Atletismo | Proyecto solidario Corriendo contra la ELA

  • El isleño David Gómez se halla enfrascado en su segundo reto para aportar su ayuda personal en la lucha contra la enfermedad que sufrió su tío Antonio.

David Gómez corre durante sus 24 Horas Solidarias de agosto. David Gómez corre durante sus 24 Horas Solidarias de agosto.

David Gómez corre durante sus 24 Horas Solidarias de agosto.

Lo hace en memoria de su tío Antonio, fallecido hace tres años después de padecer durante un trienio, desde que le fue diagnosticada, una esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Esta enfermedad neurodegenerativa progresiva afecta a las neuronas del cerebro y la médula espinal, que dejan de funcionar y de enviar mensajes a los músculos. Se trata de la tercera enfermedad neurodegenerativa en cuanto a incidencia entre la población, por detrás del Alzheimer y el Parkinson.

Para aportar su dosis de arena, bastante más que un granito, en la lucha de la sociedad contra este mal que afecta a numerosas personas es por lo que el atleta isleño David Gómez Navarro, de 41 años de edad, lleva unos meses dedicando su actividad deportiva a unos retos muy especiales. La última competición en que participó fue la conocida como 101 Kilómetros de la Legión, celebrada en la localidad malagueña de Ronda el pasado 13 de mayo. Desde entonces, a pelear contra la ELA.

Su primer proyecto se denominó 24 Horas solidarias contra la ELA y consistió en permanecer un día completo corriendo o andando por carreteras de la provincia de Cádiz. Lo cumplió el último 14 de agosto, en pleno verano para más inri, y enseguida empezó a darle vueltas a la cabeza para idear un nuevo reto.

Finalmente optó por uno de mayor duración que el anterior, planteándose cubrir un total de 2.150 kilómetros entre el 9 de septiembre y el 31 de diciembre, a un promedio de 32 kilómetros por día de actividad, ya fuese corriendo, andando o corriendo y andando "según como se encuentre el motor de mi cuerpo cada día programado", comenta el protagonista. Por cierto, desde que empezó ya ha vivido algunos parones imprevistos al ponerse enfermo un par de veces, por culpa de una gastroenteritis y de unos problemas de garganta.

Esa pérdida de jornadas provoca que a veces se pegue unos grandes palizones para mantener el promedio de kilómetros anunciado, como hizo por ejemplo el sábado pasado. Así lo cuenta: "Estuve más de nueve horas acompañado de dos amigos que suelen competir en pruebas de Ultra Trail, con lo que conseguí recuperar lo de los días de inactividad por hallarme enfermo".

Aunque el plan inicial pasaba por acabar el reto el último día de este año, David se lo ha pensado mejor y tiene la intención de poner el broche el 30 de diciembre. Explica de este modo su cambio de parecer: "Aprovechando que el 30 es domingo, quiero que entonces me falten unos ocho kilómetros para compartirlos con toda la gente que me ha ayudado en una distancia asequible para todo el mundo, aunque sea andando".

Con 1.154 kilómetros ya cumplimentados, confiesa que confía en que "mi esfuerzo se convierta en algo viral. Lo que le pasó a mi tío Antonio le puede ocurrir a cualquiera y por eso hace falta que la gente sepa más de lo que significa esta enfermedad y no mire para otro lado. Si consigo contribuir a la visualización de lo que supone la ELA, estaré muy satisfecho. De momento, ya he estado corriendo y andando por bastantes localidades de la provincia y he comprobado que el tema ha alcanzado difusión porque hay personas que me acompañan durante todo el recorrido o parte de él. Ahora espero que el día 6, en El Puerto, haya mucha gente a mi lado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios