Turismo Sanlúcar, para comérsela

  • La ciudad atesora excelencias culinarias más que suficientes para convertirse en la Capital Española de la Gastronomía en 2021. Su candidatura ha arrancado con fuerza.

El cocinero Fernando Hermoso, del afamado restaurante Casa Bigote, junto a su hijo Fernando mostrando un plato de langostinos de Sanlúcar. El cocinero Fernando Hermoso, del afamado restaurante Casa Bigote, junto a su hijo Fernando mostrando un plato de langostinos de Sanlúcar.

El cocinero Fernando Hermoso, del afamado restaurante Casa Bigote, junto a su hijo Fernando mostrando un plato de langostinos de Sanlúcar. / Fito Carreto (Sanlúcar)

Desde hace muchos años está en el boca a boca -nunca mejor dicho- de quienes buscan probar de lo bueno, lo mejor: como en Sanlúcar no se come en ningún sitio. Es una realidad incontestable que ahora este municipio gaditano quiere coronar con un reconocimiento oficial que le permita refrescar, más si cabe, su éxito en el turismo de la buena mesa. La oportunidad se llama Capitalidad Española de la Gastronomía, una distinción que la ciudad de la manzanilla y los langostinos espera lucir el próximo año.

En los últimos dos meses se ha dicho y escrito mucho sobre esta opción que Sanlúcar se ha propuesto aprovechar, pero lo cierto es que hace ya dos años que surgió la idea. El primer nombre propio de referencia en este reto es el periodista, escritor y enólogo sanluqueño José Carlos García Rodríguez. Autor de numerosas obras de diferentes géneros y tématicas, está especializado en gastronomía y pertenece a la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo (Fepet), la entidad promotora de esta singular convocatoria anual.

“En una de las muchas reuniones que tenemos, empezamos a hablar de la posibilidad de que Sanlúcar optara a ser Capital Española de la Gastronomía”, recuerda García Rodríguez. El escollo inicial de que no se trata de una capital de provincia se salvó pronto. No supone impedimento alguno. Desde 2012 han conseguido el galardón, por este orden, Logroño-La Rioja, Burgos, Vitoria, Cáceres, Toledo, Huelva, León, Almería y, este año, Murcia.

Así las cosas, Sanlúcar se convertiría en la primera población que, sin ser capital de provincia, obtendría dicho título. “Éste es un elemento muy importante a favor de nuestra ciudad, porque animaría a presentarse a otros municipios con un fundamento gastronómico importante”, destaca el experto.

Manzanilla, langostinos y Arenas Finas

En esta cita anual “lo fundamental es tener una despensa importante y contar con una estrecha relación entre la gastronomía local y la cocina tradicional del lugar, algo que, por supuesto, Sanlúcar posee”. Aparte de la manzanilla y los langostinos como recursos únicos de Sanlúcar que están “protegidos” como tales, esta ciudad atesora un tercer atractivo en su “despensa” que, aparentemente, pasa más desapercibido para el gran público, pero que no por ello es menos importante: los productos hortofrutícolas de la marca de calidad Arenas Finas. Los boniatos y las papas de La Algaida son solo dos extraordinarios ejemplos que nos permiten entender de inmediato de qué estamos hablando.

Además, ni que decirse tiene que Sanlúcar destaca por las recetas que elabora con los excelentes productos de la tierra. Tiene “una cocina que parece muy tradicional, pero que es muy moderna”. En otras palabras, “puedes comer platos de los que se hacían a bordo de los barcos hace muchísimos años, pero que tienen características muy modernas”, subraya García Rodríguez resaltando, igualmente, que la “innovación” culinaria se da en el municipio con productos autóctonos.

Por si todo esto fuera poco, Sanlúcar está viviendo un auténtico apogeo conmemorativo: el V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo entre 2019 y 2022, el 175 aniversario de las carreras de caballos de la ciudad este mismo año y el segundo centenario de Bodegas Barbadillo, la firma vinatera más emblemática de la localidad, precisamente en 2021. Todo suma, por supuesto.

Bajo de Guía y más allá

Hasta el pasado 30 de noviembre, pocos sanluqueños habían oído hablar de la Capitalidad Española de la Gastronomía ni, desde luego, de la posibilidad de que Sanlúcar presentara su candidatura. Otro nombre propio es el responsable de que este proyecto de dos años de trabajo acabara saliendo a la luz pública: Fernando Hermoso, cocinero del afamado restaurante Casa Bigote de Bajo de Guía.

Aquel sábado tiró la primera piedra aprovechando su intervención de agradecimiento en el homenaje que recibió en la I Fiesta de la Galera. “No estaba para nada pensado. Fue algo espontáneo, me salió así”, nos cuenta Fernando ‘Bigote’ recordando aquello que dijo entonces de que Sanlúcar se merece esta capitalidad en 2021. A día de hoy, lo sigue manteniendo y participa activamente en las reuniones destinadas a impulsar la candidatura de la ciudad.

Entre fogones, esboza una exposición de motivos tan sencilla como convincente. “Tenemos las hortalizas de la marca Arenas Finas, la manzanilla y los langostinos. Además, en los cuatro puntos cardinales de Sanlúcar podemos degustar platos muy diferentes: en La Algaida están los guisos de pato y demás cacería; en el Barrio Alto, la sopa de ajo y otras cosas riquísimas; en el centro, el tapeo; en La Jara, exquisitos guisos de carne; y en Bajo de Guía, el pescado, el marisco y los guisos marineros”, explica.

Sobre los platos típicos de la tierra, añade que “los guisos tradicionales, de hace cien años” se unen en la oferta hostelera a las propuestas innovadoras de “cocineros de la nueva ola” que abanderan la vertiente “vanguardista” en Sanlúcar. Fernando ‘Bigote’ tiene clarísimo, y así lo defiende, que desde hace muchos años el municipio cuenta con “un abanico bastante amplio de platos” que está llamando a la puerta de la distinción que desea.

Apoyo institucional

Para su consecución, el impulso institucional es imprescindible. Desde el punto de vista político, Sanlúcar es, digamos, una ciudad muy animada. Se discute de todo y por todo. Sin embargo, en esta cuestión reina la armonía. El Pleno del Ayuntamiento acaba de aprobar por unanimidad el apoyo a la candidatura. Quienes están trabajando por la capitalidad han respirado aliviados. Otro obstáculo salvado.

El alcalde, Víctor Mora, llevó la propuesta a la última sesión ordinaria de la Corporación local manifestando que “es un tema de ciudad” que “debe encabezar” el Consistorio. “Esta iniciativa partió de la sociedad civil. Son muchos los colectivos que hace años comenzaron a trabajar para conseguir este objetivo. Ahora que ha salido la noticia, son cada vez más las entidades que se están uniendo: cooperativas y empresas agrícolas, bodegas, así como numerosos bares, restaurantes y empresarios que están mandando cartas de adhesión”, afirmó en el pleno municipal.

Entidades como el Círculo de Artesanos, la Asociación de Bodegas Artesanas de Sanlúcar, la Sociedad Gastronómica ‘La Galera de Coral’, la Cofradía de Pescadores y la Fundación Casa Medina Sidonia están empujando para que el municipio consiga este hito que se ha propuesto en el ámbito de la gastronomía.

Para el regidor sanluqueño, “es una buena oportunidad, porque ya de por sí Sanlúcar es un templo gastronómico en un momento en el que casi un millón de viajeros vienen a Andalucía buscando el turismo gastronómico y nuestra ciudad está en la agenda de todos ellos”. “Supone una oportunidad para poner en valor nuestros productos agrícolas y pesqueros, las bodegas, los cocineros, etcétera”, agregó.

El acuerdo plenario incluye solicitar el apoyo de la Diputación y la Junta de Andalucía a la candidatura. El alcalde prevé que la institución provincial, presidida por la sanluqueña Irene García, lleve esta iniciativa a su próximo pleno. En cuanto a la Junta, su vicepresidente, el también sanluqueño Juan Marín, ya ha tomado nota de lo que le pide su pueblo.

La decisión, en octubre

El plazo expira en mayo y la presentación de las candidaturas ante el jurado está programada para octubre en el Palacio de Fernán Núñez de Madrid, la sede de la Fepet. Las ciudades aspirantes al título tratarán de convencer con vídeos promocionales y dosieres a un jurado conformado por representantes de la propia Fepet, la Federación Española de Hostelería, Turespaña; el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación; y la Organización Mundial del Turismo, entre otras entidades.

Según García Rodríguez, “lo importante es realizar muchas actividades a lo largo de todo el año, invitar a toda la prensa especializada y que la candidatura de Sanlúcar salga en todos los medios de comunicación”. Con vistas a la presentación, el escritor sanluqueño apunta a la posibilidad de que Sanlúcar vaya de la mano de una personalidad. Y da un nombre: Carlos Herrera. El periodista almeriense, que es Hijo Adoptivo de Sanlúcar, promociona la gastronomía de la ciudad cada vez que tiene ocasión, como muy bien saben, por ejemplo, sus oyentes de la COPE.

En ese mismo evento se dará a conocer la decisión del jurado. Para 2021 se habla de otros dos municipios candidatos: Marbella y Oviedo. García Rodríguez asegura que Sanlúcar tiene “más del 50% de posibilidades” de resultar triunfadora. Marbella destaca por su gastronomía internacional, pero “tiene bastante poco de local”; en tanto que Oviedo, que se ha presentado sin éxito en varias ocasiones, no aspira con “mucha unidad”, un aspecto que “es importantísimo”. Por su parte, “Sanlúcar ha empezado con muy buen pie”. “Basta con ver la prensa. Solo se habla de Sanlúcar y de Murcia, que es la actual capital”, subraya.

Tareas por delante

El objetivo de este galardón, según señala la Fepet, es “reconocer a la ciudad-comunidad que más haya destacado en la promoción, a nivel nacional e internacional, de la gastronomía como uno de los principales atractivos para el turismo en España”.

Sanlúcar parece haberse tomado en serio este reto promocionando sus excelencias, pero nunca sobra cierta autocrítica si sirve para mejorar aspectos que permitan llegar a la meta con una propuesta más sólida. En este sentido, García Rodríguez apunta que “lo que nos falta es profesionalidad en la atención al público, que es fundamental”. “A los sanluqueños nos gusta esa atención en plan compadre porque son paisanos nuestros, pero a los visitantes a lo mejor no. Hay que hacer ciertas reformas e invertir un poquito. Un camarero tiene que saber explicar qué es la manzanilla. Además, el mantel de papel tiene que desaparecer en Bajo de Guía”, afirma. 

Quedan por delante gestiones y tareas. El objetivo está claro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios