Elecciones municipales en Chiclana El peso de los impuestos

  • El PSOE seguirá la misma senda en cuanto a recaudación “tras la bajada temeraria del PP del IBI que puso en riesgo al Ayuntamiento”

  • El PP promete la bajada de los tributos al asegurar que la ciudadanía “no puede soportar la presión fiscal” de los socialistas

Imagen del Ayuntamiento donde se deciden las políticas de recaudación de los impuestos municipales Imagen del Ayuntamiento donde se deciden las políticas de recaudación de los impuestos municipales

Imagen del Ayuntamiento donde se deciden las políticas de recaudación de los impuestos municipales / Sonia Ramos (Chiclana)

Los impuestos han sido motivo de controversia durante estos últimos años por parte de los partidos que conforman la Corporación municipal. Por un lado, algunas candidaturas se inclinan por rebajar los tributos municipales, por otro lado se apuesta por una reestructuración de los pagos o por mantener la misma línea de recaudación municipal.

Esto último es lo que opinan desde la candidatura del PSOE al referir que en 2015, “tras la bajada temeraria del IBI por parte del anterior Gobierno del PP, nos encontramos un Ayuntamiento en riesgo financiero, con deudas millonarias a proveedores y entidades bancarias y en una situación que impedía que pudiera llevar a cabo inversiones en la ciudad, con el objetivo de mejorar los servicios y la calidad de vida de nuestros vecinos”. Así, desde el PSOE tienen claro que, para tener los mejores servicios públicos “es imprescindible que el Ayuntamiento pueda tener ingresos”, añadiendo que “somos conscientes de que en esta campaña electoral llegarán promesas de bajada de impuestos por parte de otras formaciones políticas, sin embargo debemos tener claro que la situación económica del Ayuntamiento, que actualmente se ha normalizado, llegó a ser prácticamente insostenible hace cuatro años, por lo que es importante trabajar con responsabilidad y ser conscientes de que una bajada frívola de impuestos como hizo el PP antes de las anteriores elecciones municipales tan solo lleva consigo un desequilibrio de las cuentas municipales y, por tanto, un riesgo para los servicios a la ciudadanía”. De este modo, los socialistas apuestan por continuar “con esta línea de equilibrio entre ingresos y servicios, una vez hemos logrado mejorar los datos de la maltrecha economía del Ayuntamiento y que heredamos en 2015. Así pues, mantendremos los ingresos como en estos últimos años con el fin de que podamos ofrecer los mejores servicios a la ciudadanía”.

Por contra, el Partido Popular es determinante en este asunto: “Vamos a bajar los impuestos”, asegura. La formación popular argumenta que ya demostraron entre 2011 y 2015 que es posible gestionar una ciudad como Chiclana bajando impuestos cada año. “Esto se consigue gestionando bien los recursos, no gastando en cosas superfluas como en luces y sillas para el despacho del alcalde, en la contratación de amigos y en fiestas”. Así, redunda en que en el último presupuesto del PSOE y José María Román “se recoge un aumento de 100.000 euros en Fiestas y de 100 euros en Fomento, la delegación que en teoría ha de trabajar por fomentar el empleo en Chiclana. El que suban los impuestos para este tipo de cosas es una muestra de lo que espera a la ciudad si no se propicia un cambio”. Los populares inciden que “para nosotros ya no es una cuestión política, sino que es por Chiclana. Las familias de Chiclana no pueden seguir soportando la presión fiscal actual. Se les ha subido el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), la basura, el agua y las tasas municipales”. De esta manera, promete que si el PP gobierna tras el 26 de mayo, “vamos a bajar los impuestos, porque tenemos claro que es más importante que el dinero esté en el bolsillo de las familias chiclaneras que en las arcas municipales. Si los chiclaneros tienen liquidez, comprarán en los comercios, podrán ir a los establecimientos hosteleros de Chiclana”, agregando que “no vamos a consentir que se sigan embargando las cuentas como está haciendo Román, que creó una auténtica oficina de embargos a los chiclaneros con su acuerdo recaudatorio con Diputación”. En este sentido, el PP señala que es sintomático que en la actualidad, “tras subir los impuestos y embargar a muchos chiclaneros, el Ayuntamiento de Chiclana tarde en pagar las facturas a sus proveedores mucho más de los 25 días en los que se pagaba en 2015 con el PP en la Alcaldía”.

Por su lado, Izquierda Unida cree que es necesaria una gran reestructuración del sistema tributario municipal y que el acceso a servicios deportivos o culturales, por ejemplo, debería ser mucho menos costoso. “No obstante, en este ámbito siempre hemos defendido que la cuestión no es cuánto abona el ciudadano en lo relativo a los impuestos y tasas, sino que la cantidad que se pague repercuta positivamente en la calidad de los servicios que presta el Ayuntamiento y que nuestros vecinos y vecinas sean conscientes y vean en su día a día que el dinero que sale de sus bolsillos está bien utilizado”. Para que esto sea una realidad, la formación izquierdista resalta que es clave “que exista la máxima transparencia, algo que lamentablemente brilla por su ausencia en nuestro Ayuntamiento”.

Por su lado, Ganemos Chiclana cree que es evidente que lo que hay que hacer con respecto a los impuestos en Chiclana “es lo que hemos hecho, por lo que entiendo que este asunto tendrá más incumbencia para los que están en la oposición que para los que estamos en gobierno”, señalan desde que esta formación que, como cabe reseñar, ha mantenido un pacto de gobierno con el PSOE. Según Ganemos, “hemos conseguido cuadrar el círculo en estos últimos años y por tanto debemos seguir como vamos, que vamos por la senda adecuada, líderes en creación de empleo, líderes en oferta, líderes en creación y atracción de empresas y líderes en producción económica.

En cuando a Podemos Chiclana su planteamiento es que” tiene que pagar más el que más tiene, así como que tenemos que asegurarnos de que esos impuestos se recaudan de manera justa”. De esta manera se compromete a actualizar “los valores catastrales a la realidad actual, así como a devolver el IBI cobrado de más de manera totalmente injusta. Además, queremos recuperar el cobro de los tributos municipales que actualmente están delegados en Diputación Provincial y se cobran de manera inhumana, sin tener en cuenta la realidad de cada persona y retirándolo de sus cuentas bancarias”.

Ya por último, la candidatura de Ciudadanos señala que en caso de gobernar o tener responsabilidad de gobierno en el Ayuntamiento de Chiclana, “contaremos con el preceptivo informe que dictamine una auditoria para evaluar la situación financiera actualizada del Ayuntamiento y de las empresas públicas dependientes de él, a partir de la cual nos ayude a desarrollar un paquete de medidas efectivas a medio y largo plazo, que pasando por una gestión altamente eficaz de los recursos disponibles, nos permitan abordar en el futuro un programa de adecuación de las tasas e impuestos municipales que alivien la presión fiscal al ciudadano”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios