COAC 2023 Cuartos de final: ¿Quién canta hoy miércoles 8 en el Falla? Tercera sesión

Spain Sail Gran Prix

SailGP Cádiz 2022 | Francia se lleva el triunfo en un final de foto finish

  • El conjunto pilotado por Quentin Delapierre supera en un apasionante esprint a Estados Unidos

  • España finaliza en séptima posición tras una decepcionante segunda jornada

  • La ciudad disfruta del ambiente del domingo

Los catamaranes, vistos desde el paseo de Santa Bárbara.

Los catamaranes, vistos desde el paseo de Santa Bárbara. / Jesús Marín

Francia se llevó la victoria en la Spain Sail Grand Prix celebrada en Cádiz que se ha celebrado este fin de semana en aguas gaditanas. El equipo liderado Quentin Delapierre supo soportar la presión del barco de Estados Unidos para imponerse en un espectacular esprint. Faltó muy poco para que hiciera falta hacer uso de la foto finish, lo que demuestra lo vibrante que fue la competición en la última jornada. El podio lo completó Australia, cuyo liderato en la clasificación general sale más reforzado tras la celebración de la sexta prueba del campeonato.

La actuación del F50 Victoria, pilotado por Jordi Xammar, fue decepcionante al solo sumar solo un séptimo y un octavo puesto, lo que hizo que acabara el gran premio gaditano en séptima posición, bajando un escalón respecto al sábado debido a la formidable actuación de Canadá, que se llevó la victoria en las dos regatas clasificatorias. 

Primera carrera

La jornada estuvo condicionada por la decisión tomada durante la noche del sábado por la organización de recortar el programa de la última jornada en una regata, por lo que solo se celebraron dos mangas para poder conseguir un puesto en la gran final. Esto cambió las estrategias de los equipos, sobre todo de los que estaban más lejos del trío de cabeza, que lo componían Australia, Francia y Gran Bretaña. De hecho, la principal perjudicada fue Canadá, la embarcación que mejor supo leer el campo de regatas este domingo al conseguir la victoria de las dos carreras clasificatorias. Sin embargo, su mala actuación del sábado le dejó fuera de la final al quedarse a tan solo un punto de Estados Unidos, mucho más regular durante todo el fin de semana.

Con unas condiciones meteorológicas muy parecidas a las del sábado, con un viento de suroeste que alcanzó rachas superiores a los 20 km/h, la primera de las regatas fue la más imprevisible de todas las que se disputaron en aguas gaditanas por la multitud de errores que cometieron casi todos los barcos en competición. Tantos que solo tres catamaranes -Canadá, Australia y Gran Bretaña- completaron el circuito en los 16 minutos establecidos en el reglamento de SailGP, por lo que la clasificación final del resto de competidores se tomó por el paso por la puerta 4, lo que perjudicó a España, que acabó séptima a pesar de ir sexta en el momento en el que se cortó la regata. 

Fue frustrante para los intereses españoles el discurrir de esta primera manga del domingo. Tras los problemas en las salidas de la primera jornada, el equipo pilotado por Jordi Xammar supo situarse bien para el inicio de la carrera, colocándose pronto en el grupo de cabeza y llegando en segunda posición a la puerta 2.

Sin embargo, un error grave en una maniobra en el camino hacia la puerta 4 dejó al F50 Victoria en perpendicular respecto a la muralla de Santa Bárbara, por lo que dejó de avanzar y llegó a caer hasta la octava posición. 

El español no fue el único fallo, ya que estos se fueron sucediendo ante un mar casi ingobernable para los barcos. Esto lo aprovechó Canadá, que, a pesar de tener una clavada al salir de la puerta 3, consiguió remontar el vuelo para marcharse en solitario y vencer sin problemas. Por detrás, Australia fue capaz de reponerse tras realizar una clavada de los patines en el mar al girar la puerta 2, acabando finalmente en segunda posición. El podio lo completó Gran Bretaña.

Segunda carrera

Lo sucedido en la primera carrera sirvió de lección para todos los equipos a la hora de afrontar la última de las regatas para conseguir el pase a la gran final. Esto se notó en la salida, en la que las ansias por conseguir un puesto en la última ronda por parte del F50 Victoria provocó una salida adelantada del equipo español, lo que terminó por acabar con las escasas posibilidades del equipo pilotado por Jordi Xammar. Junto a España, también tuvieron que colocarse en la cola del pelotón Nueva Zelanda y Estados Unidos, lo que unido a la salida tardía de Australia hizo que la embarcación española apenas tuviera opciones y se marchara de la competición con un octavo puesto, finalizando el gran premio gaditano en séptimo lugar.

Por delante, Canadá volvió a demostrar su magnífica lectura de las condiciones de la jornada. Tanta que volvió a imponer una superioridad casi insultante en un día tan complicado. Ante esto, la emoción estaba en el papel de Estados Unidos, ya que de ello dependía la clasificación para la gran final del conjunto canadiense.

Los americanos, a pesar de la salida adelantada, sí supieron jugar sus opciones para situarse bien en la regata y cumplir con lo que necesitaba para meterse en la ronda por las medallas. En la puerta 3, ya se aupó a la cuarta posición, la cual no perdería hasta el final para conseguir por la mínima el billete para la final. 

Entre ellos, Dinamarca, mucho mejor en esta segunda jornada, y Francia, que volvió a hacer gala de su regularidad, completaron el podio. 

La gran decepción la protagonizó Gran Bretaña, que se cayó de la competición desde el principio en esta regata tras la penalización por salida adelantada y quedar prácticamente fuera de carrera tras la puerta 3 al pararse sobre el mar. Una novena posición en esta quinta manga de competición que le dejó fuera de la final a pesar de ser uno de los barcos favoritos. 

Carrera final

Tras dos carreras con muchas complicaciones para casi todos los catamaranes, las espadas estaban en todo lo alto para ver quién se llevaba la Spain Sail Grand Prix en Cádiz. La decisión de la organización de reducir los equipos a cuatro regatistas complicó aún más las maniobras ante unas condiciones del mar que habían alterado sustancialmente la competición. 

El espectáculo respondió a las expectativas tras conseguir Francia, pilotado por Quentin Delapierre, el triunfo en Cádiz en unos metros finales de infarto

Desde el inicio, el conjunto francés fue el que mejor se situó y tomó la delantera en la salida, ocupando la zona interior de la primera boya. Una mejor posición que Estados Unidos intentó contrarrestar con una mayor velocidad. Una pérdida del control del F50 de Australia tras salir volando en el comienzo del segundo tramo lo dejó relegado a la tercera posición, aunque en algunos momentos llegó a inquietar a la flota americana. 

El momento clave de la ronda final llegó en la puerta 2. La mayor velocidad norteamericana le permitió llegar al final del segundo tramo en cabeza, pero en el giro el catamarán salió volando, por lo que perdió el control de la navegación, instante que Francia aprovechó para adelantarle por el interior y ponerse en un primer puesto que ya no soltó. 

Aunque Francia empezó a sentirse muy superior, las hostilidades aparecieron en el cuarto tramo, ya que los franceses tuvieron problemas para gobernar su barco a causa del viento, llegando a quedarse incluso parado. Aun así, se repuso y siguió mandando en la regata hasta que, en el penúltimo largo, Estados Unidos cambió de rumbo y se alejó de la muralla de Santa Bárbara para tomar mayor velocidad. 

Esta buena decisión le permitió recortar toda la distancia con la embarcación francesa. Tanto que en la puerta 5, a escasos metros de la meta, llegó a superarla. Sin embargo, en el esprint final, Francia fue capaz de sacarle tres segundos de distancia para llevarse la victoria en aguas gaditanas. Un final de foto finish que le dio realce a todo el espectáculo vivido en Cádiz durante el fin de semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios