DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Muay thai Carlos Coello se entrena en solitario en Tailandia

  • El gaditano explica que "me preparo en la playa o con un saco solo para mí que yo desinfecto".

Coello ha conseguido no dar más peso en la báscula pese a las circunstancias. Coello ha conseguido no dar más peso en la báscula pese a las circunstancias.

Coello ha conseguido no dar más peso en la báscula pese a las circunstancias. / M.P.

Carlos Coello, el gaditano en cuyo historial figuran tres títulos mundiales profesionales de muay thai, está viviendo la pandemia originada por el coronavirus Covid-19 en Tailandia, país donde el deporte que practica está considerado como una especie de religión. Reside en concreto en una casa de un pequeño pueblo llamado Chakpong, perteneciente al distrito Klaeng de la provincia de Rayong.

Así cuenta la experiencia: "El trabajo está siendo totalmente de carácter individual, sobre todo por las mañanas con la playa como escenario y también en el gimnasio. En este me he dedicado a prepararme con un saco solo para mí, el cual tengo que preocuparme de desinfectar yo mismo, y separado en las instalaciones de los otros compañeros que viven también aquí".

De practicar sobre el ring, nada de nada: "El gimnasio se encuentra todavía cerrado para los clientes y a nosotros solo se nos ha permitido por el momento hacer ejercicios para intentar mantener la forma, sin tener ningún tipo de contacto con los demás luchadores".

En cualquier caso, el país asiático no ha sido muy castigado por la enfermedad: "Hasta el día de hoy, en Tailandia se han producido solamente unos tres millares de casos de contagio, muchísimos menos que en bastantes países, y se espera que en breve mejore la cosa. Aquí estamos en un pueblo pequeño en el que no se han producido casos de positivos y la vida que llevamos realmente se puede calificar como bastante tranquila, la verdad".

Carlos aguarda con cierta ansiedad el regreso a la normalidad: "Echamos mucho de menos entrenar con los compañeros de gimnasio y también poder competir de nuevo. De momento continuamos con el plan de trabajo restringido que he explicado, pero se está comentando últimamente que es probable que la próxima semana ya podamos entrenar conjuntamente entre los compañeros que residimos aquí. Nosotros no nos desplazamos a ningún sitio y lo que no se sabe es cuándo darán permiso para abrir el gimnasio al público. Entre otras cosas, los vuelos no se reemprenderán hasta el mes de julio".

Lo que ha evitado es lo que nos ha pasado a la mayoría, engordar: "He conseguido mantenerme, pero ni mucho menos me encuentro en la actualidad en mi forma habitual, como es lógico por el tipo de entrenamientos que estamos en condiciones de realizar. Eso sí, la alimentación la he conservado más o menos igual y eso me ha facilitado no coger peso respecto al que doy normalmente en la báscula".

Este viernes estaba Coello con los ánimos algo más elevados por la confirmación de manera oficial que las competiciones, aunque a puerta cerrada y sin público por el momento, comenzarán el 15 de junio.

La gaditana Desirée Rovira, otra deportista con un importante palmarés aunque sin llegar al nivel del de su paisano, reside en el mismo pueblo y en su caso vive el confinamiento en el propio gimnasio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios