La crisis catalana

El sececionismo llevará a la mesa bilateral la autodeterminación

  • Torra amenaza con un adelanto electoral si lo inhabilitan en sentencia firme

  • El PP se querellará contra el ex 'president' y Torrent

Aragonès y Torra (izquierda), con el ex 'conseller' Comín por videoconferencia, en la reunión de ayer para preparar las propuestas secesionistas al Gobierno. Aragonès y Torra (izquierda), con el ex 'conseller' Comín por videoconferencia, en la reunión de ayer para preparar las propuestas secesionistas al Gobierno.

Aragonès y Torra (izquierda), con el ex 'conseller' Comín por videoconferencia, en la reunión de ayer para preparar las propuestas secesionistas al Gobierno. / Toni Albir / efe

La portavoz del Govern, Meritxell Budó, celebró el "consenso" sobre el ejercicio del derecho a la autodeterminación y el "fin de la represión" expresado en la mesa de partidos y entidades independentistas, por lo que aseguró que éstos serán los puntos de partida que defenderá el Ejecutivo catalán en la mesa de negociación bilateral entre gobiernos.

El Govern mantuvo una reunión con partidos y entidades independentistas en la Generalitat para definir el posicionamiento que el president, Quim Torra, defenderá en esa mesa de negociación. "Torra ha recibido todo el apoyo para trasladar estas propuestas -el derecho a la autodeterminación y el fin de la represión- en su próximo encuentro con el presidente Sánchez, donde también se deberán abordar las condiciones y garantías para que la mesa de negociación se pueda llevar a cabo", expresó.

JxCat exige que sea reconocido Puigdemont como interlocutor en la mesa

La cumbre independentista, celebrada en el Palau de la Generalitat y que duró cerca de dos horas, fue convocada por Torra para perfilar, de manera consensuada, la posición del Govern de cara a la apertura de negociaciones.

La diputada de JxCat en el Parlament Elsa Artadi pidió que la mesa de diálogo debe partir del reconocimiento del ex presidente Carles Puigdemont como interlocutor y exigió que se fijen las "garantías" de cumplimiento de lo que se salga de esta negociación en la reunión de Sánchez y Torra.

Asimismo, el jefe del Ejecutivo catalán sostuvo que si una sentencia firme del Tribunal Supremo lo inhabilita como president y el Parlament acata esa sentencia, "habría elecciones", aunque defendió que esperará a que la Cámara se pronuncie al respecto. "Si el Parlament llegase a ese momento de desautorizarme, seguramente estaríamos unos meses en funciones y habría elecciones", explicó.

Pese a que la ley de Presidencia de la Generalitat establece que el presidente del Parlament debe proponer a un nuevo presidente del Ejecutivo en 10 días en caso de condena penal firme que conlleve la inhabilitación para cargos públicos, Torra subrayó que exigiría el pronunciamiento de la Cámara sobre su cese.

En este sentido, el PP presentará una querella contra el presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, y contra la Mesa por "desobedecer" la decisión de la Junta Electoral Central de inhabilitar a Torra como diputado. También se querellará contra el president por "usurpación de funciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios