Coplas del Carnaval de Cádiz Y el hospital... cerrao

  • Hace 30 años las agrupaciones se hicieron eco del cierre del Hospital de Mora, que fue clausurado en 1990 y convertido en Facultad de Ciencias Económicas en 1997

El Cristo de la Misericordia por el interior del Hospital de Mora. El Cristo de la Misericordia por el interior del Hospital de Mora.

El Cristo de la Misericordia por el interior del Hospital de Mora. / Kiki

El Concurso de Agrupaciones de 1991, hace ahora 30 años, tuvo mucha miga. Las coplas volvían al Falla, en la fase de semifinales, después de que el Teatro Andalucía las acogiera desde 1987, y el Concurso estuvo en el aire porque justo antes de su inicio estalló la Guerra del Golfo. En el Ayuntamiento, el CDS apostaba por la suspensión, pero PP, IU y PSOE no estaban por la labor. Además, Carlos Mariscal, el concejal de Fiestas, se mantuvo firme. La normalidad era que el Falla abriera sus puertas. Y así fue.

‘Encajebolillos’ cantó la copla más rotunda contra el cierre del Hospital de Mora

Además de estos dos temas –vuelta al Falla y conflicto bélico– las agrupaciones trataron en sus repertorios temas nacionales como el de aquel vecino de Orense que murió al caérsele encima una pared mientras copulaba con una gallina o la campaña que animaba al uso del preservativo: Póntelo, pónselo. En materia gaditana, el fichaje del calvo Óscar Dertycia por el Cádiz en el mercado de invierno y las quejas por el cierre del Hospital de Mora. La clausura de tan emblemático edificio, producida en 1990, había puesto en pie de guerra a muchos gaditanos, especialmente a los viñeros. La ciudad iba a perder un centro hospitalario de referencia, junto a La Caleta, terminado en 1903 y oficialmente inaugurado en febrero de 1904. Administrado por la Diputación Provincial acabó sus días, dando paso en 1997 a la Facultad de Económicas. 

José Antonio Iglesias 'Gallego', Paco Delfort, Pepe el Caja y Pacoli en 'Encajebolillos'. José Antonio Iglesias 'Gallego', Paco Delfort, Pepe el Caja y Pacoli en 'Encajebolillos'.

José Antonio Iglesias 'Gallego', Paco Delfort, Pepe el Caja y Pacoli en 'Encajebolillos'. / Kiki

La mayoría de las letras referentes al hospital que donó a la ciudad el filántropo José Moreno de Mora se escribieron en tono crítico. Fue el caso de un pasodoble de la chirigota ‘Bebé a bordo’, de Francisco Abeijón 'Carapalo', Manolo Santander y Antonio Martín, dirigida por José Manuel Romero 'El Petra'. Una chirigota viñera como esta no podía dejar pasar la ocasión para mostrar su desacuerdo con el cierre del Mora. En la copla aprovechaban para dar un rapapolvo al entonces alcalde, Carlos Díaz, “Vamos a unirnos todos los gaditanos para impedir que este sevillano nos deje Cádiz en la miseria”, decía. En aquella fechas se hablaba de que al hospital iban “a cambiarlo por un hotel”. Para esta chirigota “si algún viñero se pone enfermo eso da igual, porque le han puesto el hospital en la gran puñeta”. Estaba claro que perder un hospital tan cercano, tan familiar, fue un shock para La Viña.

También reivindicaba el hospital la chirigota de Nandi Villegas ‘Los capullitos de alelí, alalá, a la lin, lon, lan’, con recuerdo al ficus que sigue dando sombra ante el edificio y al que Enrique Villegas cantó en ‘Braceros de pueblo’. Estos chinos, que tuvieron además el honor de ser la última agrupación que cantó en el Teatro Andalucía, dedicándole, por cierto, un precioso pasodoble, avisaban que todos los gaditanos no cabrían en Zamacola. O sea, para los no iniciados en cambiantes topónimos gaditanos, el actual hospital Puerta del Mar.

La chirigota 'Los príncipes encantados, gracias igualmente'. La chirigota 'Los príncipes encantados, gracias igualmente'.

La chirigota 'Los príncipes encantados, gracias igualmente'. / Kiki

Incluso la comparsa portuense de Los majaras’, ese año llamada ‘Como un juguete’, se hizo eco de la polémica señalando que “ya no hay quien se asome desde su ventana al caer la tarde ni los Lunes Santo verán sus pasillos al Cristo llegar”. Se refería al Cristo de la Misericordia, cuya cofradía, la de La Palma, ofrecía una preciosa estampa procesionando por dentro del Mora.

También se lamentaba Juan Manuel Braza 'El Sheriff', con música de Aurelio Real, en su chirigota ‘Pa ke samurais de risa’. El autor, con guiño a José Moreno de Mora, recordaba que “si el hospital nació por obra de un gran paisano, es como una traición hecha a un hermano, y que antes de morir dijo muy claro: “Mi fortuna es pa hacer un hospital pal gaditano”.

La chirigota del ‘Love’, ganadora ese año con ‘Los príncipes encantados... gracias, igualmente’, tocó el tema por partida doble. Remataba un pasodoble así:“Arbolito, eterno centinela, únete a la voz de las viñeras, que pidiendo justicia cuentan las horas, no te vayas, no te vayas por favor, no te mueras Hospital de Mora”. La misma agrupación cantó un cuplé solicitando lo contrario: la no reapertura del hospital. La razón era la siguiente: “no quiero que abran el Mora porque han dejado a mi suegra dentro”.

Pero la copla que más se recuerda sobre este cierre hospitalario la firmó Antonio Martín en su comparsa ‘Encajebolillos’, primer premio. La letra comenzaba criticando otra posibilidad que se barajaba en aquella época: el derribo del Balneario de La Palma y del Real para construir una piscina. Tamaña barbaridad hizo al autor combinarla con la clausura del Mora. El final del pasodoble fue un ejemplo de rotundidad y rabia. Y ya que iban de gitanos vendiendo encajes, esperaban que les cayera una maldición a los políticos responsables, “esos gachós desgraciaos’, para que “en su piscina se les cortara la digestión, echaran por la boca el pulmón y el hospital... cerrao”.

Ni la presión vecinal en forma de manifestaciones ni las coplas del Carnaval impidieron el cierre del Mora, hospital al que también, por cierto, se refiriera Enrique Villegas en su comparsa ‘Hombres lobos’ (1986) cuando “por mor de una hernia” se vio obligado a permanecer allí ingresado. Contemplar La Caleta desde una terraza del primer piso le sirvió de bálsamo para su dolencia. “Si algún día por mor de los males, en el Mora tienes que ingresar, no te pierdas las claras del día cuando ya vencidas las sombras se van, cuando está la Caleta dormía y va despertando, porque es pa rabiar”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios