Janda

Una alegría al fin para Barbate

  • El Gobierno central da el primer paso para construir, más de una década después de lo prometido, la nueva depuradora que tratará las aguas residuales de todo el municipio barbateño

Imagen de archivo de dos trabajadores de Aqualia limpiando en la depuradora de Barbate la fosa a la que llegan los residuos de Zahara de los Atunes. Imagen de archivo de dos trabajadores de Aqualia limpiando en la depuradora de Barbate la fosa a la que llegan los residuos de Zahara de los Atunes.

Imagen de archivo de dos trabajadores de Aqualia limpiando en la depuradora de Barbate la fosa a la que llegan los residuos de Zahara de los Atunes. / fito carreto

Aún queda tiempo por delante para que sea realidad, pongamos unos cinco años siendo optimistas, pero el municipio de Barbate ya ve más cerca que nunca el sueño de contar con una depuradora deverdad que evite los actuales vertidos al océano Atlántico.

De momento, la sociedad barbateña se llevó ayer, al fin, una alegría. Y es que el Gobierno central anunciaba que el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha iniciado ya los trámites para la licitación de la redacción del proyecto y estudio de impacto ambiental de los colectores, la estación de bombeo y la nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) para Barbate y Zahara de los Atunes. Este primer trámite aparecía publicado ayer mismo en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) al tratarse de una iniciativa medioambiental que será costeada con fondos europeos.

De todas las depuradoras que están aún pendientes de construir en la provincia de Cádiz, ésta es sin duda la más prioritaria, ya que la actual EDAR de Barbate, construida por la Junta de Andalucía y que entró en funcionamiento en el año 2000, apenas realiza un tratamiento primario de los residuos de todo el municipio, cuyo resultado es vertido luego al mar. Ello se realiza entre octubre y mayo a través de un desagüe en el río Barbate que desemboca en la playa barbateña de El Carmen, mientras que en verano, de junio a septiembre, esos vertidos se derivan a una conducción submarina habilitada desde hace pocos años a mitad de camino entre Barbate y Zahara de los Atunes y que tantas quejas despierta en este núcleo zahareño por sus supuestos malos olores cada vez sopla viento de poniente.

Hay que recordar que el proyecto de construcción de una nueva depuradora para Barbate y Zahara de los Atunes no es nada nuevo. El ex alcalde socialista Rafael Quirós ya anunció esta actuación hace más de una década. Incluso, la Junta de Andalucía invirtió 300.000 euros en elaborar el proyecto de esta actuación que posteriormente sería declarada de interés general del Estado. Y el Ayuntamiento, por su parte, aprobó en pleno ceder una finca municipal en la zona del Bujar -en la trasera de Montenmedio- para construir allí la nueva depuradora.

Esas obras , sin embargo, jamás se ejecutaron, y ahora, cuando el proyecto se reactiva, todo está en el aire, incluyendo la ubicación definitiva de estas nuevas instalaciones. Y es que la opción del Bujar parece ir difuminándose ante el riesgo de que pueda perjudicar a la cercana laguna de La Janda, mientras que gana enteros la posibilidad de que se termine levantando en las inmediaciones de donde se vierte actualmente en verano a través de la referida conducción submarina, en la zona del Botero. Ello, sin embargo, precisaría de un acuerdo previo con el Ministerio de Defensa para que cediera parte del suelo militar del Retín.

En cualquier caso, lo que ha hecho ahora el Gobierno de España es iniciar los trámites para licitar la redacción de este proyecto, un trámite que cuenta con un presupuesto de 600.000 euros y un plazo de ejecución de 12 meses.

Según anunciaba ayer el propio ministerio que dirige Isabel García Tejerina, el objetivo de los trabajos es la construcción de una nueva EDAR y un sistema de colectores que permita la agrupación de los vertidos provenientes de Barbate y de Zahara de los Atunes, "dos localidades incursas en un procedimiento de infracción por incumplimiento de la Directiva 91/271/CEE sobre el tratamiento de aguas residuales urbanas". No en vano, la actual depuradora del municipio barbateño suma 30 años vertiendo al océano Atlántico sin contar con permiso alguno, según reconoció meses atrás la propia Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Por otro parte, los trabajos de esta nueva EDAR están incluidos en el protocolo suscrito entre el Gobierno de España y la Junta por el que se definen las actuaciones a acometer por ambas administración para asegurar el cumplimiento de la citada Directiva.

La actuaciones a ejecutar estarán cofinanciadas por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Fondos FEDER) del periodo 2014-2020 en el ámbito del objetivo temático 6, que es el destinado a apoyar económicamente aquellas actuaciones que tengan como objetivo proteger el medio ambiente y promover la eficiencia de los recursos.

Igualmente este proyecto se enmarca en el Plan de Medidas para el Crecimiento, la Competitividad y la Eficiencia (Plan CRECE) que está ejecutando el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para mejorar la calidad de las aguas que llegan a los ríos.

Una vez que en 2019 esté redactado el proyecto de la nueva depuradora faltaría aún elaborar el necesario estudio de impacto medioambiental antes de abrir el proceso de adjudicación de la obra. Todo ello durará varios años más y eso sin olvidar que la construcción de una depuradora de estas condiciones es una tarea muy compleja y costosa. Hasta ahora siempre se había hablado de que esta actuación costaría unos 18 millones de euros, aunque esa cifra posiblemente variará si las nuevas instalaciones terminan cambiando de ubicación.

Lo que sí es seguro es que la futura depuradora será gestionada también por la empresa Aqualia, que desde 2012 y por un periodo de 25 años tiene adjudicado el servicio municipal de tratamiento del ciclo integral del agua en Barbate.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios