreto, según aseguraron muchos de ellos, las instrucciones exactas pasaban por que debían estar en la entrada principal del Castillo antes de las 19:30 horas. Sin embargo, durante un momento, existió cierto desconcierto ya que dicha entrada se encontraba totalmente cerrada a cal y canto. Nadie entendía nada (ni los fotógrafos ni los que iban a la fiesta) y, mientras intentaban averiguar cuál era la entrada, más de uno y de una se pegaron sus paseillos. ¡Con el trabajo que cuesta andar en tacones por los pedrolos gordos que hay en esa plaza! Finalmente se supo que se había optado por no abrir las puertas para así conseguir que tanto la novia como el novio estuvieran arropados a su llegada. 

Así, hasta que llegaron los novios, en la Plaza Alfonso X El Sabio se ha vivido casi hora y media de ambiente, donde también se han visto caras tan conocidas como Paloma Segrelles, el tenor jerezano Ismael Jordi, la actriz Antonia San Juan, Fiona Ferrer, Pedro Trapote, Eugenia Martínez de Irujo, Carola Baleztena y la expresidenta de La Junta, Susana Díaz. También se han echado en falta otras caras que sí estuvieron ayer sábado por la noche en la preboda, como Paula Prendes, Boris Izaguirre o Ana Rosa Quintana. No obtante, la pareja también estuvo acompañada por otros muchos amigos y familiares como su hija Sarah Croft (fruto de su relación con el barítono Dwayne Croft), su padre José Ramón Arteta, Stefaan De Clerck, Stefano Sannino (embajador de Italia) y los compañeros militares de Matías. 

En cuanto a los estilismos, ha sido una boda sencilla. Ya se sabe: menos siempre es más. Mientras que ellos han optado por la media etiqueta (traje de chaqueta), el dress code ha sido un poco más relajado para ellas: vestidos largos, monos, tocados, tirantas, faldas de gasa, moños de bailarinas... La mejor sin duda Carmen Lomana, con un vestido rojo de encaje con mangas abullonadas que ha complementado con mantón bordado en color beige y un bolso también en rojo compuesto por varias flores. En cuanto a la novia, que iba super elegante, fina y adecuada, apareció en un coche de caballos de la Yeguada del Hierro del Bocado tirado por cuatro caballos con un vestido en tono beige de su amiga, Isabel Zapardiel, que ha combinado (según Vanitatis) con la sortija con la que Matías le pidió matrimonio en la Plaza Roja de Moscú y con otras joyas propias de la firma bilbaína Pradera. En cuanto a Sarah Croft, su hija, la joven también iba espectácular (aunque un poco encorsetada) con un vestido largo en tono nude (también de la diseñadora Isabel Zapardiel). En cuanto a Matías Urrea y sus compañeros militares fueron los que pusieron el toque más formal con el uniforme militar de gala. Todo muy al estilo Oficial y Caballero.

Tanto la ceremonia como la fiesta posterior serán dentro de El Castillo. El banquete ha sido ofrecido por Ángel León y su tripulación de Aponiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios