Deportes

Jornada de reposo, a hablar de dopaje

  • Como ya es habitual, el día de paréntesis arrecia el debate sobre las trampas

Jornada de reposo ha sido con frecuencia sinónimo de revelaciones sobre dopaje. El año pasado fue el turno del francés Remy di Gregorio, pero antes otros nombres ilustres se convirtieron en involuntarios protagonistas de la actualidad en un día de descanso, como ya le sucedió al kazako Alexandre Vinokurov en 2007.

En su versión 2013, el Tour habla de dopaje por las sombras del pasado, porque el centésimo Tour es el primero desde que Lance Armstrong confesó en televisión que se había dopado en cada una de sus siete victorias y dijo justo antes del inicio que era imposible ganarlo sin ayuda de sustancias prohibidas.

Además, el Senado francés baraja una lista de nombres de ciclistas de 1998 cuyas muestras de sangre fueron sometidas a los controles de 2004. Se espera que salgan más nombres de tramposos, aunque por el momento ya se ha filtrado el nombre de Laurent Jalabert.

Dinamita suficiente para que el dopaje siga vivo en el Tour. El Sky de Froome debe soportar constantemente las comparaciones con el US Postal de Armstrong, aquella maquinaria admirada por todos hasta que el paso del tiempo demostró que estaba asentada sobre la medicina.

No faltó una pregunta sobre dopaje en la rueda de prensa de Contador en La Baule. "¿Podemos confiar en que nunca se ha dopado?". "Siempre he practicado el ciclismo de manera limpia. Tu puedes (el periodista) confiar en lo que quieras", respondión el madrileño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios