chirigota

¡Ojú qué bochorno!

El tipo. Un grupo de mujeres sentadas al fresquito. Las coplas. Una tardecita de verano pero en pleno mes de febrero. No hace tanto calor como en Écija. El público recupera el espíritu de las preliminares. Cae muy facilón. Es lo que tiene un Carnaval globalizado, que se premia casi todo. Como los problemas de coordinación de una de las viejas al bailar, que se va a las bambalinas. Pase cortito, pero celebrado. Con una música de pasodoble que recuerda muchísimo en varios tramos a Jesús Bienvenido, en la primera letra se acuerdan de la tercera edad, ésa que está olvidada como "una pieza de desguace comprada en AliExpress" -sí, sí, de AliExpress-. Al final, le dan a la letra un giro raro al pedir a los mayores que vivan con ilusión hasta su muerte, la misma ilusión que ellos tienen por volver a cantar en el Falla. Tiran de ironía en la segunda copla al sentir pena por los corruptos cuando ellas viven muy bien con la pensión que tienen. Cuplés muy flojitos -y algo mascados- a la Ramona, que en una discoteca se confunde y se lía con un taburete con chaquetones, y a un análisis de heces, que al ponerse un supositorio lo llevan en la bandeja del pollo asado -una imagen desagradable-. No hace tanto bochorno para sentarse en la calle.

Puntuaciones de cuartos Puntuaciones de cuartos

Puntuaciones de cuartos

En preliminares

Las coplas. Una estampa de cualquier pueblo. Mujeres en la puerta de su casa que pasan las tardes y las noches de calor. Sensaciones encontradas. Algunos puntos destacables y un público demasiado facilón desde el principio que en algunos momentos les aúpa. Se ha comprado las bragas en Intimissimi y le están apretadísimi. O un perro que no aparece y está en el culo de una de ellas. La gente se ríe. Es lo que tiene la preliminar. Aun así, el papel de la chirigota es más que digno. Sí baja mucho la música del pasodoble, con algunos retales de otras composiciones conocidas y cierto sonido bienvenidesco. En la primera copla, cumplen con el pasodoble de rigor de piropo a Cádiz. Un paseo por toda la ciudad en el que unen los rincones más típicos para acabar diciendo que han acabado rendidas, por lo que se sientan a su vera. La segunda, mucho mejor, se la dedican a las abuelas  con la unión de todos los elementos que componen sus vidas. Cierran diciendo que no hay un tesoro que valga tanto como ellas. Cuplés para mayores de 18 años. En el primero dirigen un gran bastinazo a Cristina Pedroche, que el año que viene en Nochevieja se pondrá de vestido un tampax con purpurina por los recortes -sin anestesia-, mientras que rematan la tanda con unas gafas de realidad virtual y una película porno, por lo que se bajan las bragas. El popurrí, con algunas cuartetas que sí sobresalen,  levanta al público de sus asientos. Demasiado calor.

Puntuaciónes COAC 3 Puntuaciónes COAC 3

Puntuaciónes COAC 3 / Miguel Guillén

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios