Provincia de Cádiz

Asalta un cuartel de la Guardia Civil y sustrae una moto incautada

  • Los hechos sucedieron en Puerto Serrano y los agentes detuvieron al presunto asaltante, que ha sido enviado a un centro psiquiátrico

Un agente de la Guardia Civil vigilando uno de los barrios de Puerto Serrano. Un agente de la Guardia Civil vigilando uno de los barrios de Puerto Serrano.

Un agente de la Guardia Civil vigilando uno de los barrios de Puerto Serrano. / joaquín pino

Que roben una moto no es una noticia fuera de lo común. De hecho, cada día se sustraen decenas en toda la provincia. Pero que roben una moto de un cuartel de la Guardia Civil tras reventar una puerta sí que es cuando menos llamativo. Esto es lo que ocurrió la madrugada del pasado miércoles en Puerto Serrano, uno de los pueblos que -por desgracia- ha sido protagonista de algunos episodios de la crónica negra de la provincia. La moto, de cross en este caso, había sido incautada por los agentes de la Benemérita después de comprobar que no cumplía con la legalidad, ya que tenía el número de bastidor borrado, lo que hacía suponer que su procedencia era ilícita. Además, la Guardia Civil considera que el usuario de la motocicleta supuestamente se dedica al trapicheo de droga por Puerto Serrano y otros pueblos de los alrededores, para lo que utilizaría un vehículo preparado para moverse por terrenos rurales.

Sea como fuere, la moto fue inmovilizada por los agentes y llevada al cuartel de la Guardia Civil de Puerto Serrano. En la madrugada del miércoles, sobre las dos de la mañana, esta persona, acompañada de otro vecino del pueblo, acudió al cuartel y el segundo de ellos reventó la puerta de la casa cuartel, en el que esa noche no se encontraba ningún guardia, actuando con total impunidad, ya que la instalación carece de cámaras de vigilancia.

Una vez que los agentes destinados en el pueblo comprobaron que se habían llevado un vehículo incautado, que habían entrado en sus propias dependencias, cometiendo un acto impropio en una instalación de los cuerpos de seguridad del Estado -que, no hay que olvidarlo, se encuentra en alerta 4 antiterrorista- iniciaron una búsqueda rápida de pistas para descubrir a los autores de un acto sin precedentes en el pueblo.

Finalmente, el pasado fin de semana pudo ser detenido el presunto asaltante del cuartel, que es un joven también conocido en el pueblo y bastante conflictivo.

Tras pasar a disposición judicial en la mañana del pasado domingo, el juez decretó su ingreso en un centro psiquiátrico de Jerez de la Frontera.

Con este hecho se pone de manifiesto como la crisis económica está perjudicando a cuerpos como la Guardia Civil, en cuyos cuarteles hay noches en los que no duerme nadie, o la Policía Nacional. Este déficit de efectivos provoca que se sucedan hechos insólitos como que una persona se atreva a romper una puerta de una instalación oficial para hacerse con una moto. Afortunadamente la eficiencia de los agentes del Instituto Armado permitió recuperar el vehículo y detener al culpable, pero el hecho es de lo más llamativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios