Janda

La alcaldesa de Zahara dice que el olor es nauseabundo y la Junta, que no hay nada ilegal

  • Medio Ambiente detecta "una pequeña carga de materia orgánica" en el agua subterránea que la obra extrae y desvía al río

Una de las zanjas de desagüe de la obra al río, en un foto tomada el pasado lunes por la tarde.

Una de las zanjas de desagüe de la obra al río, en un foto tomada el pasado lunes por la tarde. / d.C.

La alcaldesa de Zahara de los Atunes -presidenta de la Entidad Autónoma Local (ELA)-, María Isabel Romero, explicó ayer que en el pueblo hay un olor "nauseabundo" que no es nada agradable y que no sabe si tiene que ver con la obra de la urbanización o no, pero que cada vez que desde allí han reanudado la evacuación de agua al río Cachón, han vuelto los malos olores.

Romero dijo que ese problema es el que ha sacado a la calle a los vecinos que anteayer participaron en una manifestación de protesta convocada por la ELA. "El mal olor", señaló, "no sólo se mantiene en la zona de la que parece que proviene sino que está en todas las calles".

La alcaldesa comentó que el agua estancada del Cachón huele cuando se mueve huele los primeros días pero que ya van varios días en que la obra de la urbanización vierte agua al río y el olor persiste. "Entiendo, pues, que lo que trae el mal olor es el agua que están echando al río, no la que hay en el río. El río no ha olido así nunca".

La obra de la urbanización está extrayendo agua del nivel freático y desviándola al río Cachón. Cuenta para ello con autorización de la Junta de Andalucía a través de la Delegación Territorial de Medio Ambiente. Ese permiso le fue concedido a la constructora para evacuar agua limpia y condicionado a la realización de analíticas periódicas.

La Junta explicó ayer a este periódico que no hay nada ilegal y ajeno a lo autorizado en la actividad que está desarrollando la empresa aunque en los últimos análisis del agua que la obra vierte al Cachón revelan que hay "una pequeña carga de materia orgánica". Medio Ambiente está, señaló la Junta, investigando de dónde viene esa "mínima" carga detectada.

La constructora no está añadiendo nada al agua subterránea que extrae y desvía al río Cachón, precisó la Junta. Añadió que la empresa está realizando analíticas del agua y que, además, agentes de Medio Ambiente toman muestras periodicamente.

El problema principal, considera la Junta, es el de los malos olores. Pero no estima que se esté produciendo un problema medioambiental grave.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios