Economía

Portland Valderrivas garantiza el futuro de su planta de Alcalá de Guadaíra

Manuel Parejo, Pedro carranza y Luis Miguel Martín Rubio esta mañana en Sevilla. Manuel Parejo, Pedro carranza y Luis Miguel Martín Rubio esta mañana en Sevilla.

Manuel Parejo, Pedro carranza y Luis Miguel Martín Rubio esta mañana en Sevilla. / M. G.

El CEO de Cementos Portland Valderrivas, Pedro Carranza, garantizó ayer el futuro de su única planta en suelo andaluz, la ubicada en Alcalá de Guadaíra, durante su intervención en el desayuno coloquio que organizó la Asociación de Directivos de Andalucía, Ceuta y Melilla (Adacem) en el Caixaforum Sevilla.

Carranza, quien estuvo acompañado por el presidente de Adacem, Luis Miguel Martín Rubio, y el director general de la Fundación Laboral Andaluza del Cemento y el Medio Ambiente (Flacema), Manuel Parejo, aseguró que "el futuro de la planta de Alcalá está garantizado porque es competitiva, eficiente y está ubicada en una zona que está creciendo por encima de la media como es Andalucía". Al respecto, Carranza sentenció: "Es una de nuestras mejores plantas y es una planta que está para quedarse".

El CO2 como problema y solución

El máximo directivo de Cementos Portland Valderrivas sólo situó una sombra sobre esta industria. "Hay que estar pendientes de cómo evoluciona la normativa sobre CO2". Carranza insistió en la injusticia que supone competir con mercados como el turco, en los que la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera sale completamente gratis, mientras que en la Unión Europea hay sumarle en torno a un 40% a los costes de producción. 

"Debería de haber un impuesto para aquellos países que producen cemento sin reducir el CO2 porque el CO2 se emite para todo el planeta", explicó Carranza.

Una situación de desequilibrio que afecta a toda la industria cementera andaluza, incluida a la planta de Alcalá, en la que trabajan unas 200 personas, tras los recortes sufridos durante la gran crisis de la construcción posterior al estallido de la burbuja inmobiliaria.

Por eso, Carranza pidió de nuevo a la administraciones que sean sensible con la industria y establezcan una normativa que les permita ser competitivos. "Lo sano es tener un índice industrial por encima del 20% de la economía y en Andalucía aún se está muy lejos de esa cifra".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios