fútbol tercera División

Cuando el gol nace atrás

  • El central Moi exhibe su poderío aéreo con su tanto ante el filial del Betis

Moi 'dibuja' con sus manos un corazón para celebrar el gol anotado ante el Betis Deportivo. Moi 'dibuja' con sus manos un corazón para celebrar el gol anotado ante el Betis Deportivo.

Moi 'dibuja' con sus manos un corazón para celebrar el gol anotado ante el Betis Deportivo. / cádiz cf

Moisés Rodríguez Lainez 'Moi' cumple su cuarta temporada en la cantera del Cádiz y a día de hoy es un jugador asentado en el filial amarillo. El pasado domingo el defensa natural de Sevilla abrió la cuenta ante el Betis Deportivo. El central desatascó el encuentro con un cabezazo potente. Uno de los puntos fuertes de un futbolista muy honrado y profesional.

En la campaña 2015-16 este defensor, que ahora tiene 21 años, dejó atrás el La Liara Balompié de su localidad natal para ingresar en el Cádiz juvenil. Un periodo de adaptación que pronto se plasmó en el filial y de la mano de Baldomero Hermoso 'Mere', que siempre confió en él. El año del primer ascenso, a Tercera, Moi acumuló 28 encuentros (20 como titular), 1.881 minutos y un gol ante el Puente Genil (3-0). El curso pasado, ya en categoría nacional, disputó 32 partidos (25 desde el inicio), alcanzó 2.257 minutos y anotó un gol, en Vitoria frente al Alavés B, en la fase de ascenso a Segunda División B.

El marcado ante el filial del Betis fue su tercer tanto con el Cádiz B, exhibiendo su poderío en el juego aéreo tanto cerca de su portero como en el área rival. El sevillano se incorpora bien en las acciones a balón parado y el domingo tuvo el acierto necesario para abrir la cuenta contra un adversario temible. Además del gol, Moi cumplió a rajatabla la labor defensiva junto a Saturday, su 'pareja de baile', para evitar que los atacantes del Betis Deportivo encontraran espacios. Todo ello a pesar de las continuas correcciones por parte del entrenador, Juanma Pavón.

Desde que recaló en el fútbol base del Cádiz, en 2015, Moi vivió uno de sus mejores momentos el verano del año pasado cuando, tras el ascenso del filial a Tercera, Álvaro Cervera lo llamó a 'filas' para que hiciera la pretemporada con el primer equipo e incluso se lo llevó a la concentración en tierras murcianas. El sevillano dejó buenas impresiones y aprendió de los profesionales de aquella plantilla.

En la campaña 2017-18 tuvo un papel de peso cuando en Navidad aparecieron los problemas físicos de Momo Mbaye, central titular, lo que le dejó con un papel más notorio hasta final de Liga junto a Sergio o Saturday, dependiendo de la elección que efectuaba Mere. El curso pasado firmó partidos muy completos y fue un seguro por delante de David Gil.

Con la salida de Momo y el hecho de que Sergio pueda seguir más veces de pivote que de central, Moi sigue llamado a ser el baluarte de la defensa para demostrar a Pavón sus condiciones como un central a la vieja usanza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios