Resultado de las elecciones autonómicas en Valencia Ximo Puig impide que Valencia repita el modelo andaluz

  • El ascenso del PSOE compensa la caída de Compromís y Podemos

  • El bloque de la derecha no suma por el descalabro del PP

Ximo Puig durante la votación Ximo Puig durante la votación

Ximo Puig durante la votación / Efe

Puede que sea oportunismo, pero no está de más decir que Ximo Puig acertó al hacer coincidir las autonómicas (en este caso las valencianas) con las generales (nadie sabe qué hubiera pasado en un caso similar en Andalucía). Es un hecho indiscutible: el PSOE arrebata la condición de partido con más votos al PP, que, recordemos, había hecho de esta comunidad su feudo tras obtener 54 y 55 escaños de 99 en 2007 y 2011, respectivamente. La corrupción y la crisis llevaron a que en 2015 perdiera casi 20 escaños, al pasar a 31, pero siguió siendo la primera fuerza. Eso sí, el pacto de Gobierno de PSOE y Compromís, con el apoyo de Podemos, le arrebató el poder y cuatro años después vuelve a perder otros 11 escaños, hasta 20.

Los socialistas de Ximo Puig ganan, sin embargo, cuatro escaños, de 23 a 27. Aunque quedan lejos de los 38 que llegaron a tener hace doce años, son primeros en un parlamento con más actores, y, lo más importante, están en disposición de repetir el Gobierno con el mismo esquema de los últimos cuatro años.

Efectivamente, al cierre de esta edición el bloque del pacto de legislatura sumaba 51 escaños, algo por encima de la mayoría absoluta. Eso sí, la correlación de fuerzas es algo diferente: el PSOE sale fortalecido y Compromís, el partido de Mónica Oltra, retrocede cuatro escaños y sale teóricamente debilitado, aunque en la práctica su concurso será fundamental para que se repita el mismo Gobierno. Como también lo será, para servir de soporte, Unidas Podemos, que también da pasos atrás y de forma importante. Pasa de 13 a 8.

La irrupción de Vox en las Cortes, con diez escaños y el 10% de los votos, y el fuerte ascenso de Ciudadanos, que, liderado por Toni Cantó, pasa de 13 a 18 escaños y le pisa los talones al PP, no es suficiente para repetir el modelo andaluz en la Comunidad Valenciana. El bloque de derechas sumaba 48 escaños frente a los 51 de PSOE, Compromís y Unidas Podemos. La entrada de Vox en el Parlamento sólo aporta tres escaños más que en 2016 a los tres partidos.

En las elecciones al Congreso, la tendencia es similar, pero con una diferencia: Compromís apena obtiene un escaño, cuando en conjunción con Podemos había logrado 9 en 2016. El PSOE gana al pasar de 6 a 10, el PP se desploma (de 13 a 7) y Ciudadanos gana uno, de cinco a seis. Vox entra con tres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios