Antonio Labio Caballero. Ex jugador de fútbol

"Llevar al Balón a Tercera fue un orgullo y algo inolvidable"

  • Caballero era portero del equipo que logró el histórico y sonado ascenso hace 50 años

Un gaditano que vive en el recuerdo de una gran gesta que un día disfrutó en primera persona: el que ha sido hasta el momento el único ascenso del Balón de Cádiz a Tercera División. Antonio Labio Caballero era uno de los porteros que integraban aquella plantilla mítica que entrenaba Ramón Cordero Gómez Moncho y que era el estandarte del club que presidía el inolvidable Pedro Fernández. Caballero, que era su nombre deportivo, retrocede muchas veces medio siglo en el tiempo para recordar aquel 24 de abril de 1960, cuando el Balón tocó el cielo en Écija.

Caballero tiene hoy 67 años, aunque era uno de los más jóvenes de aquel plantel en el que junto a él militaban, entre otros, Villar, Llamas, Aníbal, Luque, Torres, Bocardo, Macías, Juan Agüero, Antoñito, Fito, Tain, Salido, Roldán, Ramoncito, Aragón, Mendoza, Montiel, Arauz y Nieto. Debido a su juventud, Caballero no era el portero titular, puesto que ocupaba Villar (bastante mayor que él), pero sí tuvo participación en muchos partidos de aquella histórica temporada (1959-1960). Este gaditano se formó en el CD España, de Cádiz, donde estuvo dos temporadas. Fue en un partido en el desaparecido campo de las vacas cuando el entonces árbitro gaditano Juan Bernal se lo llevó al Balón. Fueron tres campañas en este equipo, la primera fue la del ascenso a Tercera. Tras cumplir esta etapa se marchó al Barbate a pesar de que ya tenía tres porteros, Juan de Dios, Malia y Chirino. Manolo Gómez era el técnico de los barbateños. Sus siguientes destinos fueron el Chiclanero, con Antonio Fernández de entrenador, y el Rota. Debido a cuestiones laborales se marchó a Barcelona y a punto estuvo de firmar por el Europa. No salió bien y decidió dejar el fútbol.

A Caballero le brillan los ojos cuando se remonta a aquella eliminatoria contra el Ecijano que dio paso al ascenso del Balón. "El partido de vuelta fue en Écija, con el campo lleno. La verdad es que pasamos mucho miedo porque al final del encuentro, cuando ya habíamos ascendido, nos tiraron de todo..., piedras, ladrillos. Alcanzaron al árbitro, que perdió el conocimiento, y recuerdo a mi compañero Aníbal, que se puso de rodillas mirando al público para solicitar que se calmara", recuerda.

Caballero no olvidará nunca el regreso a Cádiz. "Llegamos a la plaza de la Catedral sobre la una de la madrugada y allí esperaban casi mil personas. Nos subieron a hombros mientras coreaban nuestros nombres y los de Moncho y Pedro Fernández. Fue algo increíble". Para los más incrédulos, este integrante del Balón más importante de la historia recuerda que "en Liga acudían a vernos al Carranza seis o siete mil personas y éramos un equipo muy respetado", lo que le lleva a decir que "por eso hace siete u ochos años me daba penar ver al Balón jugando en Primera Provincial en la barriada de la Paz".

Cuando cada noche cierra los ojos, Caballero recuerda a sus compañeros, algunos ya fallecidos, cantando y disfrutando una gesta sonada: "Fue mi mayor logro como portero y un hecho muy celebrado en Cádiz. Me gustaría ver de nuevo al Balón en Tercera. Por el momento, me conformo con acudir a El Rosal a ver sus partidos en Andaluza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios