El Puerto

PP y PA dejan el 49% de la empresa de aguas Apemsa en manos privadas

  • Los grupos de la oposición salieron del pleno antes de tiempo para no tener que votar la propuesta Damián Bornes y Antonio Jesús Ruiz recibieron los mayores ataques en el pleno

Comentarios 71

La decisión del equipo de gobierno del Ayuntamiento de El Puerto -formado por Partido Popular y Partido Andalucista- de privatizar casi la mitad de la empresa de aguas, Apemsa, durante un periodo de 25 años, se materializó ayer con la celebración de un pleno municipal extraordinario que según la oposición municipal había sido convocado "con nocturnidad y alevosía", ya que dio comienzo a las ocho y media de la mañana.

Para evitar posibles incidentes a la entrada del Ayuntamiento, los integrantes del gobierno local accedieron al edificio con anterioridad, pasando al salón de plenos a través del acceso existente desde los despachos.

La sesión comenzaba con el público entrando a cuentagotas y algunos concejales como los de Izquierda Unida iban ataviados con las camisetas azules de la plataforma 'Apemsa no se vende'.

El primero en tomar la palabra fue el ecologista Juan Clavero, una de las personas contra la que se ha querellado la cúpula de Apemsa por presuntas injurias y calumnias. Clavero recordó a los concejales de PP y PA que ellos apenas representan al 30% de los ciudadanos portuenses y les acusó de estar defraudando incluso a su propio electorado. "No nos van a callar", aseguró, y acusó a populares y andalucistas de estar "al servicio de Aqualia". Incluso llegó a preguntar al alcalde, Alfonso Candón, si le debe tanto a Aqualia "como para suicidarse políticamente" con esta operación. "Está defraudando a los portuenses y a sus votantes", le aseguró.

Otra de las ciudadanas que ha sido denunciada por dirigentes de Apemsa, Rosa Ventura, recordó la trayectoria de la plataforma en los dos últimos años y medio y acusó al alcalde de hacer oídos sordos al clamor de miles de portuenses. "están vendiendo la mitad de un patrimonio que nos pertenece. Estáis imponiendo una decisión por la fuerza que os da el poder, pero no nos vais a convencer. No creéis en la participación ni en la propiedad pública de los bienes vitales", espetó a los ediles de PP y PA. Para concluir, recordó a Candón que va a pasar a la historia "como el alcalde que privatizó el agua. Un terrible recuerdo durante 25 años, casi dos generaciones", dijo.

Durante toda la sesión fueron constantes los gritos de protesta e incluso algunos insultos que fueron dirigidos sobre todo a dos personas: Damián Bornes, primer teniente de alcalde y presidente de Apemsa, y Antonio Jesús Ruiz, el portavoz andalucista que si en el anterior mandato se había opuesto a la privatización del agua, ahora la ha apoyado y la ha hecho posible. Fue quizás Ruiz el que despertó las mayores iras del público presente, ya que su discurso, lejos de evitar la confrontación, pretendió justamente lo contrario.

Llegó el turno de intervenciones de los distintos grupos y procedieron a ello los portavoces con distinta suerte. En su primera intervención Damián Bornes, muy nervioso, prácticamente no pudo ni hablar porque el público no le dejaba. Intentó aportar algunos datos sobre la operación pero fue misión casi imposible. El alcalde trataba de poner orden y lo conseguía con relativo éxito, evitando caer en el recurso fácil del desalojo del salón de plenos al que tan proclive era su antecesor, Enrique Moresco.

Silvia Gómez, por parte de Ciudadanos Portuenses, lamentó estar siendo "actores secundarios de un guión que ya estaba escrito" y dijo que "el hechizo que supuso la llegada de Candón se ha roto. Nos hizo creer a todos que esto cambiaría y no ha sido así. Hoy no nos sentimos orgullosos del alcalde", dijo.

El portavoz de Izquierda Unida, Antonio Fernández, calificó de "dictatorial" el gobierno de PP y PA y les acusó también de estar velando más por los intereses de Aqualia que por los de los ciudadanos. "Es una decisión sin consenso político ni social", recordó, y lamentó que se estén "tirando a la basura 30 años de una empresa como Apemsa". En cuanto al líder andalucista, le acusó de estar traicionando la memoria de andalucistas como Blandino, concejal que impulsó la creación de la empresa.

Por su parte el portavoz del PSOE, David de la Encina, responsabilizó directamente a Candón y a Ruiz Aguilar del "atropello que se está cometiendo" y dijo que el alcalde "debe estar recibiendo muchas presiones. Está traicionando a los ciudadanos para poder aferrarse al sillón", sentenció.

Entre constantes gritos de consignas le tocó el turno al portavoz andalucista, quien mantuvo un agrio enfrentamiento tanto con el público como con los portavoces de la oposición. "El precio del agua no se sube", decía mientras le replicaban desde el público que "tu palabra no vale nada". Tras tratar de poner el foco en los incumplimientos de la Junta, quedaba escenificado el divorcio entre el representante del PA y el público que llenaba el salón de plenos. "¿Por qué no cierras Suvipuerto", le espetaban.

El alcalde, por su parte, se dirigió a los presentes al final de las intervenciones asegurando estar convencido de hacer "lo correcto". Recordó que ha sido un proceso marcado por directrices técnicas y que se han barajado antes todas las alternativas posibles. "Estaré vigilante", aseguró, para añadir que "si los portuenses nos tienen que echar en las urnas, que nos echen. Por mucho que nos acosen, vamos a seguir trabajando", aseguró.

Los concejales de los tres grupos de la oposición municipal se marcharon minutos antes de la votación porque como dijeron "no queremos ser cómplices de este atropello".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios