Fútbol l Reportaje

Historia del balompié gaditano

  • El balón, como tantas otras cosas, llegó a Cádiz por mar a principios del siglo XX a través de tripulantes de buques ingleses que cuando desembarcaban en la ciudad buscaban cualquier espacio para jugar al 'foot-ball'

Comentarios 2

Resulta difícil saber la fecha exacta de iniciación de la práctica del fútbol en nuestra Tacita de Plata. El balón, como tantas otras cosas, llegó a Cádiz por mar. Según relata Luis Alberto Balbontín en su libro 75 años del Cádiz CF, fue a principios del siglo pasado. Marineros de buques ingleses que arribaban al puerto, cuando desembarcaban, buscaban cualquier espacio abierto o descampado para la práctica del foot-ball. Un equipo de aficionados solía reunirse en la Plaza de Mina, frente al Museo de Bellas Artes. Sobre la arena del coso taurino también se improvisaban disputados matchs, en presencia de ruidosos espectadores. El sport de moda fue ganando adeptos, sobre todo entre los más jóvenes, y consolidándose como forma de ocio o diversión.

En 1903 el Diario de Cádiz se hacía eco de un llamamiento a todos los interesados en el novedoso deporte llamado foot-ball: el 13 de diciembre, a las 10 de la mañana, se les citaba en la Plaza de Toros del Campo del Sur. El éxito de la convocatoria hizo que en enero del año siguiente se creara un Cádiz Foot-Ball Club, inscrito en el Gobierno Civil de la provincia como Sociedad Deportiva ya en 1910. Según recoge el Diario, para "llenar un vacío notado por todos los amantes de los juegos cultos". No era el único equipo de la ciudad; rivalizaba con el Cádiz Sporting Club y el Cádiz Balompié, lo cual no les impedía montar un combinado -el Interclub- para enfrentarse a formaciones de categoría superior. La Real Federación Española de Fútbol recoge la fecha de inscripción en el Gobierno Civil de ese Cádiz Foot-Ball Club (10 de septiembre de 1910) como la de fundación del actual Cádiz Club de Fútbol.

En 1911 se funda el Español Foot-Ball Club de Cádiz. La creciente afición plantea la necesidad de un terreno de juego con dimensiones reglamentarias, y el Real Club de Tiro Nacional le cede sus terrenos situados en la explanada de Santa Catalina -el Campo de las Balas- para que pueda disputar sus partidos; el 12 de marzo, en el choque inaugural, derrota al Cádiz por 2-0. El 27 y 29 de junio el Español, que vestía de azulgrana, jugó dos encuentros amistosos contra el Real Madrid y en ambos se impuso al conjunto merengue (3-0 y 8-0). Este Español de Cádiz ostentó durante muchos años la hegemonía del fútbol local. Se convirtió en el equipo de referencia de la provincia, y fue el primero que disputó competiciones oficiales, logrando importantes triunfos a nivel regional.

Con motivo de la conmemoración del Centenario de las Cortes y Sitio de Cádiz, el Rey Alfonso XIII donó una Copa para la celebración de un campeonato de foot-ball. Al evento fueron invitados todos los equipos federados de Andalucía, pero sólo respondió al llamamiento el Recreativo de Huelva. El 2 de octubre de 1912, en el campo de Tiro, el once onubense se impuso por 3-0 al españolista. Se obsequió a los campeones con un banquete en el Balneario Victoria.

La crisis financiera obligó al Español a retirarse de las competiciones, desapareciendo en 1929. El relevo del equipo azulgrana como máximo representante del fútbol gaditano lo toma la Sociedad Cultural Deportiva Mirandilla, que se constituye el 15 de enero de 1931. El equipo tuvo su origen en el colegio San Miguel Arcángel, por iniciativa del Padre Gregorio. Utilizaba los colores representativos de La Salle, azul y amarillo, a franjas verticales. En 1933 inauguró el Campo de Deportes Mirandilla, situado junto a la Plaza de Toros, donde hoy se alza el Colegio de las Esclavas

Y llegamos a un momento clave en la historia del club gaditano. La noche del 24 de junio de 1936, sus socios están convocados a una Asamblea General en la Peña de Cazadores de la calle San Francisco. Uno de los puntos del orden del día es decidir el cambio de nombre: Mirandilla por Cádiz, más representativo de la ciudad. La Asamblea, por aclamación, decide llevarlo a cabo. También se acuerda conservar los colores amarillo y azul del uniforme (que perduran hasta hoy), el terreno de juego, y que todas las copas logradas por el Mirandilla pasen a las vitrinas del reciente Cádiz.

La Guerra Civil interrumpe las competiciones deportivas pero, en plena contienda, el 2 de enero de 1938, la Selección Nacional disputó un encuentro amistoso en la Mirandilla a beneficio del Ejército. El equipo azul y gualda (con Ciriaco, Quincoces, Campanal...) se impuso a los locales por 5-1.

Finalizado el conflicto bélico, la temporada 1939-40 el Cádiz empieza a competir con su nombre actual en categoría nacional, quedando encuadrado en el Grupo V de la 2ª División. Los gaditanos se proclaman campeones y disputan la liguilla de ascenso con los primeros de los otros cuatro grupos: Deportivo de La Coruña, Real Murcia, Gimnástica de Levante y Real Sociedad. El calendario obliga al Cádiz a jugar tres partidos en ocho días. El domingo 28 de abril derrota a la Real por 5-0. Faltan dos encuentros y con dos puntos más se asegura la 1ª División. El jueves 2 de mayo viaja para enfrentarse al Levante. No se reservan a los jugadores titulares, pues se quiere certificar el ascenso sin tener que esperar a la última jornada. El Cádiz sale a ganar, pero sólo consigue la igualada (1-1).

A la última jornada se llega con mínima ventaja. Un empate frente al Murcia, el domingo 5 de mayo en el Mirandilla, le proclamaba campeón. Los gaditanos acusan el agotamiento (regresaron de tierras levantinas esa madrugada), juegan un pésimo partido y sufren un mal arbitraje del famoso Pedro Escartín. Fallan sus hombres importantes, como el extremo zurdo Camilo Liz, y pierden 0-2. En la clasificación final se produce un triple empate a nueve puntos entre Deportivo, Murcia y Cádiz. Las dos primeras plazas daban acceso a la 1ª División, pero el goal-average condenó a los amarillos al tercer lugar. Un frustrado ascenso que hubiera cambiado la historia del fútbol en nuestra ciudad.

Al finalizar la temporada 1942-43, el Cádiz desciende a Regional y, para seguir compitiendo en categoría nacional, el 19 de septiembre de 1943 acuerda su fusión con el emergente CD Hércules, naciendo el Hércules de Cádiz Club de Fútbol. Se mantienen los colores amarillo y azul, y es incluido en el Grupo VII de 3ª División. La medida no resultó exitosa y termina la campaña ocupando la última posición. Tras promocionar con el Melilla, desciende de nuevo a Regional. Se rompe la fusión y, desde los años los 40, el Cádiz retoma la hegemonía del fútbol local.

Durante esa década, los efectos de la explosión de 1947 plantean la necesidad de construir un nuevo coliseo, y el 2 de septiembre de 1955 se inaugura el Estadio Ramón de Carranza con un partido entre el Cádiz CF y el FC Barcelona. Dos días después se celebraba la primera edición del Trofeo. Ese mismo verano, el equipo gaditano lograba el ascenso a 2ª División. Nuestra meta soñada en la presente temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios