Chirigota de Juan Carlos Aragón

Chirigota Er Chele Vara

Chirigota Er Chele Vara

Comentarios 0

Se trata, sin lugar a dudas, de una de las grandes noticias del curso carnavalesco. El regreso a la chirigota, sin abandonar su comparsa, de Juan Carlos Aragón, que hará doblete en el COAC 2019 con 'La gaditaníssima' y 'Er Chele Vara'. Aragón, además, se ha rodeado de un grupo de experimentados chirigoteros como Dani y Álvaro Illesca -con los que ya coincidió en agrupaciones como 'Los veteranos del Vietnam' o 'Golfus de Roma'-, Mario del Valle -componente de 'La pasma' o 'Los antesdeayesterday'- o Manolito Lupi -que también participó en 'Los antesdeayesterday'- para sacar adelante este atractivo proyecto. 

Actuación en semifinales

La revolución gaditana se mantendrá muy viva si se mantienen unidas las peñitas de Fidel Chano y de Chele Vara. Un repertorio sin desperdicio. Sarcasmo, gamberrismo y un poco de canalleo que se mezclan para dejar otra actuación con mucho lustre con la que mantienen intactas sus aspiraciones para conseguir cotas muy altas. La ironía de los pasodobles -ambos geniales- deja un mensaje crítico que hay que saber captar. Crean un partido de izquierdas transversal, asambleario y humanista en el primero con medidas que creen que la gente va a votar. Sin embargo, acaban quedándose solo en el partido. A pesar de defender causas como el cambio de sexo de los animales, sus votantes se quedan casa pero ahora protestan por los resultados, en clara referencia a lo sucedido en Andalucía con las elecciones. Esta ironía la llevan al extremo en el segundo al parar la Policía a estos políticos cuando van conduciendo. Sin embargo, acaban de cervezas y dejando al agente un regalito encima de la cisterna del baño -un golpe sublime-, por lo que al quitarles la multa apoyan su equiparación salarial. Se vuelven bestias -pero con arte- en los cuplés. Una piba les propone juegos eróticos caníbales. Se come dos jumbos classic, por lo que al decirles que le pidan algo fácil, prefieren que les pida un taxi. Remember el nabo como la Torre de Preferencia en el segundo por culpa del autocorrector de su móvil cuando hablan con su jefe. El radicalismo gadita suma adeptos.

El veredicto del Diario del Carnaval

A la final A la final

A la final

Actuación en cuartos

  • el tipo. Revolucionarios gaditanos.
  • las coplas. El destino vuelve a unir a la peñita del Fidel Chano y la peñita del Chele Vara. Guerrilleros, gamberros y canallas para mantener viva una revolución gaditana a base de ironía y un mensaje entre líneas que hay que saber sacarlo. Un pase de grandísimo nivel para poner el listón muy alto. Repertorio sin cortapisas. Dos pasodobles magníficos. En el primero, tratan con mucha gracia el tema de la droga. Al principio se quejan de que "un estanco te venda un Chesterfield mortal" y "el Mercadona un ron de garrafón" mientras que el delincuente es "el camello del barrio". Al final, le dan la vuelta al decir que el Concurso sin droga "sería una porquería" porque sin ella quién aguantaría la preselección y hace que "hasta los coros te pongan contentos". No se queda a la zaga la segunda letra a su conversión al feminisimo. Aunque han dejado de ver a las mujeres como un objeto sexual y han dejado de ser el foco de sus piropos en Carnaval, al final se han vuelto "levemente bisexuales", por lo que vacilan "del pedazo de polla que tiene mi Lolo, mi piconero". Notables los dos cuplés. En el primero, un vecino les denuncia por atravesar con un taladro la foto de su novia, pero ellos no tienen la culpa de que sea fea sin taladrar. En el segundo, reaparece su nabo para ser el culpable de su falta de estabilidad al montarse en un patinete. ¡Hasta la victoria -la playa- siempre!

Chirigota Er Chele Vara

El veredicto del Diario del Carnaval

Puntuaciones COAC | Muy buena Puntuaciones COAC | Muy buena

Puntuaciones COAC | Muy buena

Actuación en preliminares

  • el tipo. Revolucionarios gaditanos.
  • las coplas. El destino hace que en el barrio de La Viña se juntaran la peñita del Fidel Chano y la del Chele Vara. Una unión de la que nace una revolución para que Cádiz sólo sea para los gaditanos. Juan Carlos Aragón recupera su sello chirigotero con un repertorio localista y canalla que recuerda a su primera época. El golferío surrealista lo impregna todo, como se ve con la patada de taekwondo de la presentación -con buenos golpes-, que sirve como ejemplo de las pretensiones de la idea. A partir de ahí, todo se desarrolla sin cortapisas para mostrar su radicalismo gaditano. A esto se unen muchos pasajes irónicos y con un fondo crítico, como se puede comprobar en un genial primer pasodoble a su comunismo como respuesta a unos padres fachas, pero cuando llegan a la "cópula" del Partido Comunista hacen como los Carapapas y cobran una parte y media, luego dos partes y media, y ahora tres. No se queda atrás la segunda letra a la crisis de la comparsa entre posturitas que provocan hernias discales y letras a "Cádiz, te quiero y enfermedades raras". Cuplés para cumplir en la primera fase a la espera de la competición de verdad. Aragón rescata el nabo en el primero a los veganos. No quieren abusar de este vegetal porque se repite. En el segundo, su mujer les ordena hacer de todo pero se viene abajo cuando le dicen "Vox". El popurrí, que va de menos a más, tiene cuartetas desternillantes como la de la Semana Santa veraniega. ¡Viva la revolución!

Er Chele Vara

Veredicto del Diario del Carnaval

Puntuaciones COAC | Muy buena Puntuaciones COAC | Muy buena

Puntuaciones COAC | Muy buena

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios