homenaje a paco alba

"Creo que no me merezco este comportamiento del público"

  • La noche en la que Paco Alba conoció el lado más ruin de la rivalidad carnavalesca

La comparsa 'Estampas goyescas' en una de sus actuaciones en el Concurso de 1973. La comparsa 'Estampas goyescas' en una de sus actuaciones en el Concurso de 1973.

La comparsa 'Estampas goyescas' en una de sus actuaciones en el Concurso de 1973.

Aquella madrugada del siete al ocho de junio de 1973 fue sin duda una de las más amargas para Paco Alba y su comparsa. Se celebraba la gran final del Falla y acababa de actuar 'Capricho andaluz', la agrupación de 'El Catalán' y Antonio Martín. "El tradicional duelo entre ambas comparsas -según reflejaba la crónica del Diario- se puso de manifiesto hasta el punto de que tras finalizar 'Capricho Andaluz' el público insistía en que continuara en el escenario la agrupación. Se abrió el telón saliendo la comparsa 'Estampas goyescas' y, tras esperar un tiempo prudencial y como quiera que parte del público continuaba pidiendo la presencia de la comparsa de El Catalán y Antonio Martín, se retiraron los de Paco Alba, que al fin pudieron actuar, cosechando igualmente muchas ovaciones".

Uno de los componentes de 'Estampas goyescas', Emilio López Prat, recuerda aún como si fuera ayer aquel desgraciado episodio: "Nada más abrirse el telón y sin que hubiéramos despegado los labios, una parte del público empezó a gritar: 'fuera, fuera' y a insultarnos. No podíamos creernos lo que estaba sucediendo, aquello no paraba y algunos, incluso, nos echamos a llorar en el escenario y nos queríamos retirar, pero Paco, desde detrás, nos animaba: 'Venga, pálante'. Y por fin pudimos cantar. Pero sabemos que aquello estaba orquestado por una serie de personas, más detractores de Paco que partidarios de la comparsa rival. Fueron unos treinta, que se repartieron por todo el teatro y lo organizaron todo. Hasta incluso llegaron a insultar a las mujeres de algunos de nosotros. Conocemos los nombres de varios de ellos, pero al cabo de veinte años no merece la pena decirlos".

"Sin embargo -añade- creo que el público de Cádiz, no todo, pero sí la mayoría de los que esa noche estaban en el Falla, se portó muy mal y yo no creo que Paco Alba se mereciera eso, porque no hay poeta que haya escrito con más amor y con más pasión a Cádiz".

El fallo del jurado se emitió a las cuatro menos cuarto de la madrugada. Según la crónica del Diario, cuando se anuncia el primer premio para 'Capricho andaluz' "el griterío es mayúsculo, tanto que el locutor, Manolo Garaboa, tiene que hacer una pausa para continuar la relación", en la que 'Estampas goyescas' aparece en segundo lugar.

A la salida del teatro, nuestro compañero Paco Perea abordó a Paco Alba, que salía "custodiado" por los miembros de su comparsa, y logró alejarlo del bullicio. En un portal de la plaza del Falla, le pregunta qué ha pasado. Paco Alba, asombrosamente, mantiene la calma en medio de la marabunta que se ha organizado y contesta: "Ni más ni menos que nos han concedido el segundo premio. Lo acato, pero estoy muy dolido con la actitud de cierto sector del público que ha podido incluso influenciar al jurado, aparte de otras cosas".

Especifica que "posiblemente este año sea el último que venga aquí y por eso lo voy a decir. En el jurado hay señores que no me pueden ver". Contestando a las insistentes preguntas de Perea aclara que se trata de algunos comparsistas.

En cuanto al fallo del jurado, afirma que "yo daría el libreto a gente entendida e imparcial y también les procuraría una audición de ambas comparsas. Sinceramente, creo que no son mejores. No quiero con esto insinuar que no tengan calidad, la tienen y mucha".

Sin embargo, Paco Alba aseguraba que no se sentía fracasado "porque no han vencido ellos, hemos perdido nosotros. Yo estaba convencido de que cierto sector del público se alegraría con que no me llevara el primer premio y me lo acaban de demostrar, porque he oído en el teatro varias veces manifestaciones como 'ya se lo han cargado', 'ya está bien de tantos primeros premios' y cosas por el estilo, que, sinceramente, creo que no merezco". A la pregunta de si este golpe iba a suponer su retirada, Paco Alba precisaba que "no puedo ser tan rotundo, porque la fiesta para mí es una pasión. Escribiré, seguro que escribiré, pero volver al Falla en las circunstancias actuales no volveré jamás, eso seguro". Paco aseguraba al periodista que "estoy tranquilo, porque llevo muchos años metido en esto y nada me asusta ya. Al principio pensé que no lo sufriría con tanta calma, pero hay que resignarse...". Sin embargo, la larga madrugada no había terminado y Emilio López Prat -que trabajaba en el muelle- lo vio aparecer por allí buscándolo, a las seis de la mañana "después de dar vueltas por ahí solo, derrotado, medio llorando y contándome que con todo el jaleo había perdido la guitarra de su hijo, Paquito".

Tanto El Catalán como Antonio Martín lamentaron, en sus declaraciones tras el fallo del jurado, el comportamiento del público y elogiaron la entereza de los de Paco Alba cantando a pesar de todo, aunque los dos estimaban que su comparsa había ganado justamente. Antonio Martín expresaba su desacuerdo en que este fuera el final de su rival y resaltaba "la importancia de que Paco Alba Alba autor no desaparezca, ya que nos hemos batido como jabatos porque sus cosas pesaban sobre nosotros".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios