La crisis del coronavirus Una pareja de cruceristas de Sanlúcar, sin puerto para regresar a casa

  • Juan Manuel Mena y María López, pasajeros del barco Costa Pacífica, no pueden desembarcar para poner fin al viaje que iniciaron el pasado 3 de marzo en Buenos Aires.

Los sanluqueños Juan Manuel Mena y María López, en los primeros días del crucero.

Los sanluqueños Juan Manuel Mena y María López, en los primeros días del crucero.

Una pareja de pensionistas de Sanlúcar se encuentra en el crucero Costa Pacífica sin poder desembarcar en Barcelona, el último puerto programado en el viaje, y, de momento, en ningún otro de Francia e Italia para desde ahí regresar a casa en avión. Las medidas restrictivas establecidas por la crisis del coronavirus son el motivo de su situación.

Juan Manuel Mena y María López viajaron a Argentina el pasado 29 de febrero para, días después, concretamente el 3 de marzo, iniciar un crucero que hizo escala en los puertos brasileños de Río de Janeiro y Maceió. Tras seis días de navegación por el Atlántico surgieron los primeros problemas. Desde entonces no han podido desembarcar ni en Tenerife, como estaba previsto, ni tampoco en Lanzarote, Málaga ni Barcelona, puerto de destino donde, de acuerdo con los planes de su viaje, tomarían un avión este sábado en dirección a Jerez. 

Según ha relatado su hija Patricia a este medio, se encuentran en Marsella (Francia) aguardando “preocupados” una solución. “Les dijeron que desembarcarían en este puerto para volar hasta Barcelona y de ahí a Jerez, pero no ha sido así. En Marsella solo desembarcarán los franceses”, ha explicado señalando, además, que en el barco no hay ningún caso de coronavirus. La última opción planteada por la naviera es Génova (Italia), pero no las tienen todas consigo.

La inquietud de este matrimonio sanluqueño va en aumento conforme pasan las horas. “En un principio, estaban más tranquilos porque se encontraban haciendo actividades en el crucero y tampoco se paraban a pensar mucho, pero como han ido viendo que no han podido desembarcar en ningún puerto, pues se están preocupando cada vez más. Además, llevan medicación para los días del viaje y se pueden quedar sin ella”, cuenta su hija.

Juan Manuel y María se comunican con su familia a través de mensajes de texto de WhatsApp. “Dicen que los nervios están empezando a crisparse. Incluso algunos pasajeros empiezan a discutir y a pelearse entre ellos. Mientras tanto, no les dan ninguna información segura sobre lo que va a ocurrir”, afirma Patricia.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios