Fútbol | Tercera División El Conil, notable pero insuficiente en casa del líder Ciudad de Lucena (2-1)

  • El equipo jandeño ofrece una magnífica imagen, comienza ganando y acaricia el empate, pero termina cayendo

Fran Mejías encara con el balón a Jesús González. Fran Mejías encara con el balón a Jesús González.

Fran Mejías encara con el balón a Jesús González. / El Día de Córdoba

El Conil rozó la proeza ante el líder tras un inicio frenético e imprevisible descargó tres goles en solo cuatro minutos. El Ciudad de Lucena propulsaba una previsión persistente y adelantada y el Conil, sin amilanarse ante los avances de su rival y con los extremos ostensiblemente avanzados, pretendía prolongar vistosas combinaciones y obstaculizaba las progresiones del cuadro de Dimas Carrasco.

Unas intenciones originales minimizadas, en primer término, por el soberbio e inesperado tanto de Fran Mejías desde la línea divisoria. El jugador del Conil batió a Javi Cuenca con un extraordinario golpe, ejecutado con su pierna derecha, al chequear una falta en el centro del campo.

El Ciudad de Lucena logró cancelar la desventaja inmediatamente. El empate lo rubricó Javi Henares al culminar, acertadamente, una acción confusa en el área del Conil a continuación de un saque de esquina. Y, sin dilación alguna, el propio Javi Henares, en una imparable incursión por el flanco diestro, asistió a Mario Ruiz en la segunda diana. El mediocampista del Ciudad de Lucena superó al cancerbero del Conil a través de un disparo certero y potente efectuado desde el entorno de punto de penalti.

Metódico y dinámico, el conjunto de Dimas Carrasco consiguió adueñarse del esférico y forzó a retrasar líneas a un ordenado Conil. El sosiego posterior favoreció la estabilidad del bloque de Lázaro Canto.Fran Mejías, el futbolista más talentoso y timón el Conil, sirvió, a la media hora de juego, un córner que cabeceó Juan Ureba delante de Javi Cuenca. El cuero terminó desviado, por unos metros, del poste derecho de la portería. El Ciudad de Lucena carburaba con eficacia y rapidez en el sector ofensivo. Una conexión interesante forjada entre Erik Aguado y, finalmente, Joselinho, la aplacaron entre Manzano y el guardameta Álex Navas.

La disposición impetuosa y atrevida del Conil definió el comienzo del segundo tiempo. Una vocación acrecentada con la peligrosa tentativa, de nuevo a pelota parada, protagonizada por Fran Mejías. Un chut del 10 del Conil, emitido desde más allá de la corona del área, precisó de una meritoria estirada de Javi Cuenca al desviar el esférico.

El Ciudad de Lucena calmó el ritmo del encuentro y restauró un dominio que favorecía procesos pausados y corales y acercamientos raudos a la portería de Álex Navas. El control del balón, a excepción de fugaces episodios, permanecía permanentemente en el cuadro local.

La ambición y el inconformismo del Conil convergieron en un viraje que emplazó en el terreno contrario al cuadro visitante, con numerosas llegadas, y generó distensión y un comprometido decaimiento del Ciudad de Lucena. Los de Dimas Carrasco se limitaban a entablar contragolpes y recuperar, discontinuamente, el balón. Oportunidades meridianas para el Conil, que hacían temblar al Ciudad de Lucena, se acumularon en los últimos minutos –incluido un poste, una ocasión que terminó desbaratada en la raya de gol y un penalti no pitado-. Un acoso sostenido que aguantó el Ciudad de Lucena hasta afianzar otra victoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios