Fútbol | El Puerto

Agresión a un árbitro de 20 años tras un partido de alevines

  • El padre de uno de los jugadores le dejó varias marcas en el cuello

Imagen del cuello del árbitro tomada en el hospital tras la agresión. Imagen del cuello del árbitro tomada en el hospital tras la agresión.

Imagen del cuello del árbitro tomada en el hospital tras la agresión. / instagram

Los incidentes en el fútbol portuense se han puesto tristemente de moda en las últimas semanas. Si el anterior fin de semana se produjeron una invasión de campo y una enorme trifulca al terminar el derbi local de Segunda Andaluza sénior entre el Estrella Portuense y el Racing Portuense, durante el más reciente la cosa ha ido a mayores al resultar agredido un árbitro de 20 años tras acabar un encuentro ¡¡¡de alevines!!!

El lamentable suceso acaeció el sábado 12 en un encuentro correspondiente al grupo 3 de Cuarta Andaluza alevín, disputado por los equipos El Juncal Atlético y Colegio Guadalete. El mismo se celebró en el campo municipal El Juncal desde las 13:30 horas y finalizó con victoria del cuadro visitante por 4-7. La víctima fue Abel Gabriel Bayard Ullén, colegiado que el próximo miércoles cumplirá 21 años.

El joven árbitro relata así lo ocurrido a lo largo de la contienda: "Esta vez uno de los padres me agredió, todo pasó más allá de los insultos a los que estamos acostumbrados a escuchar en un terreno de juego. Este padre se llevó desde el minuto 1 increpándome desde la grada, con insultos y amenazas; lógicamente, yo pasé de sus palabras. Cuando finalizó el partido, su hijo me dijo 'eres un vendido y un gilipollas'. Yo, al ver esta falta de respeto hacia mí expulsé a dicho jugador, que comenzó a llorar".

El asunto no quedó ahí, complicándose con la intervención directa del padre del menor del conjunto anfitrión: "Luego me dispuse, como siempre, a saludar a los delegados de ambos equipos. Cuando me acerqué al banquillo del equipo de su hijo, este padre saltó la valla hacia el terreno de juego y se dirigió hacia mí señalándome con su dedo índice puesto en mi cara diciéndome 'todo esto es culpa tuya'. Yo no le contesté".

Lo peor estaba por llegar pues a continuación se produjo la agresión: "Después de ponerme el dedo sobre mi cara, empezó a poner su cabeza sobre la mía con ánimo de golpearme. En ese momento, vino mi padre y le dijo 'este es mi hijo y delante de mí no lo tocas'. Entonces, el padre del jugador se abalanzó sobre mí y me puso la mano en el cuello, dejándome unas marcas".

El mensaje del colegiado portuense no tiene desperdicio: "Agredir a una persona es de vergüenza, pero ya hacerlo delante de niños pequeños llega a un límite extremo".

La agresión sufrida no ha mermado la ilusión de Abel, a quien no se le pasa por la cabeza dejar de arbitrar: "El próximo fin de semana saldré con más ganas, para hacer lo que me gusta de verdad. Este acto no pondrá ningún obstáculo a mis sueños y metas". 

Evidentemente, tras pasar por el hospital, Abel Bayard presentó la pertinente denuncia y ya ha sido incluso fechado el correspondiente juicio rápido, que se llevará a cabo el martes de esta semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios