Rechazo

Malestar en el sector pesquero de Sanlúcar por el nuevo reglamento europeo de control

  • La cofradía local critica que “como si no hubiera ya suficiente control, quieren que los barcos de más de doce metros lleven cámaras a bordo, como si los pescadores fueran a robar en vez de pescar”.

Un barco de la flota pesquera de Sanlúcar en plena navegación. Un barco de la flota pesquera de Sanlúcar en plena navegación.

Un barco de la flota pesquera de Sanlúcar en plena navegación.

La Cofradía de Pescadores de Sanlúcar ha hecho pública su oposición al “nuevo reglamento de control para la pesca” aprobado por el Parlamento europeo, al tiempo que reclama una mayor implicación de las distintas administraciones “en la defensa de este sector”.

La entidad lamenta el mayor control previsto “aunque parezca surrealista, excesivo, persecutorio”. “Ahora, como si no hubiera ya suficiente control, quieren que los barcos de más de doce metros lleven cámaras a bordo, como si los pescadores fueran a robar en vez de pescar”, critica.

Según asegura, “los que trabajamos en este sector, los pescadores, los armadores; el personal de cofradías, puertos y lonjas; los rederos y todos los que realizan trabajos que dependen de la pesca decimos ¡basta ya!. Vamos a pedir, como decía algún europarlamentario que nos defendía en estos días, que a todos los funcionarios -sobre todo los de pesca, medio ambiente e inspección y control- se les pongan cámaras en sus despachos o puestos de trabajo. De hecho, se podría incluso proponer una recogida de firmas para que esto se ponga en marcha”.

La cofradía sanluqueña reclama a las administraciones autonómicas, el Estado y la UE que “hagan algo de autocrítica y analicen qué están haciendo con la pesca”. “¿O es que siempre toda la culpa es del sector? ¿No será que la gestión pesquera que tenemos no sirve, no es actual, no se adapta a los caladeros y pesquerías, no es justa ni social ni nada?”, pregunta públicamente.

Asevera que en los puertos gaditanos hay “inspecciones diarias” de todas las administraciones. “Las semanas son agotadoras e interminables; y los controles, duplicados, repetidos, caprichosos y excesivos. Ocurre a veces que se dan cita más inspectores que barcos han salido a faenar. ¿Qué sector productivo trabaja en estas condiciones? ¡Ya está bien!”, añade al respecto.

Sostiene que “el sector está harto de tener que trabajar en estas condiciones y, mientras, la administración trabaja en más control. Creemos que, al final, todo se reduce a que, para la Comisión Europea y el Ministerio, la gestión pesquera es igual a inspección y control. Y así tenemos que ver cómo el dinero de las ayudas para la pesca (FEMP) se invierten en más control, en nuevos barcos de inspección, coches y sistemas de seguimiento, en lugar de en el sector, en los barcos y en las lonjas”.

En este sentido, pregunta a las administraciones si “quieren que este sector se mantenga y sobreviva o más bien quieren acabar con él y que todos comamos pescado procedente de terceros países con mejorables condiciones sanitarias”.

En nombre del sector pesquero de Sanlúcar, reclama a las administraciones más apoyo, más defensa, más gestión y un control más ajustado y adaptado”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios