Cuarteto del Gago

Cuarteto Este año nos retiramos

Después de tres primeros premios consecutivos, el cuarteto de Gago, Moreno y Cossi tuvo que conformarse con ocupar el tercer escalón del podio en el COAC 2018, al que acudieron como 'Lo mismo nos vemos en Elcano que en clases de piano'. El grupo, que sufre la baja de Emilio Tello, sembró dudas sobre su continuidad en el Concurso, al que finalmente se presentará como 'Este año nos retiramos'. A poco más de un mes para el inicio del certamen uno de sus componentes, José Manuel Figueroa Figue, sufrió una fractura de peroné en el tradicional partido de Reyes Magos en Carranza, pero el grupo ha confirmado que estará sobre las tablas y por supuesto con Figue entre ellos. 

Actuación en la Gran Final

Última clase de meditación para intentar alcanzar el karma. Parodia casi de estreno -incluyen algunos golpes de anteriores actuaciones, aunque la mayoría son nuevos- con las últimas enseñanzas de Jo Zen. A pesar de la hora, el cuarteto consigue tirar poco a poco del público con algunas genialidades en otra buena actuación. El buda copia todo lo malo de la ama de casa y del ludópata. Con el vicio, acaba apostando en Rodillere -por la casa de apuestas Codere-. Meten algún golpe muy brillante como el de la vuelta en sí del buda, que lo consiguen tocando la escala musical con un xilófono. El curso acaba con la graduación, pero con unas gafas para graduar, y haciendo "la orla". A partir de ahí, rematan la parodia con la actualidad carnavalera. Se meten con ellos mismos, ya que les gusta más ir rimados que al Subiela cantar en una tarima, aunque les chafa el chiste en la final. Por su parte, la comparsa de Kike Remolino no ha pasado porque ha saltado el automático, mientras que el Bizcocho se va a poner duro de quedarse tantas veces fuera. Al final, la chirigota del Love es la que se apunta al retiro, con un pequeño homenaje para acabar la parodia. Los cuplés bajan un poco el listón de lo mostrado en los pases anteriores. En el primero, se arruinan cada vez que van al cine, por lo que esperan que la película que quiere ver su niño no se llame Coca Cola Man. En el segundo, un enganchado a las series lleva 10 temporadas sin ver lo que rima con otoño. Hacen una rebujina de grandes éxitos en el popurrí para acabar con su meditación.

Actuación en semifinales

Una nueva clase de meditación en el Tibet para alcanzar el karma. El cuarteto que lidera Ángel Gago cierra otra brillante actuación que va de menos a más para terminar rompiendo en el popurrí, que vuelve a ser su pieza más destacada. Las lecciones del buda Jo Zen protagonizan una parodia con sus mimbres habituales, estando el estilo por encima de todo. El ingenio lo consiguen meter poco a poco al filosofar. Introducen buenos golpes como el de las estatuas de Cádiz al decir con un puntito crítico que se parecen a las fotos de Instagram, ya que no tienen nada que ver con la realidad. Por su parte, Ma Jao es como el pantano de Los Hurones por la cantidad de líquidos que retiene. Pasan de filosofar y comienzan a hablar sobre la reencarnación. Jo Zen tiene un programa de radio en la Cadena Zen que se llama Reencarna de noche. Además, reconoce con mucha ironía que es tan sabio porque se ocupó de su formación un niño de ocho años de Castilla y León. En su remate, saben pegarle un tirito al resto de cuartetos por la manía de cerrar la parodia diciendo que hay que darle a los cuplés. Vuelven a acertar en esta tanda con dos letras de gran categoría. En el primero, piden en un restaurante un dobladillo como el tobillo del camarero al llevar unos pantalones pitillos como si fuera a mariscar. Bastinazo de alto nivel en el segundo al sexo tántrico, por el que el maestro no está gordo, sino que está relleno como los susos. Cuartetas en su popurrí como las de Balay o el tango a la tibetana levantan al público.

El veredicto del Diario del Carnaval

A la final A la final

A la final

Actuación en cuartos 

  • El tipo. Un centro de retiro budista.
  • las coplas. El buda Jo Zen empieza a dar sus primeras enseñanzas para intentar alcanzar el karma, aunque esto sólo se consigue gracias al humor. Un pase de menos a más de un cuarteto que mantiene con calidad su manera de entender la modalidad. Muchas ocurrencias a lo largo de una parodia que va in crescendo al pasar por las fases de la charla, la meditación y el ejercicio. Aun así, los personajes siguen a lo suyo. El ludópata pide el VAR cuando cantan una línea en el bingo porque está en fuera de juego, mientras que Ma Jao una vez fue independiente al conseguir un trabajo, pero le mandaron a poner carteles, por lo que lo suyo fue llegar y pegar. Al final, entre la relajación del cuerpo y la mente, las copas a 10 euros y el final feliz, el ludópata se cree que están en un puticlub. Dos cuplés desternillantes con un poquito de maldad. En el primero, dicen que Padilla es el único torero que se ha retirado por partes. En el segundo, su hijo es como Messi porque vomita todos los fines de semana. Alcanzan el éxtasis con un genial popurrí sobre el estrés que producen cosas de Cádiz como el fútbol en Carranza, el Carnaval o la Semana Santa. El toquecito que dan con la pedrea que se reparte con los derechos de televisión y publicidad en el Concurso es para enmarcarlo. 

El veredicto del Diario del Carnaval

Puntuaciones COAC | Muy buena Puntuaciones COAC | Muy buena

Puntuaciones COAC | Muy buena

Actuación en preliminares

  • el tipo. Un centro de retiro budista.
  • las coplas. Una obsesiva ama de casa y un adicto al juego on line se van de retiro a un centro budista para alcanzar el karma. El cuarteto del Gago sienta las bases de lo que puede deparar a lo largo del Concurso con un buen primer pase en el que muestra una primera parodia de presentación para poner en situación a los personajes. Con ella se reafirman en su manera de entender la modalidad, con un estilo más clásico y reposado en la que el texto está por encima de todo. El maestro Jo Zen es un buda de Jerez que tiene el espectáculo Cómo levitan los caballos andaluces. El discípulo Guan Tá da entrada a las personas que se unen al retiro con unas normas con las que parecen que van a salir en una procesión. Luis Montes de Oca, el adicto, tiene un móvil para jugar, ya que es un Huawei. Y Manuela Sánchez no es capaz de guardar el voto de silencio, lo que sí hace su vecina Inés, que vota al PP, pero nunca dice nada. A partir de ahí, se suceden los golpes de ingenio, como el Iphone que tiene el adicto, que le sirve para jugar a las cartas ya que es un Iphone Cinquillo. El maestro buda, por su parte, solo da las normas del centro, ya que para dar sus enseñanzas antes tiene que cobrar. Como le pagan, éstas empezará a darlas en los próximos pases. De momento, sólo los rebautiza para entrar en el retiro espiritual. Sobresale en el primer pase la tanda de cuplés, en los que el Kichi con el disfraz de 'Los musiquitas' sería el Manzanita y a ellos les da tiempo de ir al Tibet andando y volver antes de actuar en cuartos por lo largo que es el Concurso. La presentación de 'Los miserables' remata un popurrí marca de la casa.

El veredicto del Diario del Carnaval

Puntuaciones COAC | Muy buena Puntuaciones COAC | Muy buena

Puntuaciones COAC | Muy buena

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios