Fútbol | Segunda RFEF

El filial del Cádiz CF cae con el CD Coria (0-1)

  • Los amarillos vuelven a las andadas con un partido en el que les faltó continuidad, suerte y pegada

Tiko Iniesta pugna con un rival por llevarse el balón en un ataque cadista.

Tiko Iniesta pugna con un rival por llevarse el balón en un ataque cadista. / CÁDIZ CF

El Cádiz B vuelve a las andadas con una derrota en El Rosal (0-1) a manos de un CD Coria que sigue siendo la revelación del grupo 4 de la Segunda RFEF. Los amarillos tuvieron fases buenas y otras de desconexión dentro del partido. Les faltó continuidad en el juego y acierto en el remate.

Alberto Cifuentes volvió a realizar cambios en el once que es algo que le está acompañando en demasía esta campaña, aunque en algún caso era una medida obligada. La cuestión es que juegue el que juegue al filial le está costando tener continuidad y salir de la zona peligrosa.

Desde el principio el Cádiz B se percató de que enfrente no sólo tenía a un conjunto con músculo, sino que también existía calidad y una circulación del balón que provocaba que los jugadores del filial corrieran más de lo previsto tras el esférico. A pesar de esta carta de presentación, a los cinco minutos Tiko Iniesta pudo abrir la cuenta para los de casa pero no lo hizo y el guión del duelo empezó a mostrar la cara más fea para el Cádiz B.

Platero y Alejandro movían al CD Coria con una facilidad pasmosa teniendo siempre el recurso de abrir a los jugadores de banda, que desbordaban con claridad especialmente por el lado de Genar. Precisamente cerca de esa zona se internó Santi Luque, sin apenas oposición, pero su lanzamiento no fue entre palos.

El encuentro estaba en una fase en la que los amarillos no encontraban la forma de hacerse con el balón ni de montar un contragolpe y, además, Carrasco e Iniesta se cargaban con una cartulina demasiado pronto. Con este escenario se llegó al minuto 31, cuando Platero recibió desde la banda derecha y después de girarse soltó un lanzamiento en parábola que se coló en la portería de Nando, quien llegó a tocar el esférico pero no lo suficiente para evitar su destino.

Con la ventaja en el marcador los de Rai Rosa estuvieron muy cómodos aunque es cierto que sin generar nuevas ocasiones de peligro. Tampoco es que el filial les sometiera a una angustia permanente porque hasta el descanso hay que destacar una volea de Jinjolava que no remacha Kensly y una internada de Iniesta hasta la línea de fondo cuyo centro no tiene consecuencia alguna.

A la vuelta de vestuario, Alberto Cifuentes buscaba soluciones a los problemas retirando a Jinjolava para contar con un atacante más como Rodallega. Y la primera llegada al área llevó la rúbrica cadista; Kike Carrasco unió velocidad y desborde para plantarse en la línea de fondo, donde su centro pasado lo controló bien Iniesta pero falló en el lanzamiento poniendo de relieve los problemas que tiene el equipo con el gol.

Los mejores instantes del conjunto gaditano se alargaron hasta el 55’ con dos buenas oportunidades a las que respondió de maravilla Diego Mirón; primero Kensly y seguidamente Lau buscaron el palo izquierdo del portero pero éste voló para sacar una mano milagrosa. Tampoco la suerte estuvo de lado amarillo en este doble remate.

Rai Rosa se percató de que algo no iba bien y varió el once con la entrada de Erik Aguado y Rubén Alegre, cuyo resultado fue que se equilibraron las fuerzas para que el CD Coria recuperara presencia en el césped.

Los cambios empezaron a parar el ritmo y el conjunto extremeño jugaba muy bien su baza experta para saber parar el partido y que al Cádiz B le costara un mundo dar continuidad a una apuesta ambiciosa para buscar las tablas.

El choque agonizaba con el CD Coria muy cómodo en el Ramón Blanco y el cuadro cadista desesperado en busca de una ocasión que hacía muchos minutos que no se producía en el encuentro. Incluso el conjunto visitante pudo hacer el segundo que salvó Nando. Los gritos de Cifuentes se escuchaban en todo el recinto, sabedor el técnico que el final de la primera vuelta se sigue acercando con el equipo sin ser capaz de despegarse de la zona baja.

Todo lo contrario que el CD Coria, un recién ascendido que aguanta en la segunda posición el ritmo frenético del líder Córdoba. Salió airoso de El Rosal, gracias a su pegada y saber estar dentro del campo a base de experiencia.

El Cádiz B visitará al próximo sábado al Don Benito (19:00 horas), un adversario directo en la que es ya una realidad para los amarillos, la pelea por la permanencia.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios