Final del XL Concurso de Romanceros La risa como mejor terapia

  • 'Un mal día lo tiene cualquiera', de Francisco Javier Benítez y Javier Sánchez 'Monano', gana el certamen de romanceros

  • La función, de alto nivel, fue un claro ejemplo del gran momento que vive la modalidad

'Un mal día lo tiene cualquiera' logró el primer premio. 'Un mal día lo tiene cualquiera' logró el primer premio.

'Un mal día lo tiene cualquiera' logró el primer premio.

Había ganas de cartelón, había ganas de versos al estilo gaditano. Un Gran Teatro Falla hasta la bandera disfrutó de la XL edición del Concurso de Romanceros, que tuvo como ganador a 'Un mal día lo tiene cualquiera', de Francisco Javier Benítez y Javier Sánchez Monano, en una jornada que puso de manifiesto el gran momento que vive la modalidad. 

Antes de comenzar los alrededores del coliseo gaditano daban muestras de expectación y ya bajo la pintura de Felipe de Abárzuza el ambiente era el de las grandes citas, con un público entregado y también muchos disfraces adelantando la salida de la fiesta a la calle. Tras más de cuatro horas de gran espectáculo, a la 1.45 horas de la madrugada, el jurado presidido por Enrique Goberna dio a conocer también a golpe de rima los ganadores de la presente edición. La propuesta de Francisco Javier Benítez y Javier Sánchez fue la gran triunfadora de la noche, un auténtico pelotazo gracias a un repertorio sin desperdicio de principio a fin. Llevados por la ira en un día que comienza con la llamada de Voxdafone, la versión gaditana del Increíble Hulk levantó la carcajada con cada verso. El grupo de Whatsapp de padres, la cola del supermercado, la falta de aparcamiento o el nuevo parquímetro son algunas de las situaciones que les sacan de quicio en su genial desarrollo. "Yo sacaba buenas notas, aprobaba todo siempre… y este año va a quedarme parquímetro pa septiembre". Así, verdes por un tropiezo con la pintura del carril bici, sin palo ni cartelón tras destrozarlo a porrazos y apenas vestidos con una falda de Las Esclavas "ahora soy una mezcla de La Masa y William Wallace". Para ellos fue, con todo merecimiento, la mayor ovación de la noche. Su victoria era indiscutible.

En una sesión de gran nivel en la que pocos o ninguno desentonaron también rascó premio Antonio Beiro por 'La verdadera historia de Doña Cuaresma', segundo clasificado por la historia rimada que explica el origen de este clásico personaje gaditano. Una interpretación peculiar que sirvió a Beiro para subir al segundo escalón del podio. El tercer premio fue para el vencedor del Concurso de 2018, el sanluqueño Álvaro Ballén, con 'Nostradamus y sus visiones después de dos trocolones'. Su visión del futuro fue tan negra como su humor, dejando golpes de altura como que por culpa del terrorismo islámico "el Iphone 11S vendrá sin el modo avión". El desarrollo de la elaborada historia de 'Los Mágicos González' dio el cuarto premio a los hermanos Agustín y Pedro Barba. Su versión gaditana de Harry Potter y su lucha con Kichdemort fue uno de los momentos más brillantes de la noche. El quinto premio fue, finalmente, para 'Ni tan bella ni tan bestia', el romancero de Susana Ginesta y Abraham Andrade. Tercer premio en 2018 adaptando Titanic, en esta ocasión recurren a La bella y la bestia para presentar una versión muy gaditana y feminista del clásico de Disney. Por su parte, Manuel Sánchez Cerpa recibió el premio al mejor cartel por 'El que faltaba'. Y sin premio pero dejando también buenas sensaciones y muchas risas destacaron en esta final 'Scadi Movie' de Manuel Pereira y Kiko Butrón, 'Y yo con estos pelos' de Enrique de la Fuente y 'Los hombres del millonario' de Aida Santos y Mariki Fernández.

La de anoche fue también una jornada de homenajes, pues el tributo a Agustín González El Chimenea precedió el inicio de la competición, resaltando en una proyección la faceta como romancero del que fuera pregonero del Carnaval en el año 2000. Y antes del segundo bloque de la final sus propios compañeros, en colaboración con el Ayuntamiento y la asociación de romanceros, rindieron honores al Cuqui, inseparable pareja del Ketama y veterano del romance gaditano. Todos juntos sobre las tablas simbolizaron la unión de una modalidad capaz de llenar el Falla por segundo año consecutivo y de regalar más de cuatro horas de risas a golpe de cartelón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios